You are here

Perfumes y publicidad

Los anuncios de perfumes y colonias más allá de los componentes poco ecológicos que a menudo incorporan (pero esto sería objeto de otro artículo) se publicitan con una de las formas de comunicación más exóticas que se han desarrollado en el mundo del marketing. Los guiones de los anuncios de estos productos de estética son de lo más estrafalario. Basta con ver en Vimeo, el espot del perfume Olympea de Paco Rabane (2015) para quedarse de una pieza.  Sin embargo, vender una poción de perfume se ha convertido en un elemento de prestigio, razón por la cual no sólo los producen las empresas tradicionales de cosmética, sino también las de vestuario y complementos de moda.  

Valla publicitaria gigante en el centro de Barcelona (diciembre 2015).

En la orgía consumista navideña los perfumes se llevan la palma. En la red, hemos encontrado un post en tono jocoso que os presentamos (se ha traducido del original en catalán de forma adaptada y sintética), pues es una colección de comentarios irónicos que retratan este modo de comunicación sorprendente y sin duda paranormal (pero que resulta eficaz para las ventas) para que reflexionar un poco.  

Su autor escribió el post tras empaparse hartarse de anuncios de perfumes emitidos en la televisión española durante la campaña navideña de 2015. Antes de comentarlos confiesa que “la mayor parte no los entiendo y me esfuerzo como cuando leo Walter Benjamin”. La lectura de este artículo que os ofrecemos es un brisa fresca para sacudirse un poco de la manipulación publicitaria a la que estamos sometidos a diario.

Sin más preámbulos pues vayamos al contenido del post:

"Caso 1. Opium de Yves Saint Laurent. Una chica muy joven, muy muy seria. Se ve a años luz que la pobre tiene muchos problemas psicológicos. Corre por la calle de noche, desesperada. Acaba por encontrar un joven, se abraza y parece que le va a dar un beso, en realidad le desabrocha la ropa hasta que le arranca el perfume. Arranca el chico y huele el perfume. Quizás es un perfume para las chicas que quieren matar chicos de infarto? ¿Está enganchada como otros a oler colas?

Caso 2. Only The Brave Diesel. La voz en off dice: "tienes que ser valiente". El modelo masculino ve una mujer y a un lobo amenazador. Y no se le ocurre nada mejor que hacer que tirarse de cabeza contra un muro de hormigón. Tras atraverlo está la mujer la cual no adverte que el tipo no está convenientemente afeitado, pero se le echa encima. El lobo acojonado al ver el tipo atravesar el muro o quizás por la mujer, no lo sabemos, se amansa como un gatito.

Caso 3. Agua fresca de rosas de Adolfo Domínguez. Se ve una mujer que desde un barca pesca rosas con una red. La pregunta que me hago es: ¿esta colonia tiene efectos lisérgicos? Si una mujer se pone este perfume puede acabar pensando que pescará rosas en el mar; si es así, seguro que puede acabar pero que muy muy mal.

Caso 4. Eau de Rochas. Eau, como se comprobar es agua igualmente, pero en francés. No sé porque, pero los creadores de anuncios les parece que venderán más perfumes si los anuncian en este idioma. En el anuncio del perfume de esta marca se ve una mujer muy seria caminando por una pasarela hacia el mar. Está a punto de suicidarse? Sugiero que por precaución no se lo regales a ninguna mujer que ames.

Caso 5. Decadence de Marc Jacobs. Una mujer se retuerce por el suelo, ¿le duele la barriga? Puede que necesite ir al médico en lugar de ponerse perfume, qué malas ideas! El perfume se llama Decadence, claro está. Si un día llegas a casa y tu mujer la ves con este comportamiento, sácale el perfume de las manos y llama el 112 de emergencias.

Caso 6. Agua fresca Extreme de Adolfo Domínguez. Un armario sale de un mar embravecido en invierno. Da la cara un hombre -sin afeitar. Seguro que cualquiera de nosotros no se abría afeitado si tuviera la mala idea de bañarse en el mar en pleno invierno... El idiota no lleva traje de neopreno. La expresión de su rostro denota que acaba de leer El anticristo de Nietzche.

Caso 7. L’eau de Chloé. Una chica se sacude el pelo, con una falsa sonrisa que te deja helado, ¿no será que no está en sus cabales? ¿Era así ya o se ha vuelto demente tras ponerse el perfume? Si le regalas este perfume a tu socia, se empezará a comportarse como una iluminada o poseída por el diablo? Qué miedo. ¿Con cuántas sustancias extrañas aderezan este perfume?

Caso 8. Terre d’Hermès. Un tipo en el desierto se va echando arena fina roja encima, ¿alguien normal se baña con tierra del desierto? De pronto cae un poco de agua, como si el desierto lloviera habitualmente! El individuo queda lleno de una especie de barro rojo por todo el cuerpo. Lo normal, si se encuentra en una situación parecida, es ponerse bajo la ducha un buen rato y quitarte la arena y el perfume.

Caso 9. King de Antonio Banderas. Se ve un hombre millonario viejo, un joven bobo y un trendy con pinta de pánfilo. La chica después del paseillo provocador se va con Antonio Banderas. Que la chica desaparezca con el Banderas, parece razonable, pero ¿por qué todos los demás hombres nos tenemos que poner King si al final las chicas prefieren el Banderas con o sin perfume?

Caso 10. Hugo Boss anuncia su producto para los "hombres de éxito". De hombres de éxito quedan muy pocos, si es que alguna vez hubo alguno. Y si ni alguno que se lo cree es que es más bien zoquete. Dado que no hay esta clase de hombre, creo sinceramente que es un anuncio fallido. Van a vender muy pocos. Si hicieran un anuncio de un perfume para hombres fracasados, somos una legión, el negocio estaría asegurado por los siglos de los siglos.

Os ahorro la legión de perfumes incluida los de una marca muy muy extraña que se llama "Cagolina Eguega"  para no aborrir. Se ve que si te pones perfume de estas marcas, se te olvida pagar impuestos y entonces hacienda te persigue. De hecho el único anuncio sensato para las fiestas es el del antiácido Almax.

Llegados a este punto creo que podríamos sacar algunas conclusiones. La primera es que esto de las colonias y los perfumes es muy peligroso, por lo tanto al final de cada anuncio habría que poner un aviso -como los medicamentos- que dijera esto: "Lea las instrucciones de este perfume y consulte a su psiquiatra".

La segunda conclusión es que los modelos masculinos de los anuncios nunca se afeitan, pero eso sí, se ponen perfumes. Saben que con o sin perfume no tienen nada que hacer y una vez se les acercan, las mujeres están pensando siempre en otros asuntos lo que hace que su autoestima esté por los suelos. Las empresas que hacen máquinas o utensilios para afeitar podrían apelar por publicidad engañosa.

Tercera. Las mujeres consiguen llegar al orgasmo con sólo el perfume, no necesitan los hombres para nada. De hecho mientras están con hombres están más pendientes de la cámara que de él.

Cuarta. Casi todas las chicas que salen en los anuncios son chicas guapas pero llenas de traumas, malos sueños y mala cara? ¿Todos los que diseñan los anuncios son misóginos? Conclusión provisional las únicas mujeres que ríen y son felices, son las que no se ponen perfume.

La próxima vez que pensemos en regalar un producto de cosmética podemos considerar que sea ecológico.

Sexta. No sabemos si los hombres y mujeres de los anuncios se esparcen por encima el perfume o la colonia o si en realidad se la beben. Y tampoco sabemos qué otros productos contienen que pueden enturbiar la razón de sus usuarios. Muchas de las caras que aparecen en la publicidad no son de gente normal, algunos parece que acaben de ver a John F. Kennedy vivo".

Sin duda, el negocio de la cosmética es suficiente pingüe como para producir este tipo de espots que llenan los medios de comunicación de las fechas de cada fin de año. Y estas reflexiones en tono jocoso del autor del post eran sólo un ejemplo. Hay muchos más perfumes…la mayor parte de ellos confeccionados con experimentación animal previa y componentes ambientalmente poco amigables.

El próximo anuncio de perfume que veas piensa que hay otra cosmética elaborada con esencias naturales, libres de experimentación animal y cuyos anuncios no son ni machistas, ni paranormales.

Articulo adaptado del original citado, elaborado por Jordi Serrano. Imagenes extraídas de la publicidad emitada de los casos comentados.

actualizado: 
29/01/2016