You are here

El futuro deja de ser la prolongación de las tendencias pasadas






El futuro deja de ser la prolongación de las tendencias pasadas
Andrè Gorz
Los periodos de crisis son periodos de una gran libertad. El mundo se disuelve, las sociedades se descomponen, los valores y las esperanzas sobre las cuales hemos vivido se hunden. El futuro deja de ser la prolongación de las tendencias pasadas. El sentido de la evolución que se está produciendo es borroso, el sentido de la historia está en suspenso. Y como el orden antiguo ya no se puede seguir perpetuando y ningún orden diferente está por surgir, el futuro se ha de inventar en una medida muy superior a como lo estamos haciendo hasta hoy. Ya no es posible condenar en nombre del realismo a aquellos que proyectan una sociedad fundamentalmente diferente. El realismo consiste, al contrario, en constatar que el "industrialismo" ha llegado a una etapa en la que su desarrollo no puede continuar: está bloqueado por unos obstáculos que él mismo ha engendrado. Si nada puede continuar como antes, esto es debido al hecho de que todo ha sido hecho antes. Los bloqueos no serán superados por medidas puntuales, tan sólo lo serán con una refundación y una mutación del conjunto... Hay otras maneras de salir de la crisis, igual que hay diversas sociedades postcapitalistas y postsocialistas. La orientación según la cual se lleve a cabo la salida de la crisi es la cuestión fundamental. Esta elección depende de las elecciones políticas, tecnológicas y culturales que estamos realizando.
Estas palabras fueron escritas en la obra de Andrè Gorz, Los caminos del paraíso, en 1986. Hoy, su vigencia sigue siendo absoluta, aunque Gorz nos dejó en el año 2008. Su clarividencia es algo que deberíamos atender, porque ya nunca nada será como antes.