You are here

La ruta del Anarquismo





curvaSupTit.gif" border="0">

La ruta del Anarquismo

 
101720004_anarco1

10172004_anarco3
10172004_anarco4

1. En las Ramblas, donde ocurrieron muchas cosas
2. Contxa Pérez, activista cultural anarquista
3. Un poeta libertario en el Parc Guell  



 


 


Jim Merkel es el autor de un libro importante, Simplicidad Radical. Una autentica, valiosa y fascinante herramienta de trabajo para todas las personas que estén interesadas en conocer y practicar los caminos hacia una vida muchísimo más sostenible, más amena, más solidaria, más gratificante, una vida de pequeñas huellas sobre un planeta finito. En cuanto esta obra esté disponible, la Fundación Tierra dará cumplida notificación, ...creo que será antes de que acabe este año.

Jim acude al necesario encuentro con las culturas locales en la región donde vive, en San Luis Obispo, California. Allá y recluidos en reservas menguantes todavía se encuentran algunas de las culturas y pueblos originarios de ese enorme país. El quiere saber más, quiere conocer como era la vida de los antepasados, que vinculo tenían con la tierra y los demás seres vivos. Como se organizaron para convivir en una aparente armonía, tomando del capital natural de la tierra solo lo que necesitaban, no más. Jim narra como algunos ancianos
le transmiten experiencias y descripciones de modelos de vida ancestrales que fueron sostenibles y respetuosos con un vivir de forma global, y recoge valiosos datos para su fascinante programa de vida simple.

La mañana se ha levantado de azul potente y tímidas nubes como bellas tiras algodonadas anuncian que viene un frente, me dice un colega.
Me he acercado, quizás con un sentimiento de identidad local parecido al del autor de Simplicidad Radical a un modo de sentir y de vivir que llenó Barcelona de ilusión y activismo tiempo atrás. En este caso mucho más cercano a mi época y roles culturales y sociales en los que me he formado, pero un gran desconocido más allá de los relevantes hechos generalizados. La ciudad jardín, el acercamiento y respeto a la Naturaleza, los derechos de la mujer, el respeto a las diferencias, la colectivación de la cultura y los recursos, todos valores del ideario y la acción anarquista, siempre me han llamado la atención. Hay un libro que me han recomendado para profundizar en estos valores, La ecología humana en el Anarquismo ibérico. Leyendo a Jim, curiosamente muchos de estos valores son ahora gritos para la sostenibilidad.

La ruta del Anarquismo es una sugerente e innovadora oferta cultural y artística de La Virreina Exposiciones creada y dirigida por el Colectivo Turismo Táctico, un proyecto de intervención en espacios públicos donde el tour es considerado un medio de comunicación.
La ruta se presenta como un viaje hacía una de esas Barcelonas ocultas, la ciudad en rojo y negro que estuvo a punto de llevar a cabo una revolución que podía haber cambiado la historia y que fue condenada al silencio. Y para rescatar la memoria histórica de lo que aquí ocurrió jugando en un periodo de fechas de más de 100 años, un autocar cargado hasta los topes ha salido a recorrer los caminos de la historia anarquista en Barcelona.

El nutrido colectivo rutero ha estado formado por algunas personas que estuvieron en las batallas, por hijos de aquellos y por algún que otro nieto, y por curiosos como yo. Y es que se dice que en Barcelona y en casi todas las familias, hay un abuel@ anarquista.
Y precisamente a una abuela nos han presentado, Concha Pérez, que hoy celebraba aniversario y sus amigas han tenido a bien regalarle el tour por esa Barcelona que ella también conoce. Hasta hace poco tiempo tuvo un puesto de venta en el histórico mercado de Sant Antoni. Con una lucidez impecable, esta mujer que impulso con ahínco la red de ateneos libertarios reclamaba que la historia cultural del anarquismo ganara fuerza contra la inevitable historia violenta que acompaño aquellos años tan duros para el movimiento obrero y de la que el tour refleja en muchos de sus 40 puntos que componen la ruta. Concha, un maravilloso vector de sabiduría libertaria, todavía tiene tiempo para trasladar sus experiencias a los gestores de la modernidad sostenible, ...me ha recordado a la anciana india que explica a Jim Merkel como su pueblo vivió libre hasta que otros decidieron robarles el carbón de sus montañas.

A pie de autocar y sobre las conocidas Ramblas, a la altura de las Atarazanas, el guía nos ha llevado al mismo lugar donde esta tomada la foto de la portada del dossier, realizada hace 68 años, el día que comenzó la fatídica guerra, como todas, entre las fuerzas sublevadas y el gobierno legítimo. Aquel día los trabajadores asaltaron el cuartel. Aquel día lo hemos recordado hoy.
Al rato y ya en ruta rodada hemos pasado por uno de los lugares que más me han emocionado, en pleno Barrio del Raval, barrio obrero en la época por excelencia, nos han contado que  las activistas del Sindicato de Mujeres Libres aliadas con el Sindicatos de Trabajadores de la Construcción, decidieron en 1936 derribar la cárcel de mujeres en un plis plas. Allá dejaron una plaza, símbolo de la libertad, hoy la plaza Josep Maria Folch i Torres. En ella hoy juegan crios de diversas nacionalidades que disfrutan de una mañana espléndida.

Lugares por donde a veces paso pero de los que no conocía vínculos han ido apareciendo en la ruta: sedes de revistas anarquistas; esquinas con placas que recuerdan asesinatos; balas incrustadas todavía hoy en una escalera escenario de notable tiroteo; lugares donde se instalaban las barricadas; la sede de la Escuela Moderna de Ferrer i Guardia; el hotel donde decidió alojarse Albert Einstein en su visita a la ciudad y donde reunido con anarquistas les animo a que "hicieran la revolución en las calles que él la haría en la ciencia"; el lugar donde se intento atentar contra el dictador Franco y que los niños con banderitas a los que se ponían en primera fila como escudos humanos siempre que pasaba el fascista, forzaron a desistir en el intento; el cuartel general de "Los solidarios" en un bloque de viviendas en el barrio de Poble Nou; el Campo de la Bota, donde se fusilaron a miles de luchadores por la libertad, hoy fagotizado por el hormigón de las instalaciones del festivo forum de la culturas, caduco ya. En fin, lugares ignorados pero cargados de historia, generalmente la que no se ha contado, y es que los ganadores suelen contar la que les interesa.

Camino del Parc Guell hemos pasado por la actual Plaça Joanic y una bella historia me ha conmovido. Al organizar el proyecto, sus promotores iban escarbando en los recuerdos y documentos de diferentes épocas vinculadas al anarquismo. Les llegó un relato del que hoy es abuelo pero que en el 1936 era niño. Recordaba un lugar donde con otros niños jugaban en libertad y gestionando sus actividades sin necesidad de adultos. Era esos espacios de barrio que siempre tienen un imán para atraer a los jóvenes. Al comienzo de la confrontación muchos padres de aquellos pequeños se activaron en la lucha por la libertad de forma más continua. El narrador, actor en sus comentarios, recuerda como su cuadrilla se organizo en el lugar para también participar en esa convulsión ambiental que los rodeo de golpe. Para hacer algo por los mismos sentimientos que movilizaron a sus padres, decidieron ocupar los espacios de juegos para convertirlos en huertos. En Can Compte, las semillas de libertad que aquellos adolescentes plantaron, algunos nunca las podrán olvidar.

El Parc Guell rebosaba de turistas y ciudadanos locales. Para rememorar las jornadas libertarias que ahí tuvieron lugar cuando la libertad empezaba a abrir las puertas (1997) un obsequio ha bordao la visita. Un poeta libertario nos esperaba en un disimulado lugar con su poemario abierto. Nos ha deleitado con varias obras y hemos acabado todos gritando, ¡¡ AHORA ¡¡, grito colectivo que bordaba su ultima composición. El poeta ha dedicado sus versos a Concha y sus coetáneos. Hemos salido rápido de este hermoso parque con vistas peculiares sobre la ciudad.

Ya en el cementerio de Montjuic, he visitado por primera vez el lugar. Una parada en el mausoleo a tres personajes destacados del Anarquismo: Durruti, Ascaso y Ferrer Guàrdia me ha nutrido de citas desconocidas. El nicho de Anselmo Lorenzo ha servido para recordarnos que su Fundación es una referencia en el tema y depositaria del mayor fondo documental sobre el movimiento anarquista, lugar clave para los interesados. Más arriba, el Fossar de la Pedredra, lugar de homenaje a los Inmolados y víctimas abatidas en acto de servicio por la libertad, ha sido una despedida solemne del tour.

En el mismo lugar de partida, y caminando hacia el metro, no he podido evitar situar de nuevo el escenario de aquella fotografía del dossier. Hoy, una buena parte de la esencia del ideario anarquista está presente en la lucha de nobles movimientos sociales de acción global, por ejemplo en el sentir contra una globalización injusta de la economía y los derechos humanos. Las cuatro horas de cultura sobre la historia de millones de trabajadores de la libertad me ha reforzado mis inquietudes por una sociedad global más justa, solidaria y capaz de resolver los conflictos colectivos desde la concordia y el pensamiento ecointeligente.

La ruta del Anarquismo en Barcelona ha sido un éxito cultural relevante, los 10 días de convocatoria agotaron las plazas hace tiempo y la organización se ha propuesto seguir durante el mes de noviembre, ósea que si te interesa el tour, que evidentemente recomiendo, adelante


¿Porqué éste diario?