You are here

Nuevo etiquetaje de productos FSC




Nuevas normas de etiquetaje de los productos FSC


Nuevas etiquetas para los productos FSC


Ejemplo de etiqueta con producto FSC reciclado


Ejemplo de etiqueta con mezcla de productos FSC





Julio, 2005. Con la aprobación de los nuevos Estándares para los productos FSC a nivel mundial en septiembre del año 2004, fueron aprobadas también las nuevas etiquetas FSC, que identifican las nuevas categorías de productos FSC y tratan de homogeneizar la imagen del FSC en el mercado.

En el mes de Abril se aprobaron las traducciones de las etiquetas en español, quedando una versión diferente para América Latina y otra para España. La iniciativa del FSC España ha presentado una propuesta al FSC con traducciones de las etiquetas a las tres lenguas co-oficiales del Estado español: catalán, euskera y galego, que todavía no han sido aprobadas.

Las nuevas etiquetas serán obligatorias para todas las empresas certificadas a partir del 1 de Julio de 2005. Las empresas que se hayan certificado con los antiguos Estándares y tengan un lote de antiguas etiquetas, deberán ponerse en contacto con sus entidades de certificación para determinar las condiciones de finalización de uso. En principio, podrán utilizarlas de manera excepcional llegando a un acuerdo con las entidades de certificación y fijando un plazo para su agotamiento.

Tres tipologías para los productos FSC
Una de las principales novedades en el etiquetaje de productos FSC es que ahora se identifica la procedencia de la madera o del producto forestal. Las tres categorías establecidas son la de productos con algún porcentaje de productos FSc, desde el 100 % con garantía FSC. Otra categoría nueva es la de prodcutos reciclados y finalmente la de productos con materias mixtas. Esta medida de homogenización en el etiquetaje de los productos FSC ha sido valorada de gran interés por el sector. Recordemos que el FSC ha experimentado un continuo crecimiento del mercado para productos certificados en Europa, Norte América, Asia y Latinoamérica. Este crecimiento se refleja en un incremento de los certificados de cadena de custodia de un 25 por ciento en los últimos dos años y en la duplicación de hectáreas certificadas bajo los estándares FSC en el mismo periodo de tiempo.

La certificación es un proceso de evaluación al que se somete de forma voluntaria una Unidad de Gestión Forestal, y que es realizado por una tercera parte independiente (entidad certificadora). Este proceso culmina con un certificado FSC, que garantiza al consumidor que los productos forestales proceden de montes aprovechados de forma racional, de acuerdo a los Principios y Criterios del FSC, los cuales definen los niveles mínimos de buena gestión para los bosques de todo el mundo.

La certificación de cadena de custodia evalúa la línea de producción forestal, desde el árbol hasta el producto final, para verificar que la madera utilizada procede de un bosque bien gestionado.