You are here

Funcionamiento de la cocina solar




 
Funcionamiento de la cocina solar


A la izquierda, ejemplo de horno solar basado en el principio de acumulación. A la derecha, esquema de una cocina solar parabólica basada en el principio de concentración de rayos solares


Horno solar con reflector de concentración


Cocina solar parabólica





Esencialmente, contamos con dos formas para aprovechar la radiación solar y convertirla en calor útil para cocinar. Se trata de dos principios físicos diferentes que pueden aplicarse conjuntamente: los de acumulación y los de concentración. Las dos tecnologías pueden complementarse.

Tecnologías solares para los alimentos
Las dos tecnologías tecnologías principales para procesar alimentos y que pueden complementarse entre ellas son: 

Las de acumulación atrapan la energía solar a través del efecto invernadero y hacen de horno. En éstas, las temperaturas de trabajo se sitúan entre los 80 y los 160 ºC.

Las de concentración aprovechan la propiedad de reflexión de una pared parabólica y alcanzan temperaturas de más de 200 ºC, permitiendo hacer fritos con aceite. El coste, el tiempo de cocción y el tipo de alimentos que se pueden preparar vienen determinados por el diseño de cada tipo de cocina. La energía recogida en una cocina solar, en general, se utiliza para el calentamiento para alcanzar la temperatura de trabajo. Un 20 % del total puede perderse por fugas térmicas, el 35 % por vaporizar el agua y un 45 % por mantener la temperatura de trabajo.

Diseños de todo tipo
Se han desarrollado cientos de prototipos de cocinas y hornos solares. Algunos de ellos unen los dos sistemas comentados, por ejemplo una caja aislante con un reflector de ganancia; son hornos domésticos que llegan a alcanzar temperaturas de hasta 170 ºC en vacío.

El abanico de posibilidades es tan grande como la creatividad humana. Se puede llegar a hacer funcionar un minúsculo horno aprovechando una pequeña caja de zapatos o llegar cocinar con un horno solar el volumen de 100 platos. También se han desarrollado modelos para la cocción solar con circulación forzada de aceite, donde un captador plano solar calienta el aceite y éste llega al punto de calor canalizado. Existen espectaculares sistemas de cocción solar por reflectores parabólicos con seguimiento solar automatizado que funcionan generando vapor de agua que es canalizado hasta la zona de preparación de los alimentos. Combinados con un sistema de combustible de apoyo, se han llegado a elaborar 40 .000 platos en un día (Experiencias. La cocina solar más grande del mundo).
¡