You are here

Intenso día solar





curvaSupTit.gif" border=0>

Intenso día solar

 
04202004_biciafilador
04202004_colesolar

Diego Corte, biciafilador del siglo XXI

El equipo de montaje de la Escola del Turo

 

Recuerdo a la perfección la llamada de los afiladores a pedales que pasaban por mi barrio cuando era adolescente. El pitido característico salido de sus silbatos era uno de esos sonidos que con el tiempo se recuerdan por ser genuinos. Pues bien, cual ha sido mi sorpresa al oírlos de nuevo cuando iba a toda pastilla con mi bici y toparme con Diego Corte, un biciafilador de cuchillos que se mueve por distintos barrios de la ciudad y que según me ha comentado, no le falta trabajo.
Equipado con una bici urbana se ha adaptado el soporte y las muelas de afilar a su máquina verde. Y pedaleando en el aire impulsa el giro de la amoladora y el cepillo de pulido.
Este trabajador de la economía solar, pasa entre 3 y 4 horas dándole a los pedales. No ha contado los kilómetros que hace ya que tiene que instalar el contador en la rueda trasera, que es la que corre, qunque anda en ello.
Diego está preparando la idea de un documental sobre el arte del afilador y le animo a ello. Para mí, si se es afilador y se funciona con la máquina más eficiente de la historia, la bicicleta, me rindo a sus ruedas.
De Diego quizás os cuente más cosas cuando él me las cuente.

Por la tarde he tenido el gusto de ayudar a montar una cocina solar parabólica KSol en un sitio especial. El Colegio del Turó en Barcelona tiene decenas de nacionalidades entre sus filas infantiles y esta semana celebran su particular fiesta de la sosteniblidad, donde la cocina solar será la estrella rodeada de los frutos de una gran labor educativa por la Paz. Mientras estaba montando he escuchado algunas estrofas de las creaciones poéticas realizadas por varios alumnos.
Siempre, en cualquiera de los lugares donde se trabaja por cambiar las cosas, aparece un motor humano con combustibles del tipo ilusión y ganas, de gran octanaje. Dolors, ha vivido el montaje con pasión, al igual que sus compañeras de trabajo. Tiene ya preparada la receta de galletas y el plan para el huevo frito. Cientos de ciudadanos, ahora pequeños, verán que la energía del sol y las tecnologías limpias pueden hacer cosas increíbles. Ellos hasta olerán que los caminos de una cultura de Paz ya están abiertos para que anden con ilusión hacia un futuro lleno de posibilidades y alegrías, y es que se lo merecen.

Me ha llegado una convocatoria festiva del Foro Social de Murcia para celebrar el retorno de las tropas invasoras de Irak a casa. Hay danzas y gozos a disposición de todos los pacíficos y gentes de sentir solidario. Dicen que aunque continúan en Irak los asesinatos de civiles, quieren celebrar con todas las personas y organizaciones que estuvieron y están contra esta guerra el importante paso hacia la Paz que supone la retirada además, de otros países de la coalición belicista.
El próximo viernes, día 23, a partir de las 20.00 horas en la Plaza de Santo Domingo de Murcia estamos invitados a la Fiesta por la Paz y la Democracia, en la que además, se seguirá exigiendo la salida de todos los invasores de Irak.

Y mira por donde, el grito que me ha salido de alegría se ha escuchado en toda la oficina. Ha sido al leer la noticia de prensa de que La Caixa se retira de sus sucios trapicheos en el Irak Trade Bank, argumentando que todavía no ha podido operar apoyando a las empresas españolas que quieren reconstruir lo que hemos ayudado a destruir, ya que la situación conflictiva es enorme. Me alegra haber puesto en marcha mi boicot personal a esta entidad, aun sabiendo que para nada ha influido y que las causas son más coyunturales. Me alegra que estos síntomas de conciliarnos con el mundo islámico comience por volver a ser amigos de lo cercano, de Europa. Debemos recuperar la buena convivencia con quien siempre nos hemos llevado bien: el pueblo árabe y negarnos a seguir a la tiranía del imperio, que como todos los habidos, puede perder fuelle.

¿Tu crees cree que las cosas, aunque tremendamente complejas, no pueden cambiar? Yo sigo soñando que sí.


¿Porqué éste diario?