You are here

Hase Pino, un tándem para el siglo XXI

Diciembre, 2008. Tradicionalmente, un tándem en el mundo de la bicicleta es un vehículo formado por dos bicicletas consecutivas y unidas, en las que pueden viajar dos personas: mientras una tiene la dirección y pedalea, la otra, detrás del “conductor”, ayuda al pedaleo. El principal inconveniente es el de que el ciclista que va detrás tiene una experiencia con inferioridad de condiciones respecto al que va situado delante (aunque esto no le quita emoción).

El tándem Hase Pino tiene una silueta inconfundible y un diseño revolucionario. Un tándem para el siglo XXI fabricado en Alemania con criterios de economía local.

En el tándem convencional, el que va detrás tiene una visión limitada, ya que frente a él tiene constantemente la espalda del compañero. Por otra parte, la comunicación con el compañero es siempre algo limitada, por la propia posición en tándem. Sin embargo, el tándem es una bicicleta que aporta una inmejorable experiencia, especialmente en viajes o paseos, porque exige un trabajo de equipo que siempre es reconfortante.

¿Se puede innovar en el mundo de la bicicleta?
Como sucede a veces en el mundo de la bicicleta –que tiene ya una dilatada historia–, la cuestión es si hay posibilidades tecnológicas para mejorar un vehículo tan eficiente. Por ejemplo, el tema del punto muerto del pedaleo estuvo ahí sin ser resuelto durante un siglo, hasta que un ingeniero español, Pablo Carrasco, lo desafió en 1995 creando el sistema de pedaleo sin punto muerto, que pasó a fabricar Rotor Componentes Tecnológicos.

El Hase Pino es ideal para cualquier pareja amante de la bicicleta. Es un tandem para que las personas invidentes puedan disfrutar a lo grande de la experiencia del pedaleo.

En el ámbito de los tándems sucedía lo mismo. Las dos cuestiones para reinterpretar el tándem eran: si se podía crear un ciclo en el que las dos personas que pedalean tuvieran la mejor visión de la ruta y, a la vez, si se podía mejorar el esfuerzo del pedaleo. Y esto es lo que la firma alemana Hase Spezialräder, empresa creada en 1994, hace posible, al crear un tándem semi-reclinado como el Pino.

Hase Pino es un tándem tecnológico que aporta nuevos conceptos de diseño, de innovación, de eficiencia y, sobre todo, un concepto de sociabilidad, al incorporar la plena interacción entre los ciclistas. Es la primera vez que se plantea una presentación pública de este tándem tecnológico en España.

El mundo del tándem frente a una revolución tecnológica
El tándem tecnológico y semireclinado Hase Pino aporta muchas ventajas respeto a los tándems convencionales. Su aspecto no deja indiferente a nadie, pero esa no es su virtud. Su virtud principal es, como hemos comentado, que contrariamente a lo que sucede en un tándem convencional, la persona que va delante no lleva la dirección, pero tiene la mejor posición de pedaleo para hacer esfuerzo, por ser reclinable. Por otra parte, el que conduce y controla la dirección en posición de bicicleta convencional, tiene una posición retrasada. Por eso, quien tiene la mejor experiencia lo puede hacer sólo pedaleando y confiando en el que lleva detrás conduciendo. Además, por la posición en que quedan ambos ciclistas, se facilita la comunicación entre los mismos.

La maniobrabilidad del Hase Pino es excepcional y ofrece una experiencia de impresión al que va en la posición reclinada.

El diseño revolucionario del Hase Pino puede producir a un experto en tándems convencionales la misma impresión que a un informático experto en MS-DOS de los años 80 le producía la interficie gráfica del Apple Macintosh de la época. En el tándem Hase Pino, la bicicleta se pone al servicio de la experiencia de los ciclistas, ofreciéndoles lo mejor de la tecnología: máxima visibilidad, y por tanto seguridad, y máxima eficiencia de pedaleo. En el Hase Pino, si bien el esfuerzo del pedaleo es la suma de los dos ciclistas, en realidad esta afirmación no es del todo real. Resulta que uno –el ciclista en posición reclinada–, con menos esfuerzo puede dar más fuerza, o bien con más esfuerzo ofrece un suplemento de potencia que puede ser valioso, por ejemplo, en eventos deportivos.

El Hase Pino, un tandem útil para personas con discapacidades  
Hase Pino, que se inventó para una experiencia más completa de dos ciclistas, pronto fue visto por muchos expertos no sólo como un vehículo ideal para la aventura en pareja, ya que por su diseño y tecnología permitía incorporar a personas con determinadas discapacidades al mundo de la bicicleta. De este modo, la propia empresa empezó a desarrollar numerosos accesorios para que el Hase Pino fuera un tándem el máximo de adaptado (algo que dice mucho a favor de la conciencia social de sus diseñadores). Por ejemplo, la posición reclinada permite incorporar un sistema de cinturones de seguridad, de forma que personas con dificultades de equilibrio puedan pedalear con total tranquilidad. Además, la posición reclinada anterior facilitaba soportes ortopédicos para los pedales y cambiar la distancia del eje de pedaleo. Estos accesorios permiten, por ejemplo, que niños con discapacidades diversas puedan montarse en una bicicleta y tener la experiencia de pedalear sintiendo el aire en pleno rostro. El tándem Hase Pino se convierte, de facto, en un vehículo ideal para personas con determinadas discapacidades, ya sea de visión o motoras. Al ofrecer un asiento reclinado, se convierte en el único tándem accesible del mercado que permite disfrutar del pedaleo. En algunos casos, el Hase Pino se convierte en una herramienta muy valiosa para los profesionales de la rehabilitación, ya que permite trabajar el equilibrio y ejercitar la musculatura motriz.

Las adaptaciones del Hase Pino permiten con niños y en familia.

Las ventajas del Hase Pino
• 1. La posición reclinada permite ofrecer una mejor eficiencia, ya que al mantener la espalda apoyada contra el respaldo se consigue una mayor potencia de pedaleo. En esta posición, una persona invidente puede tener una experiencia única, concentrada en dar la mayor potencia al equipo.
• 2. El diseño del tándem pone el centro de gravedad del mismo más bajo, haciéndolo más estable. Además, dado que la separación entre las ruedas es menor, es un tándem mucho más ágil de conducir que uno convencional.
• 3. La conducción del mismo desde la posición trasera consigue un mejor ángulo de visión y un mejor control del tándem. Ninguno de los ciclistas del tándem queda en una posición marginal con una percepción limitada del entorno y los dos ciclistas comparten la experiencia del pedaleo por igual, esfuerzos y experiencias.
• 4. La posición de los ocupantes del tándem facilita la comunicación entre ambos, puesto que sus cabezas se sitúan muy próximas una de la otra y se recupera el sentido más básico del tándem: compartir con otra persona un viaje, un reto deportivo o un simple trayecto.

Hasebike aporta numerosas adaptaciones para las personas con discapacidades.

La Fundación Tierra avala y promueve el tándem Hase Pino
La Fundación Tierra impulsa el uso de  la bicicleta como sistema de movilidad urbana en todas sus vertientes (transporte, discapacidad, comunicación, etc.). Para impulsar el conocimiento de las posibilidades del Hase Pino, no sólo para el ocio sino también para un uso terapéutico de la bicicleta, se ha diseñado en colaboración con Espaibici el llamado Proyecto Liliana. El objetivo principal del Proyecto Liliana es desarrollar un acción social para impulsar una movilidad sin barreras sobre dos ruedas. Desde la Fundación Tierra lo hemos hecho ya con anterioridad, al promover el sistema de pedaleo sin punto muerto de Rotor o los sillines ergonómicos Duopower, y en general con cualquier tecnología que ponga salud a la bicicleta. Creemos que hay que romper tópicos y no podemos dejar que cualquier diseño para la bicicleta que consiga mejoras objetivas para incrementar su uso se ahogue por visiones más tradicionales. En cualquier caso, el mundo del tándem tiene en el Hase Pino un ciclo revolucionario que enamora una vez se ha probado.