You are here

Para una ciudadanía energéticamente con ganas de saber





curvaSupTit.gif" border="0">

Para una ciudadanía energéticamente con ganas de saber

02092006 Presentacion El Comptador 1
02092006 Lampara techo Ajuntament
02082006 Informe El Comptador

1. Presentación energética eficiente en magna sala
2. Lámpara de palacio, elegantemente eficiente
3. A plena lectura energeticobarcelonina


y para los que duden también...

Me he acercado con alegría e interés a una de las conferencias de un ciclo de cultura energética, que en la casa de todos, el Ajuntament de Barcelona, se vienen celebrando con periocidad distendida pero continuada.
El acto forma parte de las jornadas de debate organizadas por la Agencia de la Energía de Barcelona (la agencia local, igual tu también tienes la tuya cerca, punto ideal de información pública sobre temas de renovables, eficiencia, ahorro) que, bajo el título genérico de “Repensar la energía”, reúnen varias temáticas con el objetivo de adelantar, desde el ámbito local y desde la información y el debate, hacia un modelo energético global más sostenible.

Hoy he sabido de primera mano el fregao climático al que sin más remedio nos tenemos que ir preparando para afrontar como especie. Y ciertamente es lujillo que te lo cuente alguien que trabaja desde la responsabilidad política estatal, Arturo Gonzalo Aizpiri, secretario general de Prevención de la Contaminación y del Cambio Climático –dependiente del Ministerio de Medio Ambiente– nos ha ilustrao desde su conferencia “Instrumentos e indicadores para la lucha contra el cambio climático”.
Que de aquí al 2050 el delta del Ebro y  zonas de Doñana estén bajo el agua, ya no lo para nadie. De que por primera vez en la historia y solo es el comienzo, hayan llegado dos tormentas tropicales a las costas europeas, vaya las del Golfo de Cádiz y en las Canarias, ya me enteré hace unos meses, y todos nos iremos enterando porque a partir de ahora serán más frecuentes y más agresivas. Todo esto porque estamos muy por encima de lo que tendríamos que estar (los países enganchados al CO2 por un tubo), aquí no llegamos a Kioto ni hartos de buen vino. Pero hay que hacer y mucho para adaptarnos a lo que es inevitable, las consecuencias económicas, ambientales y sociales del cambio de era energética, del petróleo a la de las sensatas y limpias fuentes de energía.

Pero lo más cercano para mí ha sido a continuación la presentación de El Contador, una publicación que nace con vocación anual y como compromiso de la Agencia d'Energia de Barcelona. La ha contextualizado un pionero de la ecología, el Dr. Ramón Folch quien ha presentado con su toque maestro. Te recomiendo que le eches un vistazo, porque muy parecido a Barcelona puede que sea la ciudad donde tu ahora vives y porque muy parecidos pueden ser también los datos que se presentan, seguro que no se van mucho de los que a ti también te incumben.
Medir y conocer lo que tenemos entre manos es tan necesario como todo lo que podemos sentir y apreciar con los sentidos y el conocimiento. Medir y ocuparse de la energía, su uso y producción, sus servicios y efectos sobre la vida, para el homo tecnologicus, es vital.
Es bueno hacerlo para anticiparnos a la segura crisis por llegar, para hacer de todos el compromiso de reducir gases causantes del efecto invernadero, para que no se hunda lo bueno del sistema económico. A nivel individual y colectivo, saber y hacer un uso eficiente y sensato de la fuente energética del futuro puede ser, porque no, una valiosa misión para ti, y para todos.

Muy breve, la conclusión más activista. Para avanzar hacia una ciudad (viviendas, ciudades, países...) más saludable, más solidaria, más competitiva (en lo bueno) y mejor preparada para afrontar el futuro, hacen falta mejoras en nuestras actuaciones personales. Por ejemplo, para BCN, si cada año:
-cambiásemos el 15% de las bombillas de las viviendas de la ciudad por bombillas de bajo consumo
-si cada familia de la ciudad cambiara el coche por el autobús 5 veces para recorrer la distancia de 5 km
- si disminuyeramos el 0,5 ºC la temperatura del termostato de la calefacción y aumentáramos en 0,5 ºC la temperatura al termostato del aire acondicionado en nuestras viviendas y establecimientos... pues entonces...

entre todos, en cuatro años, habríamos ahorrado 415.000 MWh y 6,6 millones de euros y habríamos dejado de emitir 16.842 toneladas de gases con efecto invernadero, el que más pesa el CO2 pero muchos otros también. En definitiva, habríamos alcanzado de sobras los objetivos de moderación del consumo energético que se propone la ciudad. Habría sido muy fácil y habríamos ganado todos. Aquello que en la Fundación Terra es lema, de que los pequeños cambios son poderosos, créetelo amigo.

Para completar la invitación a la acción, llevo un tiempo aplicándome en los consejos ecológicos -CO2 del terra.org, donde estás ahora.

Otra cosa de la que me he enterao que recientemente se ha presentado el Observatorio de la Energía de Barcelona, cuya misión es hacer un seguimiento de la situación del sector de la energía en la ciudad y, sobre todo, suponer un foro de vinculación de los diversos agentes que tienen que ver con la energía, con el fin de establecer nexos de relación entre ellos.

No has notao en el ambiente que lo energético, lo ambiental, lo concerniente a las repercusiones del cambio climático y las ganas de pensar en hacer cosas, está subiendo rápido. Hasta los que no tienen remedio ya necesitan del discurso, el artista de Bush no hace mucho ha precisado de él.

Buenos tiempos para cargarse de buenas energías, tomar parte responsable y solidaria con el uso de todo lo que nos rodea, y buenos tiempos para comenzar a pasarlo bien rediseñando el mundo.



¿Por qué este diario?