You are here

Un día en el CIELO





curvaSupTit.gif" border="0">

Un día en el CIELO

05222006 flor Girona
05222006 distribuidor granel
05222006 maquina embolsado

05222006 CEL bar
05222006 depuradora biologica
05222006 CEL charlas

1. Quiero a Gaia, si, no, si, no...
2. Al rico y sostenible granel
3. Embolsando salud
4. Zumos, cafés, infusiones bio
5. Una depuradora biológica de muestra en el CEL
6. Una charla para tenderos en el "Cielo"


En Girona se respira todo lo bueno que tienen las ciudades completas y de moderado volumen. Visitar el casco antiguo de la ciudad es un regalo para navegantes ávidos del encuentro con señas de los tiempos lejanos, por eso hoy he disfrutado de una parte de esa ciudad cuando iba camino del cielo. Y no te digo na si coindice la visita, como me ha ocurrido a mi, con esa espléndida idea expositiva llamada Temps de Flors (Tiempo de Flores). Aunque era el último día, he disfrutao un rato de los regalos de la exposición de flores, monumentos, patios y jardines que desde hace 51 ediciones, se celebra en la ciudad. Y es seña de identidad total, y no menos cuando las zonas mejor conservadas de la antigua Girona se llenan de primaverales aromas, colores y sensaciones.
Después del orgasmillo cultural disfrutón matinal, o sea, la visita con vistas, he iniciado el camino más recto en mi particular ruta al cielo. Por cierto, si te apetece puedes también viajar rápido al destino que me he disfrutado, mira aquí.

Primera parada camino del cielo. En la tienda modelo de BioSpirit, dedicada a la venta de viandas y productos saludables. El objetivo de la visita ha sido observar, conocer, y utilizar (hemos comprado 100 gramos de lentejas rojas), un innovador sistema de recipientes diseñados para la venta a granel de cereales y frutos. He flipao con las calidades de diseño, todo el su sitio, todo útil y práctico, todo pensado para que si quieres puedas evitar un montón del consumo de bolsas y envases si reutilizas los que ya tienes. Además, como trabajas por lo que te interesa, ahorras algo en la compra, ya que lo embolsado lo ha sido con trabajo y energía, y claro, hay que pagarlo. Por si es de tu interés conocer más del sistema, mira el web de la empresa fabricante aquí.

La siguiente parada camino del cielo la he hecho en los almacenes de BioSpirit, que distan a unos 4 km de la ciudad. BioSpirit se ha convertido en el mayor distribuidor de viandas procedentes de la agricultura sin venenos, y ahora después de 13 años de kurro del bueno, siguen consolidando sus ecolabores. Alimentos y elaborados diversos, donde no falta nada y envasados en los volúmenes de consumo más habituales: cereales, semillas,  legumbres, etc. Los productos para la higiene y la limpieza sin riesgos de exposición a químicos chungos es completa e innovadora. Aceites y caldos de uva de las cercanías, los pioneros y super ecovalorados de Albet i Noia son novedad para ellos. La gran oferta de productos BioSpirit no es difícil encontrarla en tiendas de alimentación saludable, los cuales se distinguen en seguida por una etiqueta luminosa que irradía confianza. Hoy, en la bianual jornada de puertas abiertas, han presentado, aparte de las instalaciones de los almacenes y su distribución, un innovador carrusel  automatizado para los pedidos de pocas unidades y unas máquinas de envasar que hacen casi todo y velozmente.           

En ruta y a no más de 15 km de los almacenes, he llegado al CEL, que es traducido del catalá, CIELO, y que aquí lo que significada es Centro Ecológico Llemena, ecofinca donde las gentes de Luz de Vida, empresa madre de las tres iniciativas aquí comentadas, han creado desde la aplicación de criterios sostenibles y los conceptos de la permacultura un lugar especial abierto al público para pasar unos días de vacaciones, relax, cursos..
Eso sí, en un entorno como dicen ellos y que yo confirmo, tranquilo y energético, cuyos únicos sonidos pueden ser el fluir del agua, el canto de las aves y el susurro del viento circulando entre las hojas de los árboles. Pues bien, ponle a este escenario una muestra activa de una gran parte de los productos que comercializa BioSpirit, con cata de los mismos y de las novedades recientes. Únele también el compartir diálogos entre gentes del comercio ecológico, con paseo incluido por el entorno de la masía del siglo XII rehabilitada, o una exposición de soluciones ecológicas. Entre toda la oferta he podido conocer una depuradora biológica de la empresa Asepma, que se dedican al arte de tratar el agua con el máximo respeto y valor. Y no podía faltar una cocina solar parabólica Ksol, que desde hace unos años se aprovecha para conectar la jornada de puertas abiertas en un lugar como que muy parecido a lo que podría ser el cielo placentero. Entorno a esa máquina verde siempre que puedo me suelo quedar, sintiendo como un viaje cósmico fascinante y ultrarrápido de fotones que hoy salían del sol 8 minutos antes de llegar al CEL. Una vez recibida la limpia energía por el parabol y que hoy ha servido para hornear unas patatas deliciosas, me estimula siempre a pensar que hacer las cosas que hacemos son parte de la esencia inevitable de una especie que ha decidido no parar, pero que cuando se hacen esas cosas de forma respetuosa y amorosa, o por lo menos, lo mejor que sabemos, con lo vivo y los flujos de la biosfera, siempre se ayuda a construir el mejor mundo soñado.

Gracias gentes de BioSipirit por vuestro buen comerciar ofreciendo salud para los humanos, por ende a las demás especies y para la Tierra, que como que respira y se mueve es muy parecida a nosotros.



¿Por qué este diario?