You are here

En un bólido eléctrico a pedales, no corto el asfalto sino como que vuelo...





curvaSupTit.gif" border="0">

En un bólido eléctrico a pedales, no corto el asfalto sino como que vuelo...

06102005 Twike Dahon
06102005 Twike
10062005 Compostero Rotor
10062005 Francesc Baselga

1. Todo listo para despejar
2. En pleno vuelo
3. El compostero atómico
4. Francesc me regala biodiversidad tomatera


Colocar mi bici en un coche no cuesta mucho, pero cuando el vehículo no quema petróleo, la acción se llena de emoción.
A la hora prevista me he encontrao en la estación de tren de Caldetes, en la comarca del Maresme cerca de Barcelona, con Francesc Baselga, que además de piloto de un bólido eléctrico y amante del compostaje y todo lo que vibre con la vida ecológica, es el regidor de medio ambiente de la población de Sant Vicenç de Montalt.
No he tardao na en meter mi plegable bici Dahon dentro del mini maletero del único Twike que corre por los asfaltos ibéricos. Recién pintando para que se note mucho más de lo que ya lo hace con su aerodinámico chasis, Francesc ha puesto bien grande que su vehículo es eléctrico, por lo tanto no petrolero, con menos huella ecológica. Por esto y desde hace tiempo luce con alegría la matricula NO OIL.

Bien, una vez de copiloto, hemos enfilao con apoyo eléctrico y yo venga dándole al pedaleo más por emocionao que por necesario, la subida a su pueblo. El colega maneja con soltura y habilidad el monomando de dirección y aunque con amortiguación no hecha para baches, el ecobólido avanzada como una bala de las buenas. Yo venga dale a los pedales to reclinao y más contento que nadie.

Si quieres conocer mejor todas las características del Twike, este vehículo híbrido que combina la tecnología de las bicicletas reclinadas con un motor eléctrico y que tecnoenamora la primera vez que lo tienes cerca. Y flipa con una de las páginas oficiales Twike, donde podrás enterarte de la actualidad y sobre todo de los tours que se montan los twikeros pues este vehículo ya es pa coleccionistas amantes de la tecnología ecológica.

Salió al mercado en 1996 como un vehículo urbano diseñado para el transporte de dos pasajeros (soporta unos 170 kg) y tiene un peso de unos 250 kg (sin las baterías). Alcanza los 85 km/h, que no es poco para un triciclo aerodinámico. Para ello dispone de un motor eléctrico asíncrono de 3 kW que ayuda al sistema de pedaleo y que permite la recuperación de energía en el frenado. Se han vendido más de 500 unidades entre Suiza, Alemania, Canadá.  Aquí Francesc, introdujo este vehículo en nuestro país al adquirir uno de segundo mano en Suiza. Después de andar de medio ilegal por esas carreteras matriculado como coche suizo pero sin homologación aquí, consiguió no hace mucho pasar la ITV, oséa, que ahora circula más tranquilo e igual de contento que antes.

Vamos que los tres, o sea, mi bici y Francesc y yo nos hemos pegao un paseo de lo más limpio y simpático rumbo a su casa, donde me he disfrutao el gusto de ayudarle a montar un compostero de jardín algo especial. Francesc se hizo con un Komp 500 Rotor, que más que un equipo doméstico es una autentica factoría para realizar el compost más lindo posible. Siempre atento, el regidor de Medio Ambiente lo quiere probar y valorar in situ para después comunicarlo a sus conciudadanos, de los que muchos andan ya metidos en un programa municipal de compostaje doméstico. Por cierto, ¿ya se han leído todos el manual de compostaje más completo de todo lo conocido?.

Hemos flipao después de una hora de pongo aquí, pon allá, cuando ha empezado a darle al manubrio y sobre dos ejes en su interior el sinfín ha comenzado a girar. En breve oxigenará el montón de materia orgánica que Francesc tiene ya a punto para comenzar la experiencia. También me ha enseñao su colección de plantel de tomates y hasta me ha pasao uno. Resulta que el amigo ya ha puesto en marcha una tomatada amiga de la biodiversidad y está animando a plantar variedades diversas de ese fruto que simboliza por sus colores, sabores y geografías a ese patrimonio de todos que son los frutos de la tierra, ahora en peligro globalizador por los traficantes de genes y demás. Chapó por impulsar el huerto familiar.

Imagina la bajada hasta el litoral, a toda pastilla en el Twike, contentos con las labores hechas y atravesando la tarde cortando el viento a toda máquina saludable, me ha dejao en la estación de Mataró, donde no he tardao na en pillarme un cercanías, ya camino de casa y después de tanto meneo electricomóvil, los pedales de mi simpática bici me han sabido a gloria bendita y agradecida.



¿Por qué este diario?