You are here

¡¡ Eh, Feliz Otoño ¡¡





curvaSupTit.gif" border="0">

¡¡Eh, Feliz Otoño!!

 
09212004_otono1

 



 


 


Felicitar en fechas señaladas forma parte de nuestra cultura relacional y es de casi obligado cumplimiento hacerlo, si te olvidas hay veces que sale caro. Hay felicitaciones para aniversarios de familiares y amigos; felicitamos también los éxitos destacados de destacados o no personajes conocidos o no tanto; felicitamos a los del escalafón (esto hay veces que se hace sin ganas), se felicita también a los que se unen en complicidades íntimas, ya sean él y ella, ella y ella, o el y él; se felicita al que nos emociona con su arte, su literatura, su voz, su calidad humana; es un gozo felicitar a quien da mucho por poco o nada, y hailos; nunca se felicita al tirano, o sólo lo hacen sus secuaces; a veces nos olvidamos de felicitar al que da mucho y pide poco: gracias agricultor ecológico, gracias tendera amable, gracias médico atento, gracias panadero de los buenos, gracias mecánico de la bici, gracias periodista libre, gracias bombero rápido, gracias político bueno... y es que muchas veces es fácil olvidar el felicitar a quien entrega tanto.

Yo a mis amigos les suelo mandar un feliz estación que toque, y es que todavía que los cambios de estación se pueden sentir, ver como cambian los tiempos, temperaturas, luces y hasta las personas, yo aprovecho y lo celebro. Por supuesto también con los árboles y plantas, siempre simbolos complices de las estacionales y con todas las escalas de seres vivos con las que compartimos el gran cobijo.

Hoy toca un Feliz Otoño, y como mi prosa y creación se quedan cortas, aprovecho para enganchar por esos mundos de hojas impresas lo que otros con los sentidos a tope sintieron en su día y sienten seguro ahora.
Recibe tu aquí lo que les he mandao a mis cercanos hace un rato.

Amig@, mira con aprecio y si te apetece, todo lo que va a pasar este otoño. Yo te apunto algunas cosas escritas por sabio observador de lo vivo, ...gracias Joaquín Araujo.
 
Tiempo de lo cumplido, entero, alcanzado. Serenamente alegre. Con el manso orgullo de lo equilibrado. Los días tienen la piel de terciopelo y saben a melocotón maduro. Paisajes enteros se levantan de la siesta, se lavan con las lluvias de septiembre y se refrescan con noches crecientes. Todo parece aliviado por la renacida transparencia.
 
Los amores de otoño tendrán a los grandes mamíferos como principales protagonistas
Llegarán los gansos
Abundaran las setas
Se acabara el celo de los osos
Las primeras lluvias harán florecer a las merenderas
Se encenderá la atracción sexual de las cabras de monte
Las perdices nivales irán poniendo blanco su plumaje
Bramaran los venados
Irán llegando enormes bandos de luganos, entre otras aves
Las perdices pardillas activaran la vigilancia: va a empezar la caza
Van negreando las aceitunas en los olivos
Los muérdagos se reproducirán
Maduraran los frutos del serbal de los cazadores, las castañas y luego las bellotas
Se puede llegar a ver al sapo partero macho acarreando los huevos sobre el dorso
Las palomas llegaran en bandos de muchos miles de ejemplares
Todavía se reproducirán nuestros mayores mosquitos: las típulas
El gallipato retoma su actividad, mínima desde julio
A la polilla del roble le tocará reproducirse
Millares de gaviotas invernaran en nuestros embalses
Las anguilas retornaran al mar y el lince comenzara a buscar pareja
Los arrendajos enterraran bellotas para el invierno
El fruto del rusco madurara pegado a la hoja
Los camachuelos frecuentarán nuestras arboledas
Comenzara la floración del tojo
La flor de la salvia verbenácea anunciara el invierno
 
Y esto no es nada, si quieres ponte a imaginar la diversidad de otoños que vivirán entre 5 y 25 millones de especies que se estiman nos acompañan, con sus miles de billones, o mucho más que millones de trillones de miembros.
Además, ya sabes que a la mitad de los que deambulamos por este planeta, un sol más relajado seguirá acompañándonos, mandándonos su limpia energía. Quizás esperando tranquilo a que la más alocada de las especies le proponga una relación más intensa, como premio a sus bondades y por respeto a todo lo vivo y lo que vivirá.
 
Amig@, que nadie y nada te robe el otoño, disfrútalo a tu manera y no te olvides de actuar para que todos los otoños que hereden los que vendrán se parezcan lo más posible al que a ti ahora te envuelve y nos emociona.

¿Porqué éste diario?