You are here

Kilovatios hora de cultura energética





Kilovatios hora de cultura energética

##fechadiario##










1. La cocina KSOL, una medida para el kW.
2. Visitantes ilustrados
3. kilowatio va kilowatio viene
4. Pep Puig de Ecoserveis con el kW de regalo en la mano

Que nuestra sociedad es compleja, es obvio y hasta puede ser interesante, eso sí, ya es inevitable. Que en nuestro devenir cotidiano como usuarios de recursos, cultura, alimentos, placeres varios, guerras y bombas, todo es energía transformada o digerida directamente, bueno, desde hace tiempos es sabido y sobre todo después de parir las leyes de la termodinámica, aquí todo se transforma, volviéndose a meter en el ciclo energético. Todo esto se percibe mejor cuando se miden las cosas.

Desde que le puse a mi bici el cuentakilómetros, medir los valores del pedaleo me hacen sentirme más completo en convicciones activistas, ver como sin casi pedalear alcanzo los 20 km/h, y los más de 40 en bajadas y cortando el aire contento, tienen el valor del momento que aumenta para mí cuando le echo el ojo al lector y este me aporta la veloz información.

Pues bien, el universal kilovatio con la hora cuando se mide energía, tiene desde hace unos días, un espacio cultural merecido y esperado: EXPO KW: una aproximación a la cultura energética. La han parido las buenas gentes de ECOSERVEIS, profesionales de la ingeniería y el medio ambiente contando con las aportaciones de diversos colaboradores, entre ellos, esta laica casa que es la Fundación Terra, que para los que la siguen y en este contexto, es fácil que imaginen que lo aportado es una fabulosa cocina solar parabólica KSOL, quizás la maquina energética más fascinante del mundo al alcance de cualquiera que quiera y pueda, ...ufff.

La expo es un viaje cultural por lo cotidiano energético, mostrando la materialización de los conceptos de energía y potencia en productos energéticos y equipos capaces de transformar formas de energía en un común estandarizado, el famoso y archinombrado kilovatio (kW) (sobre todo ahora que las opas y sus mafias están a ostias por el pastel de la energía y yo todavía no me he puesto del todo a entender la lectura del recibo). A lo largo de la expo se ven y se tocan diferentes maneras de producir energía y de usarla. Por un lado, puedes ver un montón de equipos que transforman la energía de una potencia de 1 kW y de otro, una serie de productos energéticos en cantidades que proporcionan 1 kWh de energía.
En fin, el viaje de la visita te lleva desde informaciones sobre la plancha a las pilas, pasando por la cocina de gas y la solar, también claro, mirando por la ventana de un metro cuadrado o visualizando lo luminosa que es la eficiencia cuando de bombillas se trata. Tocar un panel fotovoltaico antes de encontrarse con muestras de los combustibles fósiles y vegetales camino de la energía que forma y entregan los alimentos, ya te aseguro que para nada genera empacho el recorrido, todo lo contrario, es nutrición de la buena, alfabetismo energético tan necesario para entender un poco mejor este complejo mundo y usarlo con coherencia y equidad.

Tiene el proyecto previsto circular por tierras de Catalunya de momento, por diversas poblaciones, donde durante dos días estará disponible para visita la expo y unas conferencias sobre el tema, aquí te paso enlace directo.

Por cierto, un libro que recomiendo por si te da por elevar la cultura energética a las más altas cumbres de tu vida, no te pierdas Sobre el papel de la energía en la historia, quizas después de su lectura y de la visita a la expo, un especial e innovador master en estas cuestiones puedas colocar en tu currículum.

Pero atención, la visita a la energética expo tiene premio al compromiso, te obsequian con un kilovatio para que te lo comas, te cargues y te aproveche. La nutritiva idea se las trae, bajas rápido a lo cotidiano y te enteras en un momento de la energía que hay dentro de una bolsita de 250 gramos de espaguetis, que equivalen a 360 kilocalorías o lo que es lo mismo a 1.507 kilojulios, ósea, 1 kw de energía listo para que te lo disfrutes y en la sobremesa incluso puedas meditar sobre lo que somos y sobre las energías que nos hacen y con lo que con ellas hacemos.

Una cosa, si no puedes ir a disfrutarte la expo y la charla, porque energéticamente te pilla lejos, echa mano del web (de momento en catalán), porque menos la vivencia en directo, han colocao toda la comunicación y fichas para disposición de todos los interesados, algo energéticamente muy eficiente.

Después de la visita igual te pasa lo que a mí, te se despejan dudas y el kw de potencia y el kwh de energía ya no serán como antes.

¡Que te aproveche, ciudadano energéticamente ilustrado!



¿Por qué este diario?