You are here

Sorpresas en Madrid





curvaSupTit.gif" border=0>

Sorpresas en Madrid

 
02252004_busgas
02252004_air

Un bus que dice la verdad

Descubrimiento del día: volar sin pilas

 

Andar por Madrid entre el tráfico apabullante es ya de por si cansado. Si además llueve, entonces, es simplemente extenuante. Día gris en Madrid pero saleroso por que voy a participar en ecoauditar a una entidad que se ha interesado por ahorrar energía y minimizar su impacto ambiental. Para ello, contábamos con diversos aparatos de medición tanto para el consumo de energía, del agua, del electromagnetismo, del ruido, etc. Lo interesante ha sido la implicación de los responsables de la oficina que han facilitado el trabajo. Fruto de esta intervención se generará una recetilla ambiental que el interesado podrá aplicar en la medida de sus posibilidades.

Saliendo hemos sin querer participado en otra intervención ambiental en este caso en la sede de una entidad ecologista donde han descubierto el poder de reducción de los aparatos como Airval. Fascinados han quedado y nosotros porque sin pensarlo hemos convertido una simple visita de cortesía en una acción radical en los lavabos de la misma.

Un deseo me invadía desde la llegada por la mañana con el mejor transporte y más ecológico el tren hotel o Talgo nocturno Madrid-Barcelona, que ya he comentado en otras ocasiones. El deseo era conseguir una copia del DVD de El Reverendo Billy en una tienda única cerca de la plaza de España. Para ello, y aunque bajo una lluvia impertinente nos hemos acercado a Ocho y Medio. La tienda llena de libros sobre el cine me ha impactado. Debo reconocer que no soy muy cinéfilo y esto de entrar en una catedral de la cultura fílmica como que sorprende. En todo caso, un espacio lleno de fantasía y amabilidad también.

Misión cumplida, con el DVD en la mochilla ya sólo quedaba regresar a la estación del tren para retomar el talgo-hotel rodante. Frente a una parada el bus me ha sorprendido el mensaje del mismo: Este autobús se mueve con gas natural. Sorprendido por que en la cosmopólita Barcelona estos mismos buses con gas natural tienen la desfachatez de publicitarlos como Soy ecológico, viajo con gas natural. Menuda perversión la de la autoridad del transporte de Barna. Felicito que la capital sea honesta y no ponga por ecológico lo que sin duda es una mejora para reducir la contaminación, pero no por ello contaminante y generadora de efecto invernadero.

El verdadero transporte ecológico es el que se mueve con energías renovables. Este lo hemos hallado en forma de juguete en una tienda de modelismo dentro del recinto de Chamartín. Buscaba hacía tiempo si estos juguetes realmente emocionantes que había comentado en mi viaje a Nueva York impulsados por aire comprimido podían estar en este país. Pues mira por donde en una visita casi inocente allí estaban los helicopteros voladores. En fin, a reposar toca en la cama mecida por el traqueteo sonmoliento del mejor transporte entre capitales. 


¿Porqué éste diario?

actualizado: 
25/02/2004