You are here

No se trata de preparar un mejor porvenir sino de vivir de otra manera el presente






No se trata de preparar un mejor porvenir sino de vivir de otra manera el presente
François Partant (1926-1987)
Más de un siglo de desarrollo, de búsqueda del crecimiento económico, de marcha más o menos obligada- según si uno era habitante del mundo rico o del pobre- hacia un progreso técnico y científico. Todos los esfuerzos intelectuales durante el último siglo obedecen a  mejorar las condiciones de vida a la vez que racionalizar la economía y el trabajo para que este no fuera una actividad esclavista y permitiera al obrero convertirse en parte del sistema consumiendo. En este momento, una parte del mundo empieza a explotar ferozmente el resto en una proporción de uno a cuatro. Conseguir el máximo bienestar ha sido sinónimo de máxima industrialización y explotación intensiva de la naturaleza. Hemos superado con creces la capacidad de regeneración de los ecosistemas y les hemos introducido sustancias sintéticas incapaces de ser asimiladas sin contar el incremento de radioactividad en determinadas áreas.  Prometieron el paraíso y, sin embargo, las desigualdades económicas entre regiones del mundo, e incluso en los países bienestantes se han agravado muchísimo. Las relaciones sociales en los países ricos económicamente se han deteriorado; el consumismo se comporta como un azote para la sociedad. Sin embargo, disponemos de alguna esperanza en los movimientos anticonsumistas, en el hecho que se celebra el día del no consumo (Buy Nothing Day), en la existencia de movimientos sociales como el del decrecimiento o el de la vida simple. Estas nuevas esperanzas en las que participa la ciudadanía son verdaderos actos de resistencia y un ejemplo para impulsar nuevos estilos de vida. Es evidente que un futuro más digno para el planeta requiere repensar la civilización que hemos levantado. Pero, mientras podemos unir nuestros pequeños gestos para que la vida individual de cada uno de nosotros sea más frugal, más austera y, por tanto, más acorde con la necesidad de reducir la huella ecológica planetaria.