You are here

El nuevo Sol

Hace milenios los mayas marcaron la fecha 13.0.0.0.0 como un momento de cambio. Esta fecha se corresponde con el 21 de diciembre 2012 de nuestro calendario. Indicaron esta fecha como un cambio de ciclo cósmico en el que nuestro planeta, como entidad viva, Gaia, daría un salto evolutivo como resultado del renacer de nuestra estrella, el Sol. La fecha en si pues indicaba el final del quinto período de nuestro Sol de 5.200 años en un ciclo de 26.000 años. Según diversas tradiciones ancestrales esto es lo que va acontecer, como si de un cambio de estación se tratara.

Ningún cambio es de un día para otro. Y lo más importante, cualquier cambio sólo es posible si cada uno de nosotros cambia. Estas tradiciones ancestrales advirtieron que este cambio puede ser asimilado a la evolución que acontece a una oruga, que se introduce en la oscuridad de la crisálida para mutar su ADN, activando componentes durmientes del mismo, y transformarse en mariposa. O sea que nada cambia en el exterior sino en el interior y que el nacimiento del Sexto Sol quizás no es más que una metáfora de una experiencia interior (no exterior) y evolutiva (no catastrófica). El nuevo mundo del que hablan estas tradiciones será aparentemente el mismo, pero todo será radicalmente distinto. Tan diferente como lo puede ser para ese ser vivo que antes reptaba con forma de oruga y luego vuela cual mariposa.

zoom

Ilustración de la NASA sobre la influencia de la actividad solar en nuestro planeta.

Todos los cambios acontecen en un determinado período, estas viejas tradiciones hablan de que esta metamorfosis que configurará la Nueva Humanidad en la Nueva Tierra será una transformación consciencial. El ecologismo, desde hace décadas, plantea que debemos asumir una nueva visión respecto a nuestra existencia en el planeta. La Tierra, tal y como argumentaron Lynn Margulis y James Lovelock, se comporta como un todo coherente donde la vida, su componente característico, se encarga de autorregular sus condiciones esenciales tales como la temperatura, composición química y salinidad en el caso de los océanos. Gaia pues se comportaría como un sistema auto-regulador (que tiende al equilibrio). A los razonamientos científicos que avalan la llamada teoría Gaia, se le añaden los preceptos de la viejas culturas solares como los describe Thom Hartmann y otros autores.

Nos han educado para percibir cualquier cambio como el resultado de un antes y un después tras un momento que lo define. El cambio de la primavera al verano es el 21 de junio, el día del Solsticio solar, pero la llegada del verano climatológico puede haber sido antes o retrasarse. La posición de la Tierra respecto a su órbita alrededor del Sol determina las llamadas estaciones y por tanto unos días que se señalan como el de cambio. Ahora, el mensaje de estas tradiciones ancestrales es que se inicia un nuevo período vital solar en su órbita alrededor del centro de nuestra galaxia. Este momento argumentan que propiciará que nuestra Sol emita nuevas frecuencias sutiles de luz como estrella (ser vivo también para algunas tradiciones).

zoom

La proporción de tamaño entre una explosión solar y nuestro planeta.

Un cambio, un nuevo sol, el sexto sol del que hablan algunas tradiciones ancestrales no es para inquietarse, sino para alegrarse. Más allá de la interpretación la verdad incómoda es que nuestro estilo de vida está socavando la salud del planeta y por ende la nuestra de ahora y de las futuras generaciones. Más allá de las predicciones, es hora de impulsar un nuevo estilo de vivir en el aquí y ahora pero pensando en las consecuencias de cada decisión tomada individualmente y colectivamente. En definitiva, hay que pasar a la acción para asumir que para vivir mejor hay que vivir sencillamente, ya que sólo así el resto simplemente podrán vivir. El 21 de diciembre 2012 ha impulsado la difusión de que valores como el amor, la hermandad, la diversidad, la unidad, todos ellos tan viejos como la humanidad misma, tan sólo que ha llegado el momento, cósmico o no, de pasar del hacer al ser, del tener al ser, de la dualidad a la unicidad, del consumo a la simplicidad.

El cambio real es el que acontecerá cuando cambiemos a:

- Un estilo de vida más frugal, centrada en el Aquí y Ahora, visionando nuevas opciones vivenciales basadas en la libertad y respeto para nuestro entorno humano y planetario nacido y por nacer;
- Vivir más de nuestra riqueza interior que de la materialidad exterior;
- Vivir con consciencia y sintiéndonos que somos consciencia y conectados con la Madre Tierra.

Frente a cualquier cambio hay que asumir la necesidad de formarse. La actual crisis global socioeconómica nos impulsa a asumir que la humanidad debe madurar hacia una visión holística de la realidad en la que se unan ética y tecnología, ciencia y conciencia, diversidad y unidad y permitir así un desarrollo colectivo consciente, pacífico y eco-sostenible. Algunas culturas ancestrales son hoy el legado vivo de una civilización casi destruida por la civilización moderna. Hay que impulsar una conciencia colectiva capaz de respetar la vida en todas sus formas. Estas culturas ancestrales son el testimonio para asumir una nueva cultura de inspiración biocentrica. 

Sólo tenemos un planeta en el que cuidar la Vida  que alimenta nuestro Sol. Orto solar del día 22 de diciembre 2012 desde Montserrat (Barcelona) a las 08:20 hora local. Foto: Fundación Tierra.

Cada día de nuestra vida debe ser el 21 del 12 del 2012. Cada día debemos caminar juntos, manifestando el alba del nuevo Sol como símbolo de este cambio necesario para sobrevivir como civilización. Este es nuestro augurio para el 2013 y por eso seguiremos trabajado como si cada día fuera el último y el primero, más allá del principio y del fin, de los deseos y de las esperanzas por continuar aportando luz a favor de vivir armónicamente con nuestro planeta, con nuestro cosmos. Desde la Fundación Tierra seguiremos impulsando la energía solar como principal fuente de Vida y Bienestar para la humanidad respetando la naturaleza que nos acompaña en este planeta único, nuestra Madre Tierra.

 

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - 

Artículos relacionados

- La perspectiva de las culturas viejas

- El gran olvido

- Las últimas horas de la vieja luz del sol

- Pasar a la acción