You are here

Votar y SOS para Collserola





curvaSupTit.gif" border=0>

Votar y SOS para Collserola

 
06132004_sos1

 

06132004_sos3
06132004_sos3
06132004_sos4
06132004_sos5
06132004_sos6
06132004_sos7

1. El paisano de la CSE
2. No a la alta tensión
3. La bicilavadora de Can Masdeu
4. Familia de hortelanos urbanos
5. Espacio abierto a todos y todas
6. SOS por Collserola
7. Mascarón de Paz



 


 


He ido a votar, temprano y con ganas. Más allá de los Pirineos el juego político es serio y por lo menos me quedo tranquilo con mi aportación. Tendré motivos para analizar aconteceres venideros. No han cerrado todavía los colegios y escucho que menos del 50% de la gente ha echado su papeleta en la urna. Sobre lo que ocurra a partir de ahora, simbólicamente el otro 50% debería callar.

Pero donde también he depositado mi opinión con más alegría si cabe, ha sido en la Consulta Social Europea. He contestado a las preguntas de la consulta en un tenderete instalado en la puerta del metro. Me parece importante que también podamos opinar sobre lo que nos gustaría que fuese Europa en temas militares, sociales, energéticos... Las preguntas con un si o un no, se leen rápido y se contestan sin pensarlo mucho; la evidencia gana. Vamos, que no será por votar y opinar. En esto, hoy ha sido un día completo para mi.

Aqui y para los interesados, capturo textos que explican este proceso.
La Consulta Social 13.06.04 es una consulta popular (referendum ciudadano) organizada desde la sociedad civil y los movimientos sociales para conocer la opinión de la ciudadanía sobre cuestiones importantes que afectan a nuestras vidas y que nos ocupan y preocupan tanto a los movimientos sociales (mal llamados antiglobalización) como a todas aquellas personas que a título individual han participado en las grandes manifestaciones de estos últimos años.
La Consulta Social 13.06.04 se realiza el 13 de junio de 2004. Se hace coincidir con las elecciones al Parlamento europeo para facilitar la participación de muchas personas y para hacer más visibles y evidentes las enormes deficiencias del sistema de democracia representativa que impera actualmente, utilizando sus mismas herramientas (la urna y el voto) pero con formas y finalidades mucho más democráticas y participativas.

La Consulta Social 13.06.04 forma parte del proceso Consulta Social Europea (CSE). El proceso CSE es un proceso de transformación social colectivo y personal, amplio, continuado y a largo plazo, en el que participamos personas de muy diversos lugares y lo hacemos día a día y de forma cotidiana según nuestra disponibilidad y nuestras posibilidades. A través de la Consulta Social 13.06.04 queremos hacer visible dicho proceso y contactar con más personas que puedan estar interesadas en participar en él.

Al final de la tarde me entero que muchas mesas han sido cerradas por las fuerzas del orden, acatando una orden oficial. No entiendo porque pasa esto, ¿es grave para la salud del sistema que una parte de la ciudadanía exprese libremente su parecer?. Debe serlo, cuando sólo menos de la mitad, según parece, han ido a votar.

Como es domingo y ya he comulgado con la democracia, he decidido irme de excursión urbana, en bici, por descontado, al distrito de Nou Barris. El motivo, un paquete de acciones sociales bajo el lema: Defensem Collserola. La primera parada ha sido para ver como gentes del barrio realizaban una pintada enorme en un muro del centro de transformación de alta a media tensión, al ladito de un curioso Ateneu. Digo curioso por lo pintado y olores a zona de activismo que se sienten. No a la alta tensión es el lema, y padres e hijos, más activistas dale que dale a la brocha.
Hago unos retratos y marcho para la siguiente parada: Castillo de Torre Baro. La subidita se las trae, y he acompañado a la bici un buen rato a su vera. El agua de una fuente recuperada por los vecinos, donde uno de ellos andaba regando a cubos el jardincillo, me ha aliviado la sed. Y aunque no era potable según el cartel, a mí me ha sentao a gloria bendita.

Mientras, gentes del colectivo anti líneas de alta tensión, que van de una lado para otro por la zona y en abundancia, colgaban la pancarta sobre la fachada de lo que queda del castillo. Unas vistas impresionantes de la ciudad a mis pies me han cautivado más que el motivo de la concentración. He visto el bicho por el que deambulo cada día y he afinado mi visión para ser más consciente. Peinando todos los puntos destacados y conocidos he intentado hacerme un mapa mental multidimensional. No es la primera vez que estoy aquí, pero si es la ocasión en la que más atención he prestado a los detalles de la panorámica.

Mas de 1,5 millones de humanos tenemos aquí nuestro cobijo, y en el recibimos energía y recursos a raudales, y excretamos residuos y emisiones en proporción. Barcelona no es México, pero es muy grande para ser ahora algo bello y sostenible. Como todas las grandes ciudades, la carga humana es enorme y de muchos su sabiduría un gozo. Para mí es un espacio de activismo excepcional para ayudar a construir un futuro hermoso y justo. Veremos.

Entre las dos grandes torres gemelas que tiene la ciudad, oteo como un montón de barcos navegan retornando de la zona del cacareado Forum rumbo al puerto. He leído y casi visto un llamado lazo de velas por la Paz, donde los grandes barcos a la cabeza, enormes veleros de guerra y sangre, son ahora escuelas para los guerreros marinos de la actualidad.  En fin.

Llego a Can Masdeu, la masía okupada donde propietarios y fuerzas del orden intentaron  hace ya un buen tiempo, echar sin éxito a sus inquietos ocupantes.
Cierto es que llevaba tiempo queriendo venir, y aquí estoy. Un paso cortado obliga a caminar o a subir como yo en bici, camino de la famosa casa rejuvenecida. Un zagal anda con la horca de doble mango peleándose con una parcelilla de los huertos comunitarios, otros dos suben a un carro de buen vecino sacos de patatas, comentan que con ellas tendrán para todo el año. En el patio, una paella preparándose llena de aromas el espacio y una autoconstruida cocina solar parabólica calienta el agua. El taller de bici, lleno de material, es una gozada. Aquí la gente del barrio sube y se sirve, es una okupación libertaria y social en un bello valle y espacio que imagino es sueño para especuladores y rateros. Una familia entera anda labrando, al fondo el edificio fálico de las Glorias. Y a mi lado una bici lavadora, en perfecto estado de funcionamiento. La pruebo y rueda que no veas.

Can Masdeu es un buen ejemplo de activismo social, actúa como Centro de Interacción de Collserola, por si no lo has notado. Es un espacio público, comunitario, agrícola y autogestionado. No paran de ofrecer actividades de educación ambiental a sus conciudadanos, y por lo visto, el sitio tampoco para de ofrecer gozos y alegrías a todos sus usuarios, los que duermen en él y los que vienen a sentir y a usar el espacio.

El SOS sobre una ladera de Collserola se puede apreciar nítidamente desde Can Masdeu, allá andan la mayoría de los inquilinos de la casa, soportando y colocando un SOS gigante para que se vea bien y realizado con rollo de tela plástica.
No me quedo a la paella y salgo volao, pero contento por lo conocido a simple vista, para el ultimo punto de la excursión, la Plaza Karl Marx. En el lugar se ha ubicado el punto de coordinación del gigante SOS, ese grito visual y pacífico en defensa del territorio y la justicia social que cierra la activa mañana de reivindicación. Los activistas exigen dotar a la Sierra de Collserola de la figura legal de Parque Natural, algo que no gusta nada a algunos mafiosos. Proclaman los trabajadores sociales okupas y vecinales que Collserola se baje a la ciudad, y no que suban el hormigón a Collserola. Varios fotógrafos de prensa con sus teleobjetivos toman buena nota del momento.

Llego a la zona del puerto y me voy como imantado a ver el espectáculo de entrada en el puerto de los gigantes veleros de las guerras de antes. Lo considero casi como un rato de vacaciones, donde uno asiste embobao ante los escenarios. Mucho marino elegante en barcos de vela, pero uno, mira por donde, de Holanda, iba cargado de gente joven y alegre, con uniforme naranja y un bello mascarón de mujer dulce. Este velero era el más pequeño, pero el más pacifico de todos.

Hoy he tenido un relajado día de culturización social, el rotor va como la seda, en el sillin cada vez mas a gusto y el cuentakilómetros marca 31 km, o sea, que a descansar.


¿Porqué éste diario?