You are here

La luminosa carta de la estudiante Alba





La luminosa carta de la estudiante Alba ##fechadiario##

Los vecinos apagados, sorry por el flash.



Captura de la gráfica de consumo de la REE, con el emocionante pico

Revolución ambiental en papel

Las cartas de amor ecologista




Poco antes de las 19:45 me fui volao al web de la Red Eléctrica Española (REE) para ver como iba el consumo eléctrico de un día de invierno tranquilo y especial.
Fue el pasado jueves 1 de febrero, el del esperado apagón contra el cambio climático. La idea de la acción me imagino que se tramó en algún café de París y ninguno de los conspiradores pensó el valor que iba a tener una brillante y excepcional idea. Hacer correr por todos los medios al alcance de la mano, una llamada popular para mostrar con hechos reales que a muchos nos preocupa el futuro de los que vendrán, ha sido todo un éxito. Chapó Alianza por el Planeta, por haber generado una ilusión por el cambio mental desde un absoluto clímax participativo por parte de la ciudadanía para hacer algo y entender mejor qué nos espera a partir de ahora en cuestiones climáticas.

El antes y después de esta cómoda acción de decrecimiento energético ha llenado portadas de prensa, artículos de opinión de habituales y de lectores, impactos televisivos y boca a boca como quizás ninguna otra campaña ambiental haya conseguido. Aquí un comentario de interés en datos y enlaces. En París, los científicos decían otra vez la verdad y por primera vez el clamor político y menos el económico cogía sin remedio la consigna, hay que reducir emisiones de CO2 drásticamente y adaptar la economía y el vivir a los cambios por llegar, todo un reto planetario donde ya veremos por donde tiramos. Creo que el mayor cambio es senti-mental, desde las mentes y los hábitos de la especie humana, y esto no es poco, es quizás el mayor salto evolutivo jamás imaginado.

Y es que resulta que el problema más grave del estress climático generado por la especie ya no es ambiental, sino el económico y menos mal por el bien de las soluciones, porque por la trayectoria de la evolución social de los humanos se ha matado, invadido, saqueado a pueblos y culturas por el ansia del poder económico, reflejo claro del sistema que ahora nos nutre mucho a pocos y poco a muchos. Ósea que economía igual a evolución a cualquier precio, lástima.

En fin, a partir de las 20:00 horas del histórico apagón no tuve forma de entrar en el web de REE hasta las 20:20, es decir, había muchos atentos al esperado pico de caída del consumo y ya digo que sentí como gran placer cuando en la pantalla vi que el pico no había sido poco, 800 megavatios desconectados en unos simbólicos activos 5 minutos. Antes de ello me acerqué a la ventana del piso, en los minutos clave y con recuerdos de caceroladas desde la misma por una invasión criminal a un país soberano lleno de petróleo, de esto no hace mucho tiempo, y otra vez  allá si que ví como la vecindad participaba en la cómoda acción del día.

Al día siguiente me leo la carta de la estudiante Alba, de 13 años, en la que cuenta que después de buscar información sobre temas ambientales dio con el espacio de la Fundació Terra donde están alojados intensos sorbos de sabiduría y conocimiento sobre las cuestiones que ocupaban a Alba, son los cuadernos Perspectiva Ambiental. Solicita la estudiante con refinado respeto e ilusión que si es posible que se le remitan ejemplares de la publicación y va más allá cuando pide que si pueden ser 25, uno por compañero de clase. El papel de su carta tiene impresos dibujos de Disney y después del apagón sociológico del día anterior no puedo sino que viajar hacia los tiempos donde yo también tuve 13 años y no escribí ninguna carta y donde algunos después comencé a leer cosas sobre como mejorar el mundo fabuloso que me rodeaba. También hubo ocasiones donde dirigí mi interés a los mayores y también hubo respuestas y apoyos que guardo en el recuerdo como tesoros.

Alba y sus compañeros, y todos los jóvenes del mundo son nuestra inversión más rentable en un mundo de grandes cambios anunciados y son la inversión más rentable para los que vendrán detrás de ellos, y así lo pensamos en el lugar donde trabajo. Y como no podía ser de otra forma el responsable de la entidad decidió responder atendiendo la demanda con los ejemplares solicitados y mira tú que oportuno, precisamente fue el dedicado a la iluminación, presentándole  también el activismo que ella y todos podían ejercer desde la campaña Yo Soy la Solución, contra el cambio climático y hasta le incluyó en el paquete una matrícula para bicis NO OIL. Flipamos todos en la oficina cuando además la carta estaba escrita a mano, y hasta decorada con detalles cósmicos. El firmante puso amor en ese trozo de papel, amor humano hacia un ser frágil y osado que tocó los corazones de unos oficinistas activistas mucho más que el apagón del día anterior.

Alba estoy seguro que habrá flipado con la recepción de su petición y estoy seguro que guardará como un tesoro bondadoso las palabras y las ideas que le han llegado. Por qué no pensar que Alba será de mayor una ciudadana tocada desde joven por esa historia de amor entre los humanos y la Naturaleza, que es la Ecología, y porque no pensar que Alba formará parte de esa sociedad activa que se enfrentará con amor, equidad y fuerza al mayor de los misterios de la evolución humana, su supervivencia en un luminoso y confortable planeta perdido en la inmensidad cósmica.

Gracias Alba por tu carta.


¿Por qué este diario?