You are here

Semana solar en Granada





Semana solar en Granada
##fechadiario##



1. Un símbolo inequívoco de la Granada más moderna
2. El Parque de las Ciencias te espera en el Encuentro Solar con tapeo solar incluido

Acaba junio y llego por cuestiones laborales, a la ciudad que tiene por nombre el de una de las frutas más fascinantes de las que gusto disfrutarme. Antes de Granada se llamó por parte de los íberos Ihverir, y cuando llegaron los romanos la llamaron Iliberis, y en latín tuvo nombre fértil, Florentia. Elvira es como la llamaron los musulmanes. Y en el siglo XI, los zíries acabaron por denominarla Medina Garnata, en honor a la sabrosona fruta que abundaba por la región.

Un primer vistazo a la ciudad me ha dejao la impresión de una gran extensión  poblada ocupando cada vez más la plana fértil, más de lo esperado. Desde el cochecillo cargado hasta la bandera viento en morro a medio gas por la circunvalación, Sierra Nevada impone, lo más alto mira desde sus redondeos a la ciudad milenaria. En ella, la joya de la corona, la Alhambra despunta por el franco este y una torre como con una barcaza en su parte alta, me indica que ya estoy llegando al Parque de las Ciencias.

Me he instalao en un piso de estudiantes, por economía y por poca huella ecológica, ya que en cada habitación, por los menos nos ubicamos un humano con sus cosillas, se comparten los gastos generales y es un lujo para la convivencia ser recibido por un colectivo variopinto y diverso en geografías de origen.
Están todos con los exámenes liaos, y lo cierto es que para uno que ha estudiao bastante menos de lo necesario, es grato compartir las inquietudes y las vivencias con compañeros de especie a los que casi doblo por edad.

Hace calor, creo que más de lo que toca. El año pasado, el 7 de agosto cayeron sobre la afrutada city 41,8º, una de las máximas medidas en mucho tiempo. Yo estos días, con mi inseparable bicicleta haciendo recaos y traslados me he dao cuenta de que somos una especie que lo único que hacemos con el clima es calentarlo sin parar. Con mas de 30 grados encima, circular por una ciudad saturada en tramos por la máquina explosiva automóvil que no para se sumar calor aparte de CO2 saliendo de vomitosos tubos de escape, hay que añadirle y a saco el calor que cuesta que ahora ya casi todos los potes con cuatro ruedas permitan ir pasando frío en su interior gracias a tirar calor fuera, que no es otra cosa que más consumo de petróleo y que no es más que más contribución a un cambio climático que a esta paso quién se atreve a pensar que igual no nos achicharra.

En fin, cada kilómetro que hago con la bici me siento mejor, más contento, más a gusto con mis principios y más ágil. Pero bueno, vamos al grano granadino, lo que te cuento es que la oficina donde trabajo me ha mandao a Granada para hacer tareas relacionadas precisamente con los servicios energéticos que brinda ese mismo sol que cada vez pega más caña a todo lo vivo que pulula por la perpendicular de sus rayos. Y es que una semana solar que me espera a mi, a mis colegas, y a muchos que no conocemos, o a ti si te sumas.  

Si venir a Granada vale un viaje, mejor en transporte público o coche compartido conducido claro está, de la forma más eficiente posible, venir a la Solar Conference y al Encuentro Solar 2006, también puede valer otro y remato la cuenta con el viaje que hay que sumar por si solo, la visita a uno de los espacios de cultura y ciencia más fascinantes que un menda ha pisao, el Parque de las Ciencias de Granada. Bien, pues la semana del 12 al 16 de julio, que está al caer, me tiene aquí de avanzadilla…, pero para ti, si no tienes toda la semana pues piensa en las posibilidades de un fin de semana inolvidable.



¿Por qué este diario?