You are here

Un perro que se ahoga

Desde hace un tiempo tengo de vecino a un bulldog inglés. Me ha llamado la atención que su dueño tenga trabajos para sacarlo del piso y que además jadeara con unos pocos movimientos. Así que inicié una investigación para comprender algo que, aún sabiendo que es una raza tranquila, quizás lo parecía demasiado. Uno veía al perro al salir de casa claramente sufriendo. Así que pregunté a expertos sobre el tema. Y aunque nadie quiere poner el "cascabel" al tema, ahí va lo que he averiguado.

El majestuoso porte de esta raza de perro esconde una deficiencia fisiológica fatal para su felicidad.

El Bulldog inglés es una raza canina inicialmente prevista como perro de pelea. Pero recientemente, la cría de esta raza se ha volcado en potenciar que sea un perro  muy tolerante y paciente para que se adapte perfectamente a los pisos y que con paseos muy cortos tenga suficiente. Se vende pues por su lealtad. Lo que no explican es que en los últimos años la selección de esta raza ha primado que sea un perro “tranquilo”.

Las selecciones más recientes y que son las que se venden actualmente como “raza pura” han creado una deficiente capacidad pulmonar genética, más acentuada que hasta ahora. Esta es la razón de fondo de que no le guste para nada salir de paseo como a la mayoría de los perros.

Esta dificultad respiratoria también provoca que huela mucho ya que con poco ejercicio suda exageradamente. Su inactividad o “la tranquilidad” por lo que se vende tiene pues una base fisiológica que perjudica al animal. En realidad esta raza ha sido seleccionada genéticamente recientemente con criterios de diseño “urbanita” y no se prima para nada su “vitalidad”. Cuesta de imaginar que de un perro de pelea se haya llegado a un animal claramente indolente.

Un animal que advierten que puede sufrir golpes de calor muy fácilmente lo dice todo. Lamentablemente, es un buen ejemplo de que más allá de lo cariñosos que puedan ser, como la mayor parte de los perros, esta raza no debería haber sido modificada genéticamente para que sufra fisiológicamente. Es una lástima que sus dueños no sean conscientes de esto. Cualquier perro tiene derechos como animal. Pero los criadores y la selección genética debería igualmente tener un poco de ética antes de engendrar una raza con deficiencias fisiológicas congénitas y ponerla en el mercado por razones estéticas.

actualizado: 
15/04/2015