You are here

Hornos solares de acumulacion




 
Hornos solares de acumulación


Modelo T16, fabricado en Sudáfrica, caja aislante combinada con reflectores


Esquema de acumulación de calor en una cocina solar con el apoyo de reflectores


El primer horno solar de acumulación con reflector de apoyo fabricado por Sun Cook





Un horno solar no es más que un contenedor aislado al cual se propicia la entrada de la radiación solar y se dificulta que la misma salga de nuevo de forma que en su interior se incrementa la temperatura.

Fundamentos
La transmisión del calor asociada a la energía del Sol se da a través del aire en diversas longitudes de onda, una de las cuales es la infrarroja y que, por absorción, es captada de forma diferente según el material.

Los cuerpos pueden absorber, reflejar o transmitir la radiación a través de ellos. Los vidrios y los plásticos transparentes permiten en gran medida que la radiación solar los atraviese. En cambio, el resto de los cuerpos, en general, absorben una parte de la radiación y la otra la reflejan.

Podemos decir que el color que caracteriza a los diferentes cuerpos es una magnitud determinante de su correspondiente capacidad para reflejar la radiación solar. Los objetos negros absorben toda la luz solar, mientras que los blancos la reflejan casi toda. Esta capacidad de reflexión de la radiación solar es lo que genéricamente se conoce como albedo. En términos generales, el albedo del planeta Tierra, por ejemplo, es de 0,37, es decir, que refleja en el espacio un 37% de la luz que recibe del Sol.

Efecto invernadero
Uno de los principios básicos de captación de la radiación solar es lo que se conoce como efecto invernadero. Éste se basa en la propiedad que tienen algunos materiales como el vidrio de dejarse atravesar por la radiación solar, pero reflejar sólo una parte. Si dentro de un receptáculo de vidrio, además, el color básico de los materiales es el negro, éstos concentran con una gran dosis la energía recibida, de manera que los rayos infrarrojos no tengan bastante energía para escaparse a través del vidrio. Esta conversión de la radiación solar en energía calorífica a través de los rayos infrarrojos, que permite que la temperatura de los objetos en su interior aumente, se conoce como efecto invernadero. La temperatura alcanzada por los materiales afectados por el efecto invernadero se puede transmitir por conducción y ésta permite, por ejemplo, cocinar los alimentos o simplemente generar calor para hacer de sauna.