You are here

Bolsos y mochilas con energía solar





Categoría

Bolsos y mochilas con energía solar


Bolsos y mochilas


Mochilas escolares y paneles solares de bolsillo













Septiembre, 2007. Bolsos y mochilas que incorporan paneles fotovoltaicos han aparecido en el mercado americano aunque hay también algún importador en Europa. Hay quien también empieza a incorporarlo en otras prendas como bañadores, chaquetas, etc. pero es más anecdótico que útil. Sinceramente, son utilidades de las que más allá de sus características técnicas sólo pueden ser realmente útiles en casos muy determinados. Por lo que realmente son pues tampoco son baratas. De todas maneras, sin entrar en valoraciones sobre los mismos, comentamos lo que hay en el mercado.

Paneles solares de bolsillo
Los paneles solares de bolsillo como se llaman a estos sistemas de energía fotovoltaica portátiles utilizan lo último en tecnología de la energía solar como son los paneles de “capa-fina” (Thin-film) o también paneles de silicio cristalino encapsulados en plástico semirígido.  La flexibilidad de los paneles de capa fina los ha convertido en útiles para llevar a todas partes, y poder cargar pequeñas utilidades microelectrónicas como los teléfonos móviles, los juegos, PDA, cámaras digitales, etc.

En primer lugar estarían los llamados “paneles de bolsillo”. Se trata de una especie de cartera plegable que una vez abierta adquiere diferentes tamaños y queda abierto formando una superficie expuesta al sol recubierta de paneles solares. Los llamados paneles de bolsillo ahora mismo se comercializan con diferentes conectores y tanto en 12 voltios como en 6,5. Todos vienen con el conector universal para recargar de la batería del coche. Aunque vienen con algunos conectores de las utilidades más usuales.


Bolsos y maletines
Otra tipología es el bolso playero solar o maletín solar. Sin duda se trata de una utilidad simple en la medida que sobre una superficie plana se le coloca un panel flexible. Ya sea la típica bolsa para llevar la toalla y bañador a la playa o el maletín en ambos casos se incorpora un superficie fotovoltaica que expuesto a la radiación solar  permite cargar directamente el iPod, el teléfono móvil o la cámara fotográfica. En ambos casos incorpora un panel solar flexible de alta tecnología que panel tiene una potencia de 6.3 vatios, a un voltaje de de 16,6 v y una corriente de 325 mA. Para poderse conectar al mismo con la utilidad que deseemos alimentar nos basta tener el adaptador para cargar desde  la batería del coche.

Mochilas escolares
Finalmente, podríamos enumerar las mochilas escolares solares. Se trata de una adaptación de la clásica mochila escolar la cual incorpora un panel solar flexible con el que se consigue que este pueda suministrar energía a una pequeño dispositivo electrónico mientras andamos bajo el sol. Es una mochila útil en la medida que uno recorra distancias relativamente largas y mientras andamos pues se van cargando los pequeños aparatos electrónicos. Un móvil o una cámara digital  puede cargarse entre 2 y 4 horas. Los paneles solares son impermeables, flexibles y, lo mismo que con otros bolsos solares se pueden retirar del mismo para usarlos fuera.  La tela de las mochilas está tejida con polipropileno reciclado procedente de las botellas de plástico de bebidas, por lo cual son hidrófugas y resistentes. Todos estos bolsos vienen con el zócalo universal conocido como CLA (adaptador de batería de coche). Se ofrecen como accesorios diferentes adaptadores así como un pack de baterías con una capacidad de 3.600 mA.

Con una función igual pero con un planteamiento tecnológico algo distinto existe la Mochila Voltaic Daypack la cual incorpora un sistema diferente de generación. En este caso la mochila a parte del adaptador a batería para sacar directamente la corriente eléctrica del sol incorpora un pack de baterías de ion litio de las cuales se podrá traspasar la energía otras utilidades electrónicas. Los paneles no son flexibles sino que son células de silicio encapsuladas en plástico semirígido con tres unidades conectadas. Los tres paneles de silicio cristalino que incorpora la mochila proporcionan 4,8 vatios a 12 voltios y 400 mA de corriente. Un móvil o una cámara digital precisan de entre 4 y 6 horas de estar conectados al sol con esta mochila.