You are here

Nuevo año y a por menos huella ecológica





curvaSupTit.gif" border="0">

Nuevo año y a por menos huella ecológica

    
 
01022005_huella1
01022005_huella2
01022005_huella2
01032004_he4

1. Con 15 clics, tu huella ecológica
2. Los siete tipos de terreno productivo
3. La vida simple y oleeé
4. El Rainbow Warrior en el Golfo de Bengala



 


 


No se me ocurre mejor forma de empezar el 5º año del tercer milenio y celebrar el primer año de este Diario que hacer voto de solidaridad con esa parte de la humanidad tocada por la gran ola allá en el sudeste asiático. Como la mayoría de ciudadanos, he asistido estos días a presenciar continuas imágenes dantescas en algunos informativos de la televisión, y he reflexionado sobre la fragilidad de la especie humana, y sobre su estado embrionario como civilización avanzada. A pesar de los conocimientos adquiridos en nuestra evolución como personas, todavía una gran parte de la humanidad, la más vulnerable, no tiene a disposición ni la tecnología ni la organización para prevenir hecatombes más que previsibles. ¿De qué sirve a los expertos en sismología recibir en sus teléfonos móviles un aviso de alarma minutos después de que ocurriera el maremoto?. Las élites son informadas con premura, pero de que sirve si hay que esperar al desastre para valorar lo mucho que todavía tenemos que evolucionar para ser conscientes y consecuentes con los riesgos naturales sobre los lugares que habitamos.

He oído que no se han encontrado animales en las zonas devastadas, que su sexto sentido les hizo salir por patas a zonas más seguras. Esos sensores de supervivencia que la especie humana ha atrofiado en aras de la seguridad tecnológica, nos han jugado una mala pasada. Agradecidos tenemos que estar a las demás especies de que sus habilidades hayan evitado sumar quizás millones de víctimas no humanas a la lista interminable. Me he enterao que en Sri Lanka las minas antipersonas que estaban localizadas ahora ya no lo están, algo que suma más miseria y más muerte futura en ese país en sangriento conflicto. 

Los banqueros de aquí ya han recibido críticas con fundamento, resulta que se está asistiendo a la más potente ola de solidaridad de la historia y los bancos y cajas de ahorros cobran comisiones a sus clientes por transferir sus contribuciones a las organizaciones de ayuda humanitaria. Por cierto, aquí un listado de muchas de las ONGs que están ya en el ajo, una buena forma de invertir una parte de nuestros dineros por una de las causas más dramáticas, más justas y solidarias del nuevo año.
Y para saber un poco más de una de las múltiples alianzas entre los trabajadores de esas ONGs que ponen todo por la vida de los demás; conoce detalles de como un barco verde lleva a médicos y bártulos allá donde más falta hace. Gracias por vuestra labor, desde el corazón ausente pero tan cerca, gracias a labores de ejemplar humanidad.

El año terminó poniendo delante de nuestros ojos las miserias naturales y sociales a las que los pueblos desestabilizados tienen que hacer frente. En el Irak invadido hay bombas y muerte a doquier. En Buenos Aires, muerte por la inconsciencia de unos pocos. La globalización nos viste al completo con los textiles chinos e indios, que al ser más baratos permitirán que ahorremos más dinero, he oído comentar a un paladín de la economía salvaje. Más dinero de qué, ¿qué harán ahora los fabricantes textiles de aquí?, Que pagaremos menos no es cierto, pagamos explotación humana vendida como posibilidad de desarrollo, un precio demasiado alto para una civilización con sobrada información sobre desmanes e injusticias. Ahora me encomiendo otra faena, ya compro poca ropa y he descubierto las bondades de la ropa de segunda mano, pero mirar la etiqueta y valorar lo más cercano como más justo va a ser una de las labores del nuevo año.

Bueno, para comenzar consecuente el año, sintiéndome parte pequeña de una gran especie en evolución y atendiendo a los tradicionales planteamientos de mejoras y cambios de vida con el año que comienza, yo tengo los míos como hijo de buen vecino.
Si hace un año comenzó este diario lejos de Barcelona, y en el he escrito mucho de lo que siento, quiero, realizo y sueño, de continuar en este empeño de comunicación, con la misma ilusión de que ello quizás pueda servir de algo a los demás. La bicicleta la mantengo a mi lado, es una fiel compañera, siempre dispuesta a servir, claro, si yo pongo de mi parte. Viajar, por placer nunca, por trabajo o colaboración en causa justas, lo necesario siempre.

Eso sí, sintiéndome parte de una civilización reinventándose sin más remedio, me aplico sin demora en reducir mi huella ecológica, que ya es pequeña pero todavía demasiado grande e injusta con los que pisan poco. Lo primero que he hecho es buscarme ese manual absolutamente necesario para diseñar mi camino hacia la vida simple. Está a punto de disponibilidad y de ello daré sabida cuenta, Simplicidad Radical, de Jim Merkel y que editará la Fundación Tierra.  En este libro la huella ecológica, la gestión impecable de la economía personal y el acercamiento a la naturaleza dejarán de ser complicaciones y se convertirán en poderosas herramientas de libertad personal y compromiso humano. Y es que huellas pequeñas en una finita tierra se me ocurre como el legado más idóneo a los que son y serán. Y por el camino un sinfín de nuevas perspectivas de la vida y la convivencia...alguien puede dar más para intentar que seamos, si cabe, más dichosos.

Me he ido volao a la calculadora de huella ecológica personal de la organización internacional del Dia de la Tierra (si pinchas sobre el mapa llegas a la versión en castellano) y me he centrao en responder de forma responsable y cuidadosa lo que en este momento tiene que ver con mi perfil. Me han salido 3,3 hectáreas, que no esta mal. La media estatal esta en 4,7 hectáreas, la mitad que EE.UU. En el mundo existen 1,8 hectáreas de área biológicamente productiva por persona, para estos casi 6.400 millones que ya somos y que crecemos de forma imparable. Si todos los habitantes del mundo, y eso sin contar las otras especies que con muchos millones nos acompañan, tuvieran mi huella ahora mismo harían falta 1,8 planetas. La huella ecológica mide la cantidad de bioproductividad que utilizo como individuo y sirve para medir hasta la de un país al cabo de un año. Es el área bioproductiva, sea ésta terrestre o marítima, que debe trabajar continuamente para proporcionar todo lo que utilizamos y absorber los residuos mediante el uso de las tecnologías dominantes. Se produce una situación de sosteniblidad cuando la humanidad utiliza de forma continuada la producción de la Tierra a un ritmo más lento que el ritmo de regeneración del planeta. En la huella ecológica se consideran siete tipos de terreno bioproductivos: el terreno cultivable, los pastos, la superficie forestal, el espacio marítimo productivo, el territorio urbanizado, el área de absorción de CO2 y la naturaleza en estado salvaje. Cada uno de los artículos que consumimos requiere uno o más de estos tipos de terreno.  Bueno, la huella ecológica va a ser un tema a tratar con detalle durante este año ya que he comenzado a plantearme un plan atrevido pero factible, que me permita vivir dentro de los límites deseables que impone la Naturaleza, un plan que he comenzado hoy mismo a poner en marcha.

Me he comprometido con la santa sostenibilidad a tener sólo un hijo (algo ya realizado) que es el número que propone el libro Simplicidad Radical como ideal para toda la sociedad, y necesario para estabilizar la población en nom más de mil millones en un siglo. Para organizar una autentica civilización sostenible debemos ser menos. El otro compromiso adquirido desde la intimidad del inicio del año ha sido vivir con una huella ecológica personal que no pase de 2,43 hectáreas. Para ello me marco cinco años, que no es mucho, donde creo que iré poco a poco acercándome al cómputo.


¿Porqué éste diario?