You are here

Don José Salgueiro, presidente de RENFE tiene pesadillas





Don José Salgueiro, presidente de RENFE, tiene pesadillas ##fechadiario##
Los trenes Talgo nocturnos están en diversos países del mundo, menos en el trayecto Madrid-Barcelona.

Muchas vías, pero no siempre van circulando por ellas los trenes que tocaría.

El tren nocturno de calidad no debería de ser un fantasma en la línea de mayor tráfico de viajeros como es Madrid-Barcelona y viceversa.

El Siemens S103 de la alta velocidad no es incompatible con un tren Talgo nocturno circulando por esta vía con bajo consumo energético.

Comparativa de consumo energético entre varios medios de transporte

Bici plegable y tren nocturno Talgo, buenos amigos.



La noticia podría resultar irrelevante, porque nadie más que su psiquiatra puede entrar en los sueños del presidente de RENFE, Don José Salgueiro (1941). Sin embargo, para muchos ciudadanos tomar un tren es a día de hoy, en muchas ocasiones, una auténtica pesadilla. Frente al cambio climático, el tren es la mejor solución. Pero las inversiones en ferrocarriles no están a la altura de la problemática ecológica galopante desde hace lustros. No queremos incidir en las causalidades de los accidentes en las obras del AVE en Barcelona, que provocaron que incluso se hayan debido regalar billetes durante semanas como compensación de algo que no puede compensarse con dinero: la incertidumbre o la falta de servicio durante semanas. Tampoco vamos a criticar aquí que haya líneas férreas que invierten en su recorrido el mismo tiempo que en el siglo XIX. Tampoco insistiremos en los muchos desaguisados del servicio ferroviario.

Dicen que el presidente de RENFE duerme tranquilo, al menos con la puesta en marcha del AVE Madrid-Barcelona, aunque llegue con 15 años de retraso. Porque está claro que será la línea más rentable (ahora se dan cuenta los ilusos) y además es un medio de transporte ecológico en comparación con el avión, que es con lo que debe compararse en emisiones. Recordemos que la energía necesaria para trasladar a un pasajero durante un kilómetro es una tercera parte de la energía consumida por un avión y una sexta parte de la energía de un automóvil con un solo ocupante. Pero aquí estamos para recordarle a Salgueiro que no basta con poner un AVE más, sino que hay que gestionar el ferrocarril del siglo XXI y dejar de publicitar la ecología como bandera cuando, simplemente, no traspasa sus despachos.

Viajar a Madrid desde Barcelona o viceversa, para los pobres sólo puede hacerse en un tren del siglo XIX: el nocturno Estrella. En compartimientos hacinando a 6 personas -no importa el sexo- que pueden agolparse para viajar barato y, claro está, ecológicamente. Una locomotora Siemens 252 arrastra el comboi y, por un trazado ferroviario catatónico, los somete a la tortura del traqueteo infernal. Es el coste de viajar barato. Sufre mamón, si no puedes o quieres menos emisiones en tu vida. Por tanto está claro que Salgueiro debería tener pesadillas de las gordas.

Desde este blog hemos reclamado varias veces que el verdadero tren nocturno ecológico y digno se inventó en este país, el Talgo tren-hotel. Las diferencias abismales entre un TALGO nocturno con el Expreso Estrella (concebido en los años 60) no es sólo que en cada compartimiento viajan 4 personas en lugar de 6, sino que en el Talgo hay más aire para respirar y da un mínimo de intimidad al separar sexos cuando estos no son conocidos. Pero, quizás, la diferencia principal está en el diseño mecánico avanzado de los bogies del Talgo que permite que, a pesar de que deba circular por unos atropellados raíles, la estabilidad del mismo sea más o menos aceptable. De hecho el tren-hotel Talgo sigue realizando trayectos nocturnos como el Barcelona-Granada o Málaga, etc., por no citar los trayectos internacionales Barcelona-Paris-Zurich o Milán. Eso sí, entre las chuches que ponen a disposición del usuario están el agua mineral y, sobre todo, los tapones para las orejas. Sin duda, son dos alivios que hacen que el trayecto sea más o menos aceptable. Pero resulta que el tren-hotel Talgo Madrid-Barcelona hace más de un año que fue SUPRIMIDO a favor del antediluviano expreso nocturno Estrella. Contra todo pronóstico, en cambio, los trenes Talgo realizan el servicio nocturno en la envidiable red ferroviaria alemana, que hace años goza ya de alta velocidad. Porque viajar de noche es la mejor forma y la más ecológica. Bueno, incluso en el Kazajastán substituyeron el equivalente al Estrella por trenes Talgo. También en Estados Unidos tienen Talgos nocturnos. Pero Spain is diferent; en este país, cuna del Talgo, el presidente de RENFE argumenta -como nos ha comunicado por carta ante nuestras reclamaciones oficiales- que el TALGO nocturno no es necesario con el AVE y que con un borreguero tipo Estrella se enlaza la frontera francesa con Madrid (Olé pour la France libre!!).

Resulta que para llegar a Madrid o Barcelona en un AVE a primera hora hay que darse un madrugón de aúpa. En cambio, en un tren nocturno uno se toma los churros en Madrid o el Cacaolat caliente en Barcelona en plena libertad. Hasta antes de suprimirlo, el Talgo-Hotel Madrid-Barcelona salía a las 23 horas y llegaba a Chamartín a las 8,00h. Está claro que la alta velocidad debería abrir, en lugar de cerrar, nuevas alternativas al tren nocturno de calidad y barato. Barato porque quienes viajan en él lo podrían hacer con bajo impacto ambiental. Y es que quien viajara con bajo consumo de emisiones debería tener el billete más barato. Pero no, Don José Salgueiro -que dice dormir como un angelito- no está dispuesto a la apuesta del Talgo nocturno entre las dos capitales españolas ahora que hay el AVE.

Vamos a ser proactivos y positivos para que Don Salgueiro no tenga pesadillas nocturnas. Tómese una tila, Don Salgueiro, y no hago caso a su director de Grandes Líneas. Promueva que se ponga un Talgo nocturno por la vía del AVE viajando a 90 km/h, una velocidad que para una Siemens 252 con 5.600 kW de potencia instalados para una tensión de 25 kv (la del AVE) consumiría apenas energía; vaya, como cuando un coche viaja por la autopista a 90 km/h. La diferencia es que a esta velocidad por la vía de la alta velocidad, se transporta el sueño de centenares de viajeros por una vía de calidad y sin traqueteo. Las Siemens 252 son capaces de remolcar trenes de 500 Toneladas en horizontal a 220 Km/h y trenes de mercancías de 750 Toneladas en rampas de 20 milésimas (0,2%) a 80 Km/h. Vaya, que arrastrar un comboi de coches TALGO-hotel es como que a un caballo lo monte un perro salsicha. Un TALGO nocturno saliendo a las 23,30 h de la noche, cuando uno ya ha terminado todos sus quehaceres incluso familiares, permitiría a velocidad constante situarlo tras algo más de 7 horas -a las 7,45 h- en Madrid o Barcelona y buscarse un buen café local para desayunar antes de irse a sus gestiones. El TALGO-Hotel nocturno no compite con el AVE, sino todo lo contrario: un tren nocturno de calidad es el complemento ideal para ofrecer tarifas baratas o viajar con bajo consumo de emisiones.

RENFE, que invoca siempre en su publicidad la ecología, no se ha caracterizado por ser transparente en los números del consumo verdadero de lo que le cuesta en electricidad el trayecto Madrid-Barcelona o viceversa, con los 16 motores de 550 kW del Siemens S103 o del Talgo-Pato S102, con una locomotora con 4.000 kW instalados. Porque la diferencia de consumo eléctrico y coste ambiental entre viajar a 300 km/h en el AVE diurno y nocturno y el TALGO-hotel nocturno tirado por la Siemens 252 o similar, arrastrando hasta 25 vagones a 90 km/h, pondría en evidencia esta reclamación a favor de la ecología. Que quede claro que el AVE diurno como competencia al avión no se cuestiona. Sin embargo, la ecología y el respeto ambiental del transporte en tren nocturno a baja velocidad por un trazado de calidad, además de resguardar el buen reposo de sus viajeros lo hace del planeta, por lo que no puede desatenderse.

Mientras Don Salgueiro no restituya el Tren Talgo nocturno Madrid-Barcelona y viceversa a favor de la ecología y de los pobres, está claro que va a tener pesadillas. Pesadillas porque, algún día, al bonifacio presidente de RENFE y no ya digamos al Ministro de turno al que debe dar explicaciones, las generaciones futuras les pedirán responsabilidades por no hacer lo que tocaba cuando tuvieron la oportunidad. Cuando incluso hay afterhours para el ocio, ¿cómo es posible que los trenes nocturnos no sean programados para el confort del viajero y del planeta?, ¿cómo es posible que se mantenga un borreguero y que se potencie el autobús nocturno antiecológico e inhumano cuando de viajar barato se trata?.  Ahora, la moda de los políticos es viajar en el AVE en lugar del avión y está bien, se ahorran emisiones. Nadie discute que el AVE que vuela bajo es mejor que el ave de altos vuelos que surca los cielos y casca la atmósfera planetaria.

No se reclama que sólo se viaje de noche, sino que un ferrocarril moderno no puede prescindir del servicio de nocturno de calidad como la que ofrece un TALGO-hotel que, además, es capaz de viajar por diferentes anchos de vía y con una locomotora de altas prestaciones y bajo consumo como la Siemens 252 a baja velocidad.

De momento, a este ecologista no le queda más remedio que viajar en el inhumano Estrella, no porque sea barato sino por convicción. RENFE ya no vende billetes más allá de mediados de septiembre para este diluviano tren nocturno. Lo suyo sería que cuanto antes, la ESPAÑA SOLAR que reclama la nueva economía del CAMBIO CLIMÁTICO que tanto derecha como izquierda defienden, restituyera el tren nocturno Talgo entre Madrid y Barcelona y lo potenciara en toda la red española. Porque viajar con nocturnidad y comodidad es la mejor apuesta por la ecología. De momento, el único trayecto que me puedo gozar en este tren es el Barcelona-Granada, pero con casi 11/12 horas de trayecto por menos de 900 km, que podría realizarse en menos tiempo si estuviera mejor planificado. Pero esta es otra cuestión. Porque el tema clave es que Don Salgueiro no puede dormir tranquilo, mientras miles de españoles podrían dormir a gusto mientras viajan en un tren español por las vías de calidad que hemos pagado entre todos, las del AVE, allá donde existan. No es tan difícil, Don Salgueiro, y el sobrecoste de hacer las camas de los compartimientos turista del Talgo Nocturno deberían sufragarse con el ahorro de emisiones de un viaje a baja velocidad con mínimo consumo. Para que luego digan que reducir el 45 % de incremento de las emisiones es difícil de rebajar. Todo es empezar, y el tren y sus inversiones, no sólo en alta velocidad, sino en nuevas redes de cercanías de calidad, podrían contribuir de forma total. Por tanto, Don Salgueiro, mientras no reflexione sobre el papel del ferrocarril en la política del cambio climático, debe tener pesadillas. La próxima vez que visite Barcelona podría contratarse un vagón TALGO especial de estos que llevan ducha incluida por las vía del AVE y seguro que cambia de opinión… las generaciones futuras se lo agradecerán. Dulces sueños, Don Salgueiro.



¿Por qué este diario?