You are here

Reva, the electric car




 

Reva, the electric car


El Reva con su particular diseño


Vista trasera del Reva


Junio, 2007. Reva es el primer coche eléctrico de fabricación india. Es un vehículo económico y urbano que destaca por ser impulsado por una amplia red de distribución desde Emovement Iberia.

Coche no contaminante urbano
El Reva no destaca por su diseño, pero si que lo es por ser uno de los primeros vehículos domésticos eléctricos que entran en España de una forma estandarizada con una importante red de distribución tras de sí. Por el aspecto de coche de 2 plazas parece un típico minicar. Viene equipado con dos asientos traseros con cinturón de seguridad útiles para 2 niños pequeños. Se vende en diferentes colores.  Es un vehículo con vocación de utilitario y que para ello se precisa de carnet de conducir B. Sus dimensiones son 1324 mm de anchura, 2638 mm de longitud, una altura de 1510 mm y un peso en vacio de 665 kg.

Bajo coste y autonomía
Un carga completa que otorga una autonomía de 80 km a una velocidad moderada de unos 40 kmh cuesta con el actual precio de la electricidad 1 euro. El tiempo de recarga para el 100 % es de 8 horas, aunque en 2,5 horas alcanza el 80 %. El cargador es de 2,2 kW a 220 V.  La capacidad de las baterías de plomo ácido es de 200 Ah a 48 V. La aceleración de 0 a 40 kmh es de 7 segundos y el ruido del motor lo hace prácticamente silencioso. En terreno plano es fácil alcanzar los  70 kmh, otra cosa es que a esta velocidad sus autonomía es mínima. Es fácil de aparcar y su maletero  aumenta sensiblemente gracias a la baqueta trasera abatible.

Motor potente y buenas prestaciones
Va equipado con un motor AC de inducción de 13 kW de potencia de 3 fases. Gracias a un microprocesador  permite el frenado regenerativo. Permite una capacidad de carga de 275 kg. El modelo más económico lleva calefacción, pero para el aire acondicionado, el reproductor CD MPE o el cierre centralizado con inmovilizador o las llantas de aleación son opciones que tiene un suplemento. El precio recomendado es de unos 12.000 euros en la versión sin accesorios.

Buen comportamiento pero con algunos déficits
La conducción de este vehículo es ágil y tiene un buen giro (3505 mm de radio de giro) aunque está dimensionado para personas no muy corpulentas por lo que el espacio podría resultar insuficiente para según que personas. El freno de mano es poco convencional pero de fácil manejo. Dispone de un posicionador para las velocidades de punto muerto, marcha atrás y dos velocidades de ruta. El panel informativo recoge el velocímetro y el de carga. Sin embargo, todo vehículo eléctrico debería llevar un amperímetro (equivalente al cuenta revoluciones en un motor térmico) para que uno supiera al apretar el acelerador cuanta carga le está sacando. Los vehículos eléctricos homologados como utilitarios precisan de un manejo cuidadoso dado que la energía de las baterías no es como un depósito de combustible fósil. En todo caso el Reva probablemente abre en nuestro país un nueva era dado que hasta la fecha no se vendían más que a través de comercios especializados. Está claro que no estamos ante un coche de las calidades de los fabricantes europeos como Mega City o Think City, pero facilita que mucha gente pueda plantearse pasarse a una mobilidad sostenible en los desplazamientos urbanos. En algunas ciudades como Londres, los vehículos eléctricos tiene el aparcamiento y acceso al centro histórico gratis.  A buen seguro que si la experiencia comercial del Reva sale bien le van a salir muchos competidores. Sin embargo, por el momento, el mercado europeo de coches eléctricos utilitarios es limitado.