You are here

Travesía del Atlántico con un catamarán solar

Mayo, 2007. Impulsado únicamente por energía solar, el catamarán "sun21" emprendió la primera travesía motorizada del Atlántico para promocionar el gran potencial de esta tecnología para la navegación oceánica. Estuvo previsto que el "sun21" llegó el 8 de Mayo de 2007, a las 15.00 h., a la ciudad de Nueva York (North Cove Marina, Battery Park City), tras haber cubierto alrededor de las 7.000 millas náuticas que le separaban del puerto español de Sevilla y de donde había salido el 3 de diciembre 2006.

De Suiza a Nueva York
El viaje de la "sun21" entre Basilea y Nueva York (en realidad se cubrió en dos etapas, una de Basilea a Roterdam a través del Rin y desde allí se trasladó a Sevilla donde se inició la aventura transatlántica) ha demostrado que la tecnología también es apropiada para la navegación náutica. La "sun21" ha sido la primera embarcación solar en cruzar el Atlántico.

La demostración de la energía solar en alta mar

Las embarcaciones solares son naves propulsadas con motores eléctricos, cuyas baterías se alimentan mediante células solares. Ningún otro vehículo se presta mejor para transformar la radiación solar en movimiento. La tecnología ha alcanzado un gran desarrollo y ha demostrado su excelente eficacia en la práctica. Gran parte de los buques de carga que navegan por nuestros mares, así como muchas embarcaciones de ocio podrían propulsarse mediante esta energía solar limpia y renovable. El futuro pertenece a la tecnología solar: un mayor reconocimiento y confianza es lo único que le faltan para poder triunfar. Alcanzar ambas cosas es el objetivo de este proyecto transatlantic21.

El catamarán sun 21 ha sido fabricado por la empresa suiza MW-LINE y es del Tipo C 60, similar a los barcos utilizados en la Exposición Nacional Suiza Expo 02. El barco tiene unos 14 m de eslora y unos 6,6 metros de manga. En él durmieron de 5 a 6 personas durante el largo viaje a través del Atlántico. En otras palabras es lo suficientemente espacioso para acoger visitas y realizar pequeñas excursiones con grupos grandes. La cocina está situada en uno de los cascos y las instalaciones sanitarias en el otro. Entre ambos cascos se ha instalado una amplia cubierta tapizada con placas fotovoltaicas. Los paneles solares alimentan las baterías y estas a su vez aportan la energía a los motores eléctricos los cuales permiten alcanzar durante 24 horas al día una velocidad constante de 5-6 nudos (10-12 km/h), semejante a la velocidad media de los veleros.

Gran parte de los buques de carga que navegan por nuestros mares, así como muchas embarcaciones de ocio podrían propulsarse mediante esta energía solar limpia y renovable

.
·El sun21 llegando a Nueva York