You are here

Los mejores médicos del mundo son los doctores Dieta, Reposo y Alegría






Los mejores médicos del mundo son los doctores Dieta, Reposo y Alegría
Jonathan Swift
[Los tiempos que vivimos en las sociedades occidentales no son precisamente de felicidad si juzgamos por algunos detalles de nuestro estilo de vida. Por ejemplo, un sondeo del 2003 advertía que mientras los españoles están dejando poco a poco la adicción al tabaco -pasando del 36,1% en 1993 al 31% de diez años después, los beneficios que esta decisión en cambio propiciaban otro desencuentro para la salud pues si atendemos el incremento de los obsesos. El número de personas con sobrepeso se ha duplicado -del 7,4% de los mayores de 18 años en 1987 al 13,6% en el 2003. Sin embargo, este fenómeno también es preocupante en los niños. El riesgo de obesidad aumenta un 12% por cada hora que un niño mira la tele al día. En el 2005, un 16,1% de los niños y adolescentes españoles -uno de cada seis- son obesos, según una encuesta de salud oficial. La cifra, que casi se ha cuadruplicado en 20 años y sigue en aumento. Lo peor es que un 80% de los niños y niñas que son obesos a los 10 años serán obesos de adultos.
Las enfermedades cardiovasculares derivadas especialmente del exceso de grasa son la primera causa de muerte entre los hombres en los países desarrollados y también en mujeres. En las mujeres, esta dolencia provoca más muertes que el cáncer de mama, algo de lo que la mayoría de la población femenina no es consciente. El contrasentido de todo esto que en el mundo hay 800 millones de personas que pasan hambre, 1.500 millones de adultos de peso muy superior al adecuado y 300 millones de personas que son clínicamente obesas, 115 millones de ellas en los países más atrasados. Estamos frente a un problema no sólo de salud sino cultural. Cualquiera, debería conocer que una buena dieta es imprescindible como lo es la cantidad de alimento necesaria que debemos tomar, donde la calidad es más importante de lo que la apreciamos.
Alimentación y trabajo tienen mucho que ver en la calidad de vida de una persona. El Parlamento Europeo votó en mayo 2005 una resolución para impedir que los trabajadores comunitarios puedan prolongar su jornada laboral por encima de las 48 horas semanales, fijadas como referente en la UE. Mientras, en otros foros, algunos empresarios hablan de que debería ser de 55 horas semanales (Recordemos que la celebración del Primero de Mayo nacida en 1886 fue el resultado de los mártires caídos en Chicago mientras combatían la abolición de las jornadas de hasta 18 horas diarias). Precisamente, el equilibrio entre trabajo y ocio, pero también entre trabajo y calidad de vida laboral constituyen un factor esencial para el desarrollo psicológico de las personas. Prácticas como el mobbing o el acoso moral en el trabajo demuestran cuan nocivas pueden ser para una persona trabajadora el trato que recibe. Una buena dieta, el descanso preceptivo y una sociedad optimista son fuentes de bienestar que ahorran medicinas y mejoran la percepción de la importancia de un medio ambiente de calidad. Claro que repartir alegría y aplaudir las cosas bien hechas de nuestros semejantes son también requisitos para que el mundo sea más habitable.
]