You are here

Relaciones beneficiosas





curvaSupTit.gif" border=0>

Relaciones beneficiosas

 
01212004_2bicis
01212004_tahine

Entre los tres nos organizamos...

Ricard y su tahine solar

 

Todos sabéis que en el mundo de las relaciones entre humanos la cosa tiene miga y altas dosis de emociones. En cambio, entre los humanos y las máquinas la cosa es más sencilla, quizás por que de momento las dominamos. Finalmente, entre los humanos y el sol, la relación puede llegar a niveles supremos, según se viva él vinculo.

Los que seguís el diario conocéis mi estrecha relación con una máquina verde, mi bici plegable Dahon, con la que llevo ya 25 kilómetros sobre asfalto urbano. Cada día vamos asentando nuestro idilio, hemos entrado juntos en varias tiendas, un restaurante y asistido a una conferencia. Hemos viajado en metro y autobús. Cada día subimos y bajamos juntos 100 peldaños, ella siempre en bandolera sobre mi hombro. Le voy regalando detalles, eso sí, de utilidad práctica. Le he instalado un sistema de iluminación con luces LED en la rueda trasera que funciona por campos magnéticos, cada giro de la rueda genera un destello, algo así como luz generada con energía humana. Para que no pase desapercibida nuestra relación, una bocina manual de aire va dejando nota de nuestro paso, sobre todo cuando la calle está invadida por paseantes. Sin embargo, creo que esta convivencia entre peatón y bici puede ser feliz y beneficiosa.

Hoy he recibido una bronca inesperada. Un taxista desde su máquina y con el brazo amenazante saliendo por la ventanilla me grita. Sólo son las 8 de la mañana y me increpa que mi carril va por la cera. Perplejo intenté entender que ocurría, porque desde mi perspectiva no veía nada anormal. Barcelona cuenta con más de 130 km de carril bici y más de 200.000 bicicletas, de las cuales un 15% se utilizan en días laborables, unos 30.000 usuarios y va en aumento. El carril bici es un espacio de desplazamiento más seguro que andar entre coches ruidosos y prepotentes. El taxista se ha tomado la norma recomendada al pie de la letra, yo perplejo creo que no había ningún motivo para avisarme a gritos. Sé perfectamente la utilidad del carril bici que va por las aceras compartiendo el espacio del caminante, pero reclamo el uso del asfalto como derecho bicicletero, asumiendo el riesgo y empeñado en compartir con este espacio del todopoderoso de la movilidad humana.

Debo deciros que mantengo relaciones con otra bicicleta. Ella fue la primera en BCN. Ahora ha sido desplazada por la práctica y hermosa Dahon. La utilizo cuando tengo que ir a lugares donde no puedo entrar con cacharros. Fue comprada de segunda mano de forma legal y me fue entregada como mi vehículo oficial laboral. Hemos compartido cientos de kilómetros y trasiegos, nuestra relación ha sido intensa y por mi parte seguiré cuidándola y usándola. Ahora, sin remedio tiene que compartir su servicio con la nueva.  En fin, creo que entre los tres nos organizamos, como debe de ser... algo parecido dice una canción.

Ricard es un ingeniero que colabora con nuestra organización y lleva días seducido con otra máquina que tenemos en la terraza. Hoy se ha propuesto preparar un tahine con la cocina solar parabólica KSol 14, la central energético solar más fascinante con la que nos hemos topao y con la que mantenemos muy estrechas relaciones. Le ha faltado un poco de potencia solar, el recipiente no tiene las condiciones ideales y en invierno en BCN también se nota que el astro rey está perezoso. Su trayectoria más baja y esas nubecillas que casi siempre están, no han impedido, sin embargo, que se disfrute de tan suculento manjar de la gastronomía marroquí. Una armoniosa relación entre el ingenio humano y la central energética limpia y bondadosa que no cerrará, por lo menos, en los próximos 6000 millones de años. Si queréis saber más sobre el ecológico y sabroso arte de la nueva cocina, aquí un librillo y que os aproveche.

He leído en la prensa sobre el año nuevo chino y de como los aeropuertos están colapsados por la enorme cantidad de viajeros que van y vienen, desde dentro y fuera del enorme país. Cada vez más globalizados, cada vez más lejos unos de los otros, cada vez más energía para movernos, cada día más incertidumbre. Las relaciones entre las personas siempre en continua transformación. En Bombay, los de otro mundo es posible, debaten, dialogan, trabajan por la paz y la justicia social. Todavía hay esperanza.


¿Porqué éste diario?

actualizado: 
21/01/2004