You are here

Viaje épico a Madrid con bicitortazo incluido (I)





Viaje épico a Madrid con bicitortazo incluído (I) ##fechadiario##
El seminario de la huella, oleee.
El mundo de la ecohuella.
Precaución amigo biciconductor, el asfalto es peligrosoooooo...
Klickfix en buen sitio y elegante NO OIL.
El reelight que ilumnina para que me vean de noche.


Otra vez en el Estrella de RENFE que une BCN con Madrid como puede y le deja el chapuzeo que rodea al pájaro mas veloz de todos los trenes por llegar a la ciudad. Por cierto, interesante editorial Terra, aquí.

Para mi ha sido un viaje estrellado, y te cuento. Ya se dejó constancia aquí de la protesta ciudadana elevada hasta el presidente de la Generalitat y el de RENFE por la supresión del tren TALGO divino superior que compartía con el Estrella ese viaje romántico práctico con poco impacto entre las dos ciudades futboleras. Bien, el miércoles antes del domingo, día del viaje, ya no había literas y me tuve que pillar una butaca preferente. Suplicando una vez en el tren al interventor para que me colocara en una litera de esas que por llegar tarde o cambios en la vida algún viajero deja vacante, me dice que me siente y relaje, 40 japoneses se han zanpao más de la mitad de las plazas, y como son tan organizaos, igual las tenían reservadas hacía un año, en fin, de litera ni hablar. Me he acordao del TALGO y de la madre que parió al que tomó la decisión de suprimirlo, a no ser que fuese que nos invadiera turísticamente Japón o China, si ahora estuviese activo el servicio, por lo visto deficitario en plazas, igual mis huesillos hubiesen llegao en  mejor estado al destino. Me costó dormir, 3 africanos súper amables y 2 europeos paisanos, ninguno roncador, menos mal, nos la hemos apañao, por cierto, con aroma a quesos algo intenso, para pasar la noche en el estrella abarrotao. Otra cosa es como he llegao a Chamartín, pero en fin, he llegao. Los cuatro rascacielos cipoteros ya están con la bandera puesta, obra emblemática de ciudad metrópoli, es lo primero que se ve nada más bajar y frotarse los ojillos perezosos. Despliegue de bici, ajuste del pantalón y a comenzar la jornada.

Cometo un pecaíllo de vez en cuando y es que como el servicio de tren me deja a las 7,30 de la mañana en la estación, un zumillo de naranja y al rato unos churros me llegan hasta a inspirar.  Por cierto, si te apuntas a viajar en el Estrella de la noche, mucha atención, saca el billete con antelación, todo lo posible, sobre todo si es la noche del domingo la elegida para ir o venir. Por cierto, y por la cercanía, aquí enlace a otro viaje épico a Madrid.

Mis objetivos hoy eran irme a la hora de mercao a ver el primer ecomercao de la city, un apartado en el histórico de las Ventas, que dicen que está bien, pero no he llegao, y es que llegar estrellao no me ha dejao con ganas.

Por laboreos culturales me encomendaron apuntarme a la jornada de presentación del informe preliminar de La huella ecológica en España, joer, organizado por la Fundación Biodiversidad, una rama del Ministerio de Medio Ambiente. Que un gobierno europeo abandere ese indicador tan noble que mide a la perfección, demasiada y justa, el impacto de cada uno de nosotros, humanos, estemos donde nos toque estar, nos pareció tan meritorio que alguno tenía que allí estar. Privilegios los míos, me tocó, y con mi bici plegada en bolsa, tres funcionarios tuvieron que intervenir para poder entrarla a un almacenillo, una vez verificado que la bolsa era inofensiva.

Más de 200 humanos ocupamos el salón de actos de la sede del ministerio más sensible con la vida, y durante toda la jornada se presentaron entorno al indicador huella ecológica, experiencias y sentires que remataban las primeras conclusiones que el ministerio ha recibido. Cuando la huella ecológica que nos toca por equidad entre humanos no llega a las 2 hectáreas de biocapacidad de terreno productivo para sacarle lo que consumimos y meterle todos nuestros residuos, resulta que los que aquí vivimos tiramos con una media de 6 hectáreas, es decir, que otros nunca podrán tener acceso porque nosotros ya lo tenemos pillado. Creo que comienzo una etapa políticamente comprometida, ya que la huella ecológica no tiene competencia moral para situarnos en el mundo donde vivimos e informarnos de cómo, moral, ética y socialmente lo administramos. Se han presentado escenarios de previsión, es decir, llegar a reducir en el 2020 la huella de los habitantes de este país, el catalogado con optimista lo sitúa en 5 hectáreas por persona, muchos de los asistentes hasta se han reído porque desde ya lo creen imposible, yo en cambio lo encuentro excesivo, seguiré robando a otros miembros de mi especie el bienestar y no te digo nada a los miembros de las otras especies.

Bien, si el tema te interesa, apunta pistas:
-A partir del 29 de octubre, todas las presentaciones y el informe estarán disponibles en el web de la Fundación Biodiversidad.
-Puedes ojearte el libro Simplicidad Radical, manual para valientes que desde ya y en el 2020 no quieran seguir participando en un mundo lleno de perdedores.
-Calcúlate tu ecohuella y conoce con detalle el concepto
-Mírate como es el mundo ahora y en un especial mapa, cuando la huella ecologica infla o desinfla los países.

A la salida de la jornada me desplego la bici, inicio bajada elegante por la Castellana rumbo al autobús que me lleva a un lugar amado pensando en como el líder de la derecha se mea encima de 4000 humanos de la ciencia del cambio climático, pero el mal sentir se trunca cuando me da por revisar la bolsa delantera, algo cargada, y atención usuarios de bici plegable con rueda pequeña, no jugar en marcha porque por física su estabilidad no es tanta, y una madrileña con su coche y yo con mi bici nos encontramos al rato con el Samur mirando el chichón sobre la ceja, los rasguños con asfalto y el calmante para la conductora. El ostión fue importante para mí, con casco quizás no hubiese sido tanto, (ahora estoy pensado en habituarme a él), me despido de los agentes, de la conductora que continúa diciendo que no la denuncie y a los del Samur, que se van a por otro lado. La bici bien y yo tocaíllo llegamos al bus que me lleva a la sierra, el chichón canta que no veas y el hielo suministrado ya no es tal.

Me bajo del bus en medio de la noche, conecto el frontal MYO y al subir la tija plegada del manillar me pego un pellizco de los que duelen, rápido me pongo a pedalear con sumo cuidado, bien iluminado con el frontal y los innovadores Reelights, que están a punto de llegar al mercado, llego a Agritectura, (si quieres conocer el lugar, ahora esta en fase de calma familiar, pero tan hermoso como siempre) me reciben los colegas, flipan con el chichón y enseguida sacan la bolitas homeopáticas de árnica y una crema milagrosa. En el saco de dormir reflexiono sobre lo importante que es en la vida estar atento a todas las cosas, concentrarse en el momento presente, cuidar las fragilidades y caminar sin prisa pero sin pausa hacia el incierto emocionante destino. Y también lo interesante que será a partir de ahora llevar mi bolsa DeMano cogida en la tija del sillin con un fenomenal soporte Klickfix...para rodar más estabilizao por la vida.


¿Por qué este diario?