You are here

Siete meses con la bici (II)





curvaSupTit.gif" border=0>

Siete meses con la bici (II)

 
08032004_siete3
08032004_siete4

1. Con mis bolsas biciurbanas
2. El tripode para apredices de bicimecanico 



 


 


Un pulpo elástico puedes no creer lo que llega a rendir hasta que te pones a coger cosas sobre el mini portabultos que lleva, esta, digamos mini bici. Con la Dahon, aunque pequeñita, he trasladado hasta una estantería desmontada. En aquella ocasión tuve que hacer no buenos equilibrios. No hace mucho he incorporado un pulpo regulable con cierre rápido y es que como ves tengo a mi bici a la última. Si lamento algo es no poder usarla en el transporte de carga con el carrito, pues este está diseñado para bicis normales. Así que los bicitransportes los hago en le viejecita.. Pero no sucumbo.. Y esto es un anticipo. Ando detrás de un innovador carrito de compras para bici que utiliza un amigo y que tengo que probar. Ya voy preparando la inversión, aunque hay dudas de sí se podrá acoplar a la Dahon con facilidad.
La cesta para manillar que me pillé en su día, con un sistema de agarre seguro y rápido me demuestra lo que la ingeniería es capaz de hacer para generar comodidad y eficacia. La he usado decenas de veces, hace más manejable el transporte de pequeñas cargas y se ha convertido en un accesorio de uso casi diario.

He ahorrado un montón de viajes en transporte público, principalmente en metro y ojo al dato, si los cuento con detalle quizás puedan ser unos 60 que a 0,60 céntimos de euro dan 36 euros, una novena parte de lo que me costo la bici. O sea que además de todas las ventajas ambientales, saludables y emocionales que brinda la máquina, la amortizo, más o menos, en menos de 5 añitos.

Tengo la suerte de ser un rotorizado del proyecto BCN+B con Rotor, con lo que 500 km desde finales de marzo hasta ahora me los he pedaleado con menos esfuerzo utilizando esta excepcional y genial tecnología, made in Spain. Y mis posaderas llevan los mismos km disfrutando del sillín Duopower, donde desde que me siento apoyándome en los ísquiones, ya no hay sillín que me toque los cojones. El Duopower por cierto es made in Barcelona. Vamos que con ambos inventos mi bici ya roza lo insuperable.
Es realmente un placer tener la oportunidad de experimentar tecnologías y mejoras para la salud. En la bici puede parecer que no haga falta por ser ella ya saludable, pero cuando eres un verdadero amante te das cuenta que nada es  insuficiente cuando de salud se trata.

Muchas cosas han cambiado en mi relación con la máquina verde, desde que soy usuario cotidiano. Conversaciones, sentimientos y acciones se encaminan hacia las dos ruedas con pedales. Soy miembro de Amics de la Bici, colectivo reivindicador y disfrutón de la bici urbana. Con ellos he asistido a charlas sobre la bici, he conocido tiendas y mecánicos de casi culto, también artistas que han hecho de la bici, creación positiva y amena. He colaborado en acciones de concienciación y promoción de la bici, animando ideas geniales de amigos geniales para darle a la bici lo mejor, e incluso ahora si tengo que hacer un regalo y el agraciado no sabe todavía moverse en bici, le regalo un curso de iniciación para adultos de los que coordina el BACC.
La ultima adquisición ha sido un maletín de bici que pillé porqué estaba de oferta y pensando que será de utilidad para transportar con comodidad lo necesario para trajines urbanos. Tiene un ingenioso reflector de hilo luminoso, que de momento me sirve para vacilar de modelito de bicibolso último grito.

Y mira lo que sucede en los entornos biciurbanos que tengo un buen amigo al que le regalan un trípode para reparaciones en altura para la bici y  tiene a bien compartirlo con los que siempre hemos querido tener uno y aspiramos a doctorarnos en mecánica verde.

Y en mis planes de futuro y aunque mis acciones se dirijan hacia la frugalidad, mira lo que son las cosas, que si decido invertir lo haré en placeres rodados. Y si se da el caso, aspiro a una bici de montaña, otra de cicloturismo que seria con toda seguridad reclinada, y una Fetama de las que montan en Espaibici, que solo con verla es como sentir el pedaleo virtual más cómodo de lo posibles. He anunciado la intención de adquirir el carrito de la compra para bicicletas, que ya anda gestándose e incluso he llegado a pensar en buscarme una excusa para disponer también de una bici de transporte de mercancías, ejemplarizante y de una utilidad manifiesta, ya llegará el momento. Sigo con mi interés de hacerme mecánico de bicicletas. De momento llevo dos reparaciones de pinchazo y algunos ajustes finos de cambio y frenos de los que he salido airoso. Pero sobre todo, y en lo que más quiero invertir es el dedicar tiempo y trabajo para que la bicicleta sea mucho más digna y presente que el automóvil fósil y mal usado en la ciudad robada a las personas, paseantes y ciclistas, limpias, solidarias, apacibles...

Ponerle belleza mecánica, alegría, acción y entusiasmo a lo que considero importante para  un mundo que me gustaría que fuese sostenible, he comprobado que no es tan difícil. Llevo siete meses y creo que me queda todavía todo lo que me toque vivir, para apoyar de una forma u otra esa máquina de mi casi devoción. Con la bicicleta todo son ventajas al sentirse participe de una revolución en la movilidad humana, que salta ya de lo romántico y pasa a la más loable de la actualidad. La bici sirve además para entender muchas cosas relevantes, llegar antes a los sitios y apoyar una tecnología histórica con un futuro prometedor y de lo más saludable.


¿Porqué éste diario?