You are here

Hoy, un gran día





curvaSupTit.gif" border="0">

Hoy, un gran día

06052006 Transporte con Bicitir 1
06052006 Transporte con Bicitir 2
06052006 Transporte con Bicitir 3
06052006 Transporte con Bicitir 4

1. Forzados activistas de las ecomundanzas
2. El agente JJ en plena biciacción
3. En una calle admirada y con una pasión querida, la bici
4. Petz, Sergio, el agente JJ entregando la carga y el Bicitir con el elegante NO OIL


Si te cuento en 5 líneas lo que siento en el día que en muchos lugares de este hermoso planeta se celebran las buenas intenciones hacia el ambiente que no es medio sino entero y pleno, te habrás dado cuenta ya que me he comido tres.

 

Hoy 5 de junio es el Día Mundial del Medio Ambiente y es un gran día lexes. En muchos lugares sirve de excusa para que administraciones y diversos presenten sus buenas labores en temática ambiental casi siempre laxas y que para poco sirven ante la complejidad y la rapidez de lo que tenemos ya encima. Este año lo han dedicado a la desertización, en fin un efecto más del cambio climático, que ni podemos imaginar cómo nos va a cambiar no sólo el clima sino la vida tal como se ha disfrutado hasta ahora. En fin, sigamos con la celebración.

 

Hoy, para participar por todo lo alto con aquello de que los pequeños gestos y cambios son poderosos dije que sí volao a una convocatoria genuina y especial para un amante de quitarle gramos de CO2 a la biosfera cuando de desplazarse se trata. He participado como conductor del BICITIR, el carro bici del templo urbanobicicletero Espai Bici con el que se realizan Transportes Inteligentes Recomendados por propulsión humana y gran sorpresa para los caminantes y cochinos (por aquello de los que van sin gran necesidad en coche les llamaremos....). Llegó en su día el cacharro fascinante desde Dinamarca, y no para de dar ecosatisfacciones a humanos con miniproyectos e ideas practicorománticas siempre con cero CO2.

 

Petz y Sergio hoy nos han convocao para ayudarles en una ecomundanza trasladando sus pertenencias al nuevo piso que comienzan a rehabilitar en la ciudad de BCN. Y lo hacen con criterios de sostenibilidad extremos, oleeeé, y eso no es todo, lo mejor es que lo están explicando paso a paso en su web personal. No te la pierdas porque es una web de activistas del buen hacer por el medio ambiente no un día sino siempre...

Vamos que ya tengo dos gestos importantes en el señalado día de hoy, pilotaje del BICITIR y disfrute del R3project. Y por cierto, un recuerdo memorable, de no hace mucho, el biciporte entregado por el agente X de Espai Bici que anticipó mi pasión por pedalearlo algun día con mis piernas serranas y oleeé.

 

Bueno, lo del triciclo a pedales te lo cuento con ánimo de trasladarte desde el canguelo inicial hasta el disfrute supremo en una ida y vuelta de no más de 3 kilómetros que me han hecho sudar, dándole poco a poco a los pedales de ese elegante artefacto. En posición erguida y con el rostro cortando el aire sucio de la BCN en movimiento con una sonrisa destacada, me he agarrao al soporte volante con fuerza y ganas. No ha costado arrancar, eso sí,  resulta que el BICITIR tiene como freno una palanca que incide sobre un freno de tambor en la rueda trasera. La cosa iba bien en la subidilla inicial, pero, cuando en el retorno la pendiente era a la baja me he dado cuenta que lo de reducir y frenar para nada es posible hacerlo realizando esfuerzo sobre unos pedales fijos que lo único que hacían era levantarme del asiento más de 20 cm y tener la sensación de que corría más. Lo del canguelo ha sido cuando directo a un coche aparcado, el BICITIR, su carga de más de 100 kg y yo mismo nos dirigíamos directos y ni pedales ni recuerdos de la palanca del freno hasta poco menos de un metro, palancazo y freno en el acto, la verdad que he flipao y he como escuchao el goterón de sudor en su impacto gravitatorio contra el asfalto. Ya por el barrio antiguo de la ciudad, la comitiva de refuerzo en seguridad acompañando el BICITIR, por cierto elegamente matriculado con un NO OIL, ha llegao airosa al lugar de descarga.  Aquí he cedido los pedales a agente JJ, que el pillín, después de haber estudiao al detalle los movimientos y hábitos fruto de mi canguele inicial, ha comenzado el segundo viaje con elegancia supina. La velocidad de crucero mantenida por mi ha sido doblada inmediatamente y después de la segunda carga, la bajada ya no como bicicarro, más bien con bicibólido, ha tenido momentos curiosos. Escena: el agente JJ parado en un semáforo, llega un Mercedes descapotable, en el asiento del acompañante mujer rubia al estilo del cochecillo, y va el JJ y desde su posición erguida les suelta con sonrisa incluída ¡...que conste que mi vehículo también es descapotable! La rubia y el conductor se han mirao perplejos, y el JJ porque no lleva melenas, que sino seguro que hubiese dado un meneo del cabello al estilo del ...que passsa.  

 

Los reporteros de A ritme de pedal nos han acompañao grabando escenas de la biciacción y no tardarán en pasar por el canal 33 autonómico la biciaventura vivida con los ecopromotores entrevistados para comentar porqué hoy esto se ha hecho así.

 

Dos viajes, 6 kilómetros en total, 2 horas, 10 humanos, 9 bicicletas, el BICITIR y la ilusión de celebrar con un pequeño gesto un gran día, han hecho posible que lo romántico no supere a lo práctico y deseado como sostenible de verdad. Soñar con que algún día podamos llegar a construir una sociedad inteligente y equitativa, responsable y respetuosa con la vida, ha tenido para todos nosotros unos momentos especiales de sueño real. Lo hemos pasado bien, hemos hecho las cosas bien, hemos tratado el medio ambiente bien, hemos tratado a la Biosfera bien, hemos contribuido a un transporte eficaz, sin ruido y sin ensuciar el aire, hemos soñado que todo se podría hacer bien....

 

Espero que tu también, estés donde estés, celebres durante 365 días cualquier pequeño gesto o acción que nos hace grandes como humanos en un pequeño planeta, ciertamente hermoso y fascinante. Creo que duraremos como especie más de lo previsto, que no es poco, aunque sea un sueño.

 



¿Por qué este diario?