You are here

Ecoactivo bricolador día mundial del AGUA y otros (II)





Ecoactivo bricolador día mundial del AGUA y otros (II) ##fechadiario##
Sublime gota de agua; ¿no es belleza acaso?

El kit para ecobricoladores.
Bodegón de productos ecológicos, con depósito y entrada de agua desde la lavadora
Reaprovechavimiento del cubo de fregar para la recepción del agua de la lavadora visto desde la taza del WC.
Las vistas desde el WC con la musiquilla acuática en acción.


parte (I)

Ya en casa y mientras preparamos un sistema simple para aprovechar el agua de la ducha e instalamos también el sistema de riego por goteo de nuestro metro y medio cuadrado para el cultivo biointesivo de alimentos en el balcón, todo gracias al agua, mientras sentimos como 6000 humanos dejan de existir cada día por no poder jugar como nosotros con el agua, mientras el sistema social del que formamos parte se prepara para transportar el agua en barcos para que una gran parte se vaya por el retrete y la limpieza de los coches, entre otros usos de la higiénica sociedad, mientras en eso divagamos, nosotros hemos empleado algunos recursos y un buen rato para aprovechar unos estimados 200 litros de agua usada por semana que ahora van ya de nuestra lavadora -donde utilizamos para el limpio saneo las ecoballs (bolas con zeolitas) y magno ball (bola magnética) de Ecoliving (aquí más de qué va esto) y que nos permiten lavar lo casi limpio sin ensuciar casi nada- a su destino, que es ese espacio de depuración biológica tan usado de forma universal en el mundo acomodado en posaderas e higienes. Por cierto, que hay ocasiones en las que nos vamos al futuro pensando en cómo lo que sale de la tierra vuelve a ella de forma inteligente y de cómo lo que ahora arrastra el agua hacia la depuradora mal oliente, algún día será un nutriente biológico cotizable incluso en la bolsa, cuando esta deje de dedicarse a la usura, claro.

 
La cantidad de agua que reutilizamos no es grande porque tampoco ponemos lavadora cada día. Tiene la instalación más de ejemplo reivindicador que de inversión rentable, añadida al particular taller para todos de intentos de vida más ecológica posible, en los tiempos que corren, donde el agua está a punto de dejar de ser cualquier cosa. Contaminada a nulo coste, ahora que tenemos poca, a pagar todos la falta de amor hacia el recurso. En el sistema, además, hay que gastar rápido el volumen de agua con riqueza orgánica, por los posibles olores (a esperas estamos de que lleguen los calores del verano y a ver) pero somos así, qué le vamos a hacer, cuando nuestro cobijo se ha convertido en el más emocionante de los laboratorios de vida sostenible que tenemos a mano.

Paso a paso y materiales utilizados para el sistema que hemos llamado “de la lavadora al WC, depurando ensuciando lo mínimo”:

Compramos una caja de plástico en IKEA de 130 litros de volumen, con una broca de corona realizamos con el taladro las perforaciones para el paso de los racords de uralita (ojo que si no se hace bien se puede agrietar el plástico, mejor poner en el lado opuesto a la broca una taco de madera y presionar para contrarrestar fuerzas). En la fontanería del barrio adquirimos todo lo necesario más una manguera sin uso y enlaces de ella a grifería junto con un grifo molón, de los terminales de manguera y listos. La conducción de la manguera, aprox. 7 metros, la hemos cogido a la pared con unas abrazaderas de chapa.

El tiempo estimado con todo a mano no pasa de 2 horas, más 1 hora de compra de suministros y un valor de inversión de aproximadamente 32 euros en total.

Materiales de sistema “lava.va.a.wc”:

- manguera de jardín de 20 (sin cadmio)
- 4 enlaces rápidos de conexión manguera/elemento fontanería
- 1 grifo surtidor para manguera
- 2 racord Uralita de ¾ de pulgada
- 1 racord Uralita de ½ de pulgada
- 6 arandelas zincadas y gomas planas
- 2 codos metal de ¾ pulgada macho/hembra
- 1 codo metal de ½ pulgada macho/hembra
- …y el cubo de fregar

Aquí un video conmemorativo de la acción

Las depuraciones de gran descarga son las más disfrutonas: como el tiempo invertido es mayor y da para la contemplación, las vistas de la galería unen wc con depósito acumulador, y la musiquilla acuática que se genera por la caída a gravedad hacia el cubo cuando en cómoda posición sobre la taza se abre la llave de paso, le da un toque sibarita asilvestrado al momento. Pero después de bien depurado -y cuando la limpieza con agua no limpia arrastra por el sifón y luego por el tubo esa rica materia orgánica desaprovechada, eso sí, después de atinar con el necesario arte con el cubo recogedor que es toda un técnica fruto del entrenamiento y la habilidad, para que el volumen, la altura y la presión consigan hacer desaparecer los valiosos productos sin tirar una gota de agua fuera del wc- en fin, puedes llegar a quedarte mucho más a gusto que cuando lo que hace lo mismo son 10 litros de agua potable traída en barco del quinto pino o desalada con ingentes costes energéticos para creerse la mentira de que tendremos, de esa forma, un mundo impoluto y justo.

Para los activistas finos o que pillen el momento -aunque es una inversión pinta como un tecnosueño- el sistema de Hansgrohe, el Pontos lo recomendamos totalmente, inspirador para los que gustan de anticiparse a los tiempos, dispongan mejor de ejecución de obra nueva o apuesten fuerte, ya que no queda mucho para que desde el ecodiseño de este mundo patas arriba se reutilice el agua de lavadora y ducha, sin dudarlo, en el ámbito doméstico. En fin, la sensibilidad en el tema del agua está a flor de piel: lee sino la contundente crónica de la escritora Lucía Etxebarría titulada "Agua y Solidaridad".

Y como hoy es otro día de esos, el día internacional de la POESIA, tan recomendable para no perder la cabeza en la veloz sociedad de la globalización salvaje, me toca recomendar lo último de un admirado ecopoeta que leí el otro día en el suplemento Natura, el libro con sus principales poemas de tema ecológico, Con los ojos abiertos de Jorge Riechmann, que es investigador de temas ecosociales y un poeta que mira hacia otro lado y se sitúa sin nostalgia en el mundo que le ha tocado vivir. Y lo hace con los ojos abiertos, con una mirada en la que caben la perplejidad y el asombro (ver cada cosa/ como si nunca antes/ la hubiera visto) ante la vida, pero también denuncia de lo que no funciona (pero una vez que ya se ha destruido tanto/ ¿cómo dejar de destruirlo todo?). Sigue aquí leyendo la poesía de Jorge.

Bueno y como hoy también es el dia forestal mundial, la ostia, poesia, agua y árbol, nosotros estamos esperando el 30 de marzo por que le toca el día a nuestros árboles, además de participar en la convocatoria local de Catalunya Radio, plantemos el futuro traducido, no te cuento lo que me pasa por el alma cuando se une agua, árbol y sol..., sólo te animo a que estés atento al discurrir de estos días, lleno de retos que van mas allá de lo simbólico; las dos sabinas que hemos cuidado durante todo el invierno, que hemos regado con agua reaprovechanda y el sol lo propio con sus bondades, están a la espera del citado momento y un pequeño lugar en la tierra de este planeta sorprendente.




¿Por qué este diario?