You are here

Un –CO2 de escala humana





Un –CO2 de escala humana ##fechadiario##



1. El -CO2 a vista de pájaro desde el balcón de un buen vencino
2. Las gentes del -CO2 a vistas también de pájaro, después de la faena bien hecha

En plena campaña Jo Sóc la Solució / Yo Soy la Solución impulsada por la laica entidad de la Fundación Tierra, tuvieron a bien convocar a gentes que caminan por la ciudad, a los que se mueven en la máquina verde y a los que utilizan el transporte con menos CO2, para que entre todos y a vista de pájaro se enteraran hasta en el cielo que un grito silencioso a favor de una sociedad más cuerda con el entorno del que disfruta. Además sirvió para disponer de otro gesto para colocar en el  fabuloso mosaico de la campaña, por cierto, anímate y coloca los tuyos.

El menos lo formaron los cuatro triciclos NIHOLA de la campaña, la C las bicicletas de los Ciclistas, el 0 los humanos que precisan de Oxígeno para poder tirar pa lante y el 2 se montó con unas cartulinas de colores.

Lo cierto es que no se tuvo mucho éxito en la convocatoria, pero fuimos los suficientes para que en un rato montáramos nuestra silenciosa performance, nos uniéramos de manos para formar parte de la solución desde nuestros actos cotidianos con los cuales nos esforzamos por reducir emisiones de dióxido de carbono. Es fácil hacerlo, es reducir todo producto que es fruto de la quema de combustibles fósiles, ya sea derivados del petróleo, el gas natural o el carbón. Es decir, en movilidad menos coche y más transporte público, en la ciudad más bici que incluso transporte público (para que vayan más cómodos los usuarios habituales), de volar barato y para hacer el chorra, nada de nada. Cuando le das al interruptor para verte o ver, para secarte o afeitarte, o cuando conectas electrodomésticos, mejor menos consumo eléctrico que es igual a menos emisiones en la central eléctrica de carbón, de gas o de uranio (el de las bombas). Ojo con lo que comes, no es lo mismo una manzana de Argentina (12.000 km) que una de Lleida (150 km). Ojo también con lo que consumes, mejor que los embalajes no existan o sean los mínimos. Stop a las bolsas de plástico de usar y tirar. En fin, no te abrumes, seguro que ya haces hasta más.

Bueno, todo esto para que te animes tu también a decir –CO2 por todos los medios posibles, pero eso sí, decirlo después de hacerlo, claro. Unos veinte ciudadanos de Barcelona, hace unos días se retrataron por ello. Un buen vecino del piso más alto posible a la vista, un día soleado (el cambio climático no engaña) y un ambiente distendido dio como fruto una imagen y visualizó el compromiso del activismo de los asistentes.

Gracias solares sin CO2 y que la suerte nos acompañe, además del combate activo personal e intransferible.


¿Por qué este diario?