You are here

Ganando salud sentado en mi bici





curvaSupTit.gif" border="0">

Ganando salud sentado en mi bici

 
04262004_sillin1
04262004_sillin2

1. Comparando sillines
2. Poco volumen para posaderas



 


 


En plena euforia con el sistema de pedaleo Rotor, que ya digo que va divino, ya he comenzado a contar kilómetros para cumplir con el objetivo de por lo menos 750 durante un año. Y como son las cosas a pedales, se ha producido la oportunidad de probar otro desarrollo revolucionario en la más buena revolucionaria de las maquinas, la bici. Se trata de un ergonómico y peculiar sillín, el DUOPOWER. Y por si no fuese suficiente gozo conducir una Dahon con Rotor, ahora un sillín especial y ergonómico pone la guinda a mí aventura de ciclista urbano rotorizado y bien sentado.

Resulta que al lado de casa se ha creado otro invento genial para el bien de los usuarios de las dos ruedas. El Duopower se ha concebido, desarrollado y se fabrica en BCN. Y de aquí al mundo como una mejora excepcional para las sufridas posaderas, sobre todo de los biciosos, pero también útil para cualquier amante romántico del pedaleo. El sillín se ha desarrollado dentro de un proyecto donde han intervenido diseñadores, ingenieros, doctores especialistas en biomecánica y un equipo comercial. El fruto de tanto estudio nació un sillín, del que también dicen que es de utilidad para desarrollar más potencia en la bicicleta, ya que el apoyo sobre este se realiza con los ísquiones (las protuberancias óseas de los glúteos), proporcionando un alto rendimiento y confort, además de evitar todos los problemas habituales de los ciclistas, en la zona perineodal, en otras palabras donde está nuestro sensible sistema reproductor en ambos sexos.

Las ventajas enumeradas por los creadores del sillín son que con su uso se desarrolla más potencia, que para los profesionales es una búsqueda continua y para los que no competimos un regalo. Lo anterior se basa en que el uso del sillín permite ejercer un mayor control de la bici, tiene una ergonomía del 100%, sirve en cualquier tipo de bicicleta, para cualquier edad y su bandera es potencia + control + confort. ¿Alguien da más?. Aunque a mí, ya os lo diré, lo que me interesa es no cascar esta potencial máquina de crear vida...
 
He tardado casi nada en sacar el sillín original de la bici, y lo cierto es que me consumían las ganas de probar tan peculiar asiento. En unos minutos tenía mi Duopower preparado y ya os digo que es mucha la sensación visual que causa el ver sobre una barra de sillín gruesa un asiento mínimo. Pero lo bueno ha llegado cuando mis posaderas han tomado el lugar y la dureza del asiento se ha convertido en placer. De todas maneras, el fabricante recomienda hasta 10 días para acostumbrarse con la nueva silla de montar. En mi caso, sin embargo, después de un ratillo ya he encontrado el sillín ideal para mi bici y las mejoras saludables en mis partes bajas. La sensación de que la terminación de dos huesos simétricos, los ísquiones, soporten únicamente el peso del cuerpo en el encuentro con la bici es ya de por sí curiosa, pero la sensación de confort ha sido para mi incuestionable e inmediata.

Además, consejo dahonero: se acabaron los ajustes del sillín en el momento de plegar la bici. Con el ahora anterior, robusto y enorme sillín original era frecuente que topara con el pliegue del manillar. Pues con el nuevo sillñin de duopower, resuelto. Dos mejoras de golpe, las posaderas y el plegado más agradables.
De todas formas todavía me falta conocer mejor la posición perfecta del sillín y su ajuste sobre las varillas, que creo que tienen que ver con la altura del usuario.
 
Me parece que con esta genial aportación de un sillín que evita problemas de salud, se da un salto de parecida relevancia al de Rotor. Ambos inventos han innovado en los componentes que menos han evolucionado en la historia, pedales y sillín, ambos tan vitales, sin embargo, para llenar el mundo de ciclistas más saludables.

De mis ratos sobre el nuevo y ergonómico sillín, sin duda iré comentando curiosidades y sensaciones. Y es que no paro de pedalear contento y más sanote. Entre el Rotor, Duopower, la Dahon, mis piernas y posaderas, la relación va ganando confianzas y suministrando goces. Y es que en esto de los cambios, siempre que elegimos tenemos que renunciar a algo. Casi siempre, se suele mejorar.


¿Porqué éste diario?