You are here

La Guerrilla Eficiente usa por primera vez lámparas electrónicas de diseño





curvaSupTit.gif" border="0">
La Guerrilla Eficiente usa por primera vez lámparas electrónicas de diseño     
 










1. El arsenal bombillero de diseño
2. La campana objeto de la acción
3. Incorporando la bombilla electrónica a la campana
4. Bombilla eficiente (izquierda) y la ineficiente a la que se sustituye
5. Bombilla eficiente de diseño para lámpara íntima

 


Acción 0004
Fecha: 19/01/2005
Nivel de riesgo: bajo
Agentes: JJ en solitario
Propietarios: Clasificado
Tecnología utilizada: bombillas fluorescentes compactas de diseño de 7 vatios
Tiempo previsto en servicio: 8.000 horas
Localización: Ciutat Vella, Barcelona, Spain
Implantación recomendada: Aconsejable en todas las cocinas y comedores íntimos
Difusión: por todos los medios posibles

El Agente JJ ha sorprendido al cuartel de la Guerrilla Eficiente cuando por iniciativa propia paso a comentar su acción en la habitual charla semanal de preparación de ecomisiones. A continuación se transcribe lo más relevante del informe presentado:
El Agente JJ, aprovecho la resaca de una fiesticilla para actuar con sigilo en un piso en pleno exbarrio chino de Barcelona. Como atraído por un imán se dirigió directamente a la cocina-office.

La mayoría de las cocinas de este país tienen campanas extractoras para evitar que en espacios reducidos el aire se convierta en una sopa vaporosa con los aromas culinarios fruto de las suculentas recetas preparadas. La mayoría de las campanas van equipadas con equipos propios de iluminación cuya supuesta función es evitar el encendido general de la cocina, habitualmente compuesto por un tubo fluorescente de 56 vatios al mismo tiempo que ofrecen una optima iluminación sobre los pucheros en acción.

El Agente JJ, que se caracteriza por elaborar estudios detallados de los escenarios donde interviene, llevaba tiempo inspeccionando las lamparitas de las campanas extractoras y había notado que estas iban equipadas con bombillas incandescentes de rosca E 14 y con muy poco espacio para los tamaños de las tradicionales bombillas fluorescentes compactas.

En una visita a unos grandes almacenes descubrió lámparas electrónicas ahorradora de energía tipo vela de 7 W equivalente a 40 vatios de consumo y con 270 lúmenes. Entre el arsenal también las había con rosca E 27 y en forma de globo de pequeño tamaño para lámparas íntimas y en las que habitualmente hay que poner bombillas incandescentes para que quepan. No se lo pensó dos veces y se hizo con ellas a pesar de que sólo tenían la calificación energética de clase B para 8.000 horas en lugar de las habituales de clase A que pueden durar casi el doble. Sin embargo, dadas las características de diseño las consideró muy útiles para menesteres en las que las bombillas incandescentes son las reinas, que hay que desterrar.

Armado con tan eficiente arsenal escogió una innovadora campana Thermax y un porta lámparas de bajo coste que había observado en el mencionado piso, por cierto bien conocido. Así que mientras en la vivienda no estaba ocupada y a oscuras, entró con la habitual lámpara de LEDS frontal que la Guerrilla Eficiente utiliza y que ayuda a evitar alertar a los inquilinos. Tras comprobar que no se había equivocado y no se encontraba en casa de la vecina por error procedió a la substitución de las mismas. Al final de la operación la campana quedó provista de la misma iluminación pero consumiendo sólo 14 vatios contra los 80 vatios anteriores, un excelente factor 6 de ahorro. Con nocturnidad y alevosía también se deshizo de la lámpara situada sobre la mesa del comedor que utilizaba una lámpara incandescente de 40 vatios tipo “concentra” y le enroscó con elegancia y rapidez inauditas, una lámpara globular electrónica de 7 vatios.

Al día siguiente los propietarios no apercibieron cambio alguno, especialmente en la campana. En cambio en la lámpara del comedor notaron que tardaba en encenderse algo más, pues era de fabricación china mientras que las tipo vela eran europeas. Sin embargo, a poco menos de un minuto la bombilla electrónica china había alcanzado la iluminación requerida por tan singular portalámparas de diseño.

El Agente JJ no requirió de más habilidad que la de enroscar las tres bombillas fluorescentes compactas previo desenrosque de las incandescentes correspondientes.
Ambas intervenciones tienen una alta visibilidad pues son las dos luces que más queman en el mencionado piso, según había podido constatar el Agente JJ. Estimando una media de 4 horas diarias encendidas calcula que se podrán ahorrar unos 130 KWh/año con esta operación, contra los 175 KWh/año con incandescencia. Esto supone un ahorro de 26 euros al año mientras que las mencionadas bombillas electrónicas de bajo consumo tenían un coste de tan sólo 18 euros y pueden durar unos 6 años. En otras palabras, el Agente JJ con su operación con lámparas electrónicas de diseño demostraba el valor de las acciones que se desarrollan continuamente desde la Operación “Ahorra Jolín” de la Guerrilla Eficiente, y ha quedado justificada y por tanto su acción, aún siendo espontánea y autónoma, ha sido merecedora de la aprobación del equipo, que ha aprovechado la ocasión para hacer el balance de las acciones realizadas hasta ahora. ¡¡ Enhorabuena Agente JJ ¡¡

Otra vez podemos decir, ¡¡ Ecomisión Cumplida ¡¡

Da fe laica y firma el Comandante A, al mando del comando Guerrilla Eficiente dentro de la Operación ¡¡Ahorra Jolín¡¡, y al servicio de la Reina Sosteniblidad.



¿Porqué éste diario?