You are here

El Green New Deal se mueve





El Green New Deal se mueve... ##fechadiario##
Es un montaje, pero se espera del futuro presidente de EEUU que apueste por las renovables.

Un futuro 100 x 100 con renovables es posible.

El barrio de Valdespartera, un ejemplo de que las ciudades pueden ser más sostenibles y no ser más caras.

Iniciativa para promover lotes de Navidad más sostenibles, por parte de Fundación Tierra.







Desde la elección de Barack Obama como futuro presidente de los Estados Unidos de América, en plena crisi financiera y con un presidente Bush políticamente incapacitado, las propuestas para lanzar la economía verde se están reactivando en los debates no sólo en ese país, sino también en otros. El Green New Deal y las llamadas a tomar un cambio de rumbo hace años que tienen una permanencia en revistas y en iniciativas web comprometidas, además de ser lanzadas en los discursos de Al Gore o del Earth Policy Institute. Todos ellos suman en la línea de la necesidad de asumir una nueva forma de relación entre la humanidad y la naturaleza.

En Estados Unidos hay centenares de asociaciones que llevan décadas trabajando activamente para un nuevo estilo de vida. Desde los movimientos por la simplicidad vital, pasando por los que reúnen a los visionarios, hasta los más activistas, todo ello con publicaciones y  un arsenal de conocimiento de vanguardia. La conferencia de Bioneers es seguida en vivo por más de 3.000 personas y a través de la televisión por satélite por otras 10.000 personas. Los logros ambientales en Europa, sin embargo, son algo mejores que en Estados Unidos, pero en aquel país tienen un nivel de ingenio realmente singular. Revistas como Home Power ponen de manifiesto cómo la población se organiza para ser activista de la energía solar. En toda Europa no existe una revista de este estilo. Pero, por contra, aquí la reflexión tiene herramientas únicas, como la revista Resurgence.

Los eventos sociales para promover el estilo de vida ecológico constituyen otro de los puntales de cualquier cambio. En España, uno de los más veteranos es el Encuentro Solar, inspirado en los festivales solares americanos de tinte popular, aunque uniendo lo académico, cultural y aficionado en una propuesta bien conjugada. En Alemania, el Street Festival de Munich constituye el mayor evento de visualización de las propuestas sostenibles de Europa. En cambio, el número de congresos, ferias y eventos académicos relacionados con las renovables, por ejemplo, son numerosos y repartidos por toda la geografía.

En cuanto a las propuestas personales y de tipo activista, más bien escasean. Sin embargo, poco a poco surgen iniciativas de personas que quieren aplicarse en la sostenibilidad desde su vida íntima. Muchas de estas tienen que ver con la vivienda como eje central. De este modo, una rehabilitación o una construcción se convierten en una meta para sus protagonistas. Otros casos se dan en el ámbito de la movilidad, por parte de quien adquiere un vehículo más ecológico o simplemente se replantea toda su movilidad en base a la bicicleta y los transportes públicos. Muchas de estas experiencias, además, tienen no sólo un grado de compromiso personal, sino también un interés por hacerlas visibles.

Por ejemplo, los ecologistas catalanes agrupados en Alternativa Verde proponen su propia visión, que por su sencillez casi parece de perogrullo y que, sin embargo, si se aplicara de forma intensiva cambiaría radicalmente el funcionamiento de nuestra sociedad en el ámbito energético. Dado su interés, la transcribo:

¡Por una economía que haga las paces con el planeta!
¡Por una economía y una sociedad que vayan al ritmo del Sol!
- ¡una central solar térmica y eléctrica en cada tejado!
- ¡ningún lugar suficientemente ventoso sin un aerogenerador!
- ¡ningún paraje suficientemente soleado sin una central termo-solar!
- ¡metanización de toda la materia orgánica residual!
- ¡aprovechamiento de la energía solar acumulada en el suelo!
- ¡aprovechamiento del calor geológico del subsuelo!
- ¡edificios de energía positiva (que generen más energía que la que utilizan sus ocupantes)!
- ¡vehículos eléctricos enchufables en la red, provista al 100% con energías renovables!
- Objetivo: ¡cada comarca 100% renovable!
¡Hoy ya es posible y podemos hacerlo!
¡Un país 100% renovable!, una fuente de riqueza, de trabajo, de imaginación, de creatividad. . .

En un ámbito más personal nos llegó la propuesta de Juan, que está realizando su nueva vivienda junto a su pareja, como autopromotores de una vivienda bioclimática y sostenible que trabaje cuestiones tales como la calefacción, refrigeración, reutilización de las aguas, maderas FSC, energías renovables, etc.. Hasta aquí uno podría pensar que es algo insignificante, pero se convierte en transformador cuando esta experiencia que van a vivir la convierten en un blog. El objetivo que les impulsa en este Proyecto de Bioconstrucción no es solo construir una vivienda más ecológica y coherente según sus ideales, sino también que pueda servir de  ejemplo y referente para futuras construcciones.

La Fundación Tierra hace ya tiempo que lanzó una iniciativa única en el ámbito de la construcción, un sello o aval de sostenibilidad para identificar las viviendas sostenibles que fuera menos confuso que la compleja normativa de ahorro energético y minimización del impacto ambiental, basada en criterios cuantitativos en muchos casos más que discutibles, auque tengan forman de reglamento oficial, como el Código Técnico de la Edificación.

Por su parte, más allá de la rémora política y normativa, a veces surgen iniciativas capaces de marcar tendencias, como sucede en el urbanismo ecológico con el ejemplar barrio de Valdespartera, cerca de Zaragoza, quizás el más emblemático. En el ámbito energético o de participación popular en las energías renovables, experiencias como la Ola Solar o los huertos solares comunales como el de Ochánduri muestran que la ciudadanía puede organizarse para impulsar este Green New Deal sin esperar que se descuelguen los gobiernos. Pero también es cierto que las políticas gubernamentales son claves para determinar la dirección de nuestra sociedad. El fin de la Era Bush supone también el alzamiento contra el “todo vale” y que “ganen siempre los que tienen más”. Nuestra sociedad precisa avanzar hacia un mundo más cooperativo y, sobre todo, menos consumista. Y la austeridad la debe empezar quien más ha tenido y aplicársela también de forma más rígida. Claro que en España, la orientación política en el ámbito del medio ambiente ha sufrido un revés notable, al unirse el Ministerio de Agricultura con el de Medio Ambiente. Pero es evidente que en este país el medio ambiente sólo es una moneda de cambio para no cambiar. La esperanza es que si el empuje del Green New Deal americano avanza, pueda arrastrar a los que quieren ser a toda costa sus “amigos” y el Gobierno Zapatero se tome en serio lo de reducir las emisiones con efecto invernadero de forma consecuente con la alarmante situación planetaria.

Bienvenido, pues, el Green New Deal siempre que sea el camino de transición hacia una sociedad más frugal, libre de armas y belicosidad y con más responsabilidad colectiva para dejar de amenazar el futuro de nuestros hijos. Mientras, un mundo de poesía audiovisual, de buenos libros, de buenas propuestas, nos permiten tomarnos un respiro para tener el coraje de cambiar, que no es fácil, pero sí necesario: incluso con los regalos para estas fiestas del solsticio de invierno.



¿Por qué este diario?