Bicicletas plegables, marcas y modelos




Bicicletas plegables, panorama de marcas y modelos




Algunos antecedentes de las actuales bicicletas plegables: la Bickerton que inspiró a Brompton y la primera Dahon de David Hon.




La elegancia de Brompton es innegable y su calidad única.
La variedad de Dahon permite bicis plegables como la liviana Presto Lite.


La Bernds, una bici de gran calidad que además se pliega para su transporte con otros medios


Bicis plegables económicas de diseño italiano


La bicicleta plegable se ha convertido en un vehículo de gran utilidad en una sociedad marcada por el poco espacio disponibles en las viviendas de las urbes actuales y ante la necesidad de poder combinar diferentes medios de transporte para nuestros desplazamientos.

Debemos sin duda el auge de la bicicleta plegable a la popularización del coche y el baby boom de los años sesenta y setenta. Facilitar el traslado de las bicicletas de los niños en el coche familiar los fines de semana era muy habitual. De ahí que modelos como la BH (Beistegui Hermanos) de 1974 casi era un estándar en la bicicleta para jóvenes. Sin embargo, el plegado técnico de las bicicletas podríamos decir que no se inicia hasta mediados de los años setenta. Debemos tener en cuenta que entre los factores que estimularon la investigación por parte de alguno de sus protagonistas fueron la alerta ecológica lanzada por la Cumbre de la Tierra de 1992 de Naciones Unidas y la crisis del petróleo del 1973.


Al principio: dos marcas, dos conceptos
Este es el caso del ingeniero aeronáutico David Hon, quien en 1975 estaba trabajando en una empresa puntera en tecnología laser de estado sólido aplicada a la industria aeroespacial y militar. Un trabajo que sin embargo era para alimentar la guerra. Reflexionando sobre la dependencia de los combustibles fósiles, el Dr. Hon decidió empezar a valorar la idea de mejorar la bicicleta como sistema de transporte y por tanto que se pudiera integrar fácilmente a los sistemas vigentes: tren, autobuses, coches, etc. Así empezó a germinar la idea de un cuadro plegable. Tras numerosos diseños finalmente es en el 1982 cuando se presenta la primera bicicleta plegable llamada Dahon (abreviación de su nombre), aunque no empezó a fabricarse en serie hasta el 1983.

Al otro lado del Atlántico, en la vieja Londres de 1976, Andrew Ritchie era un hombre obsesionado por crear la bicicleta plegable más compacta del mundo, como si fuera una cartera de ejecutivo, que pudiera acompañar a una persona a cualquier parte. Este personaje es el padre de las actuales bicicletas plegables Brompton (nombre que tomó de una iglesia del barrio que se veía desde su oficina del West London). Un producto inglés, con la calidad británica y resultado de una historia empresarial de éxito aunque en sus comienzos tuvo que arriesgar su patrimonio y el de diversos amigos que le dieron soporte para la primera serie. El creador de brompton se inspiró en una bicicleta ya existente llamada Bickerton y creó un prototipo similar, pero el producto final fue del todo diferente y extraordinariamente exitoso.

Lógicamente a idea de plegar las bicis que tuvo Andrew Ritchie, no se basaba en el evidente doblado por la mitad en el plano horizontal. Sin embargo, la aventura no era fácil. Ritchie y un grupo de amigos inició la fabricación de las primeras bicicletas aunque rápidamente se vieron algunos inconvenientes que debían mejorarse. A pesar de ello, sus bicicletas se seguían demandando y en 1982 se habían vendido unas 500 unidades. Con la experiencia acumulada y los nuevos diseños en 1986 se lanza a la aventura de mejorar su capacidad de producción en un espacio más adecuado en Brentford en el West London, aunque actualmente esta es básicamente la nave de ensamblaje. A principios de 1988 estaban en la calle las nuevas Brompton mejoradas. A partir de este momento, Brompton empieza una escalada de éxito que propiciará que en 1995 recibiera el Premio de la Reina a la Exportación por su presencia en más de 30 países y ser una empresa británica de renombre. Mientras el mundo de la bicicleta globalizaba su producción especialmente en China y Taiwan, Brompton continúa ofreciéndose con la calidad europea y el compromiso corporativo que exigen las constituciones de los países europeos en cuanto a aspectos socioeconómicos. Hoy con una producción anual de unas 14.000 unidades hay más de 100.000 biciclistas felices con su plegable Brompton.

Tras los primeros pasos el diseño de Dahon, “made in USA” tras más de 20 años ha vendido más de 2 millones de unidades y se ha convertido en una de las marcas de bicicletas plegables más prestigiosas por su capacidad de innovación y adaptación a las nuevas tecnologías de la bicicleta. Su éxito es el diseño y la calidad a precios razonables gracias a globalización de fabricar en China y Taiwan.  Sin embargo, en los últimos dos años ha caído en la red típica de las grandes empresas de poner a la venta novedades que no han sido suficientemente probadas. Seguramente, hay buenas ideas, pero no están suficientemente maduras. Uno empieza a tener al impresión que Dahon pone más ahinco en la ingeniería y el diseño que no el usuario. La gran variedad de tecnologías que ha introducido en estos últimos años en su gama de productos provoca un grave defícit de componentes y recambios. La idea de “catálogo de bicicletas del año” como hace la indústria téxtil con la moda del vestir sin duda constituye una política errónea que Dahon debería corregir. El usuario de Dahon es, en general, un biciclista feliz y agradecido por la fiabilidad de su máquina. Sin embargo, esta realidad se torció tras los cambios experimentados entre 2005 y 2006. En el mundo de la bicicleta plegable uno también espera poder encontrar “clásicos” y modelos como la liviana Presto Lite, la asequible Vitesse o Boardwalk y las de altas prestaciones como la Mu o la Speed deberían conservar más los valores conseguidos y apreciados por el cliente.

Ante esta política de innovación constante se opone la tradición y lo probado del fabricante inglés Brompton. A diferencia de Dahon que se nutre de los componentes estándares de la bicicleta, Brompton optó por la independencia del sector creando todos sus elementos y estándares. En un mundo en constante evolución tecnológica, Brompton da la impresión de haber quedado como aislada. Sin embargo, a su favor juega la robustez de un sistema experimentado y la marca de calidad que lleva impresa. Brompton ha vivido sus primeros veinte años bajo el paraguas de la protección de sus patentes y de este magnífico plegable compacto y medio plegado en posición de caballete. También ha sabido asociar el “carácter” inglés y otorgarse la aureola de que Brompton es el equivalente a los automóviles “Mercedes” del mundo de la bicicleta plegable. En este sentido la imagen del traje y corbata en bicicleta se la ha llevado Brompton. La compañía continúa pues fabricando un producto sin cambios en lo que refiere a los aspectos fundamentales pero del cual a mejorado algunos aspectos. Los progresos más recientes incluyen cuadros más lijeros con titanio, nuevos estilos de manillar, ruedas del apoyo trasero de mayor calidad, una amplia gama de colores modernos, etc.


Plegable contra plegable
Sin duda, las Brompton con rueda de 16 pulgadas son ideales para combinar con otros transportes dado lo compacto de su plegado único por ser la bicicleta que plegada ocupa el mínimo espacio. Como competencia sólo puede tener a la Dahon Presto Lite la cual tiene como punto fuerte que es más liviana aunque ocupa algo más de espacio en su plegado (este modelo fue substituido por la Curve). Pero la política de desarrollo de Brompton es el compromiso por la seguridad, el diseño y la estabilidad en el producto.  Las bromptons no incorporan componentes que la hagan vulnerable (caso de los cambios externos que nunca se han incorporado en una Brompton) o  que pudieran ser peligrosos para una bicicleta de rueda pequeña (por eso no han incorporado los tubos de aleación de aluminio que han sido rechazados por Brompton dado que aunque estos ahorran peso también añaden flexibilidad al cuadro y con el tiempo se acelera su desgaste y posibilidad de rotura). En este sentido, Brompton ante el dilema de compacticidad dura y ligereza ha apostado por lo primero porqué dan seguridad a su bicicleta plegable. Al otro lado, Dahon se ha dejado seducir por los materiales estructurales livianos de las aleaciones como el Alum7000 u otros. En contra partida, a pesar de que ofrecen garantía de por vida de sus cuadros, es habitual que se rompan cuadros en situaciones extremas y con ello pueda uno tener un accidente inesperado. Aunque Brompton no se salva tampoco de lo inevitable en situaciones curiosas como es la eventualidad del doblado repentino de la rueda trasera al saltar un bordillo con demasiado brío.  

Brompton defiende su durabilidad y sobretodo la fiabilidad pedaleando una media de más de 5.000 km anuales. Dahon, no puede competir con el estilo Brompton, pero también es cierto que la mayoría los usuarios de la bicicleta plegable no la desgastan tanto precisamente porque a menudo se combina con otros transportes. En cualquier caso, el hecho que Brompton no haya apostado por adaptarse a los estándares de medidas de los componentes de la bicicleta convierte a su usuario en dependiente de sus componentes y los productos que se han desarrollado para esta marca (aunque son bastantes y suficientes). Últimamente, ante el numeroso grupo de usuarios de Brompton algunos fabricantes han optado por ofrecer productos adaptados a sus estándares como son las dinamos de buje de SON. Brompton a buscado siempre fidelizar a su cliente por la funcionalidad de su máquina. Actualmente, y mientras termina su patente de plegado de caballete algunas marcas chinas empiezan a ofrecer plegables basadas en el sistema Brompton aunque lógicamente son más baratas su calidad es mínima.

Al otro lado Dahon consigue cada año crear nuevas prestaciones en sus modelos o añadir de nuevos. La estética es algo que caracteriza a Dahon y algunos de sus modelos como la Ciao que obtuvo diversos premios en el 2005. También es cierto que tener el mayor porcentaje del mercado mundial de bicicletas plegables le permite ofrecer una mayor diversidad de productos. Así uno puede encontrar mountain bike plegables de calidad excepcional como la Zero G hasta diseños exclusivos como la Hon Solo. Tras la estela de Dahon el resto de marcas deben su supervivencia a valores más exclusivos ya sea en calidad o en bajo coste (hay plegables desde 100 euros aunque no soportan ni un verano pero que nutren los tópicos de las “bicicletas son para el verano).


Calidades europeas con pedigree
La competencia inglesa a la Brompton clásica es muy reciente (2004) y viene de la mano de la Mezzo creada por el ex ingeniero de la Fórmula 1 automovilística Jon Whyte con unas medidas de plegado ajustadas de 69 x 31 x 63 del que ofrecen un modelo con cambio interno de 4 velocidades y otro externo de 9 velocidades. Sin embargo, es un plegado más técnico y los componentes no son de la calidad acorde al diseño por lo que tiene otro tipo de usuarios “más tecnos” que el cliente convencional de plegable.

El mundo de las plegables no ha parado de evolucionar y el ahora prestigioso fabricante alemán Riese and Mueller  nace de la voluntad en 1992 de Markus Riese que se plantea la idea básica de una bicicleta plegable con suspensión en ambas ruedas. Para ello diseña la Birdy en la cual el  punto del pivote de la suspensión es a la vez la pieza que dobla. El diseño de la Birdy se materializa como el reto de Markus Riese y Heiko Mueller para accederaal premio de innovación Hessen que ganaron en 1993. Tras este exito el prototipo de Birdy inicia su presentación en público en las ferias internacionales y debido a la buena impresión que causa anima a su fabricación que se inicia en 1995. Curioso es que esta bicicleta plegable debe considerarse como uno de los éxitos más repentinos e inesperados. Tanto es así que la Birdy fue rechazada por los bancos alemanes como un producto interesante como para invertir en ella. Hoy la Birdy es un producto de prestigio que ha evolucionado incorporando componentes de lujo como el cambio interno Rohloff o el mixto  Shimano Intego. Eso sí, su plegado al renunciar a doblar la estructura básica del chasis lo hace menos manejable, pero es fácil de plegar y algo más robusta.

En el ámbito local debemos destacar el desarrollo que ha introducido el diseñador barcelonés Josep Mora que ha puesto a inicios del año 2008 una bicicleta plegable revolucionaria, la mora·bike, construida con componentes locales y que tiene uno de los plegables más rápidos del mercado. Además esta bicicleta destaca por no incorporar pintura en el cuadro de acero inoxidable por razones ecológicas.

Finalmente, señalaremos la bicicleta plegable de la firma holandesa Beixo que se distingue por ser bicleta plegable con cardán lo que la convierte en la bicicleta plegable más limpia disponible en el mercado y por un precio razonable. La tecnología sin cadena en la bicicleta se rechaza por que es más pesada que la tradicional de cadena, sin embargo, en la bicicleta urbana tiene mucho sentido pues evita que uno se manche. En el panorama de la bicicleta plegable sin duda constituye una novedad digna de considerar. La Beixo pesa 14,7 kg  y el cardán trabaja sobre un cambio de 3 velocidades. Las medidas de plegado son 80 x 55 x 35 cm.


Las plegables de los fabricantes de bicicletas convencionales
El mundo plegable tiene otras modelos ofrecidos por fabricantes de bicicleta convencional. En este basto mundo de la bicicleta plegable uno puede observar diferentes opciones. Normalmente, la mayor parte de los modelos se basan en el plegado por el plano horizontal. Este es el caso de la Giant Halfway diseñado por Mike Burrows, un diseñador de prestigio en el mundo de la bicicleta concibió una plegable robusta bicicleta de paseo gracias a su gruesa tubería de aluminio del cuadro que se caracteriza por la horquilla delantera mono pieza.

En el plegado sobre el plano vertical, pero con rueda de 20 pulgadas podemos citar la Bernds plegable aparecida en 1997. Esta bicicleta se queda en posición de caballete como la Brompton pero su plegado al tener la rueda mayor no la convierte en una máquina de manejo continuada como objeto plegado sino más bien para para ser guardada en menos espacio en la vivienda o transportarla de punto a punto como bulto. De momento es la única plegable que se ofrece con opción de transmisión por correa. La Bernd plegable es una bicicleta de calidad, con suspensión relativamente ligera que tiene una gran estabilidad en su manejo, aunque su precio es alto. Está pensada más para su transporte en coche o tren de largo recorrido que para plegados urbanos continuos.  

Minimalismo plegado
Entre los plegados hay dos que destacan por su minimalismo y romper esquemas de plegado tomando la idea de los carritos plegables de golf. Son bicicletas plegables y livianas (unos 10 kg) pensadas para viajar y ser empleadas como vehículo de conexión. Una de las primeras de esta categoría minimalista lleva la firma cuyo diseño es de Grahame Herbert y rematerializado por la inglesa  Airframe. Esta curiosa bicicleta tiene como medidas de plegado 110 x 46 x 31 cm. El manillar tiene tres posiciones de altura de regulación y va equipada con un cambio interno de 4 velocidades. Una forma parecida e igual de insólita es la bicicleta plegable Strida con un plegado de 114cm x 51cm x 51cm. La Strida es una de estas bicicletas que ocupan un segmento en el mercado de la bicicleta de diseño o para usos concretos. Parecida  a esta aunque algo más pesada también está la Mobiky. Los tamaños de rueda son también otra distinción entre las plegables y que varía según el principal uso para el que se ha concebido. La mayoría se basan en el estándar de rueda de 20 porqué es  el que mayor estabilidad confiere a la bicicleta, aunque las de 16 pulgadas tienen también una gran aceptación.

La portabilidad para trasladarla en los sistemas de transportes colectivos no siempre es el objetivo de la misma. Este es el caso de las máquinas deportivas cuyo plegado responde a dar facilidades para llegar al sitio de entrenamiento. Esta es la idea que está detrás de las deportivas plegables Airnimal (plegado base de 550 x 800 x 900mm ).

Una excepción en el mundo de las bicicletas plegables son las Moulton. Diseñadas por un experto, Alex Moulton, en sistemas de suspensión para coches como el famoso Mini de Rover, lanza una bicicleta con suspensión y ruedas de 16 o 17  pulgadas  en 1962 y que tienen como característica que el cuadro se separa en dos. Las Moulton Standard fabricadas entre 1963 y 1974 son bicicletas de culto hoy en día, tanto es así que existe un club de fans. De todos modos, aunque  mucha gente piensa que las Moulton son plegables sólo el modelo Stowaway M5 tenía esta característica Actualmente, aunque el diseño Moulton persiste merced a la serie TSR que produce el histórico fabricante Pashley-Moulton así como la serie BS de la japonesa Bridgestone-Moulton que recuperan el espíritu de estas legendarias bicicletas, aunque ninguno de ellos es plegable.


Las baratas del mercado
Finalmente, podemos destacar mencionar otras bicicletas plegables cuya característica es su bajo coste. Lógicamente las calidades de los componentes no son para echar cohetes. Sin embargo, no es menos cierto que permiten el acceso a la bicicleta a personas con menos recursos y que viven en viviendas con poco espacio pero que son entusiastas de usar la bicicleta como sistema de transporte urbano. En esta franja encontramos marcas como la Yeah, la enseña low cost de Dahon, la Borne-Badal con amortiguación trasera y delantera pensada más para el ocio de jóvenes o la Boomerang fabricada por sssss. Sin embargo, entr todas ellas destacamas las italianas Di Blasi que fabrica modelos en 16 pulgadas y 20 pulgadas y tiene un plegado rápido que queda en 58 x 64 x 22,5 cm así como la inglesa la Pashley Micro.

Para garantizar la durabilidad en una bicicleta plegable es imprescindible materiales de calidad y un proceso de fabricación concienzudo. Sólo así se obtienen máquinas fiables. Esta es la principal razón de tener un coste mayor a una city bike convencional. El menor espacio en casa o la posibilidad de viajar en otros medios de transporte, covierte a la bicicleta plegable en un producto que permite el acceso a la bicicleta a usuarios que por los condicionantes de su hogar o de su trabajo no podrían gozar de las saludables ventajas de moverse en bicicleta. 

Webs de interés
www.atob.org: revista exclusiva de bicicletes plegables, en inglés
www.foldsoc.co.uk. la web de la asociación británica de la bicicleta plegable


Espai Bici colabora en esta sección