You are here

No son los hombres quienes gobiernan las sociedade






No son los hombres quienes gobiernan las sociedades, son los principios; a falta de principios, las situaciones.
Pierre Joseph Proudhon

La especie humana, aun con su potencial de transformación, no debe olvidar que es una parte reciente de un todo antiguo y amplio, aunque se haya adueñado del planeta. Los seres vivos forman parte de un conjunto planetario más amplio. Tanto es así que nuestra propia entidad corpórea es el resultado de procesos de cooperación con otras especies, aunque hoy sean tan humanas como nuestro cerebro. Por eso son importantes los principios, o sea, cada una de las causas a partir de las cuales se constituye la realidad. Uno de estos principios claves es el de la precaución. A falta de realidades evidentes y antes de propiciar males mayores, vale la pena abstenerse. Precaución ante la lujuria que la energía del petróleo ha proporcionado a nuestra sociedad a costa de envenenar el entorno. Un entorno que lucha por sobreponerse pero que sucumbiendo puede arrastrarnos a la perdición como especie. El planeta es viejo y se autorregula. De la misma forma que cada célula de nuestro cuerpo sabe mantener la temperatura, del mismo modo actúa la Tierra como sistema vivo. Debemos bajarnos de la soberbia racional para abrazar la humildad sentimental.