You are here

Oh Dios Dinero, Oh Rey del Mundo. Danos para nosotros el Sol, simplemente.






¡Oh Dios Dinero! ¡Oh Rey del Mundo! ¡Danos para nosotros el Sol! simplemente.
Armando Álvarez
Hay zonas en este planeta que cuesta imaginar sobrevivir en ellas. Este es el caso de la región Jujuy, al Noroeste de Argentina, tocando con Bolivia en una zona declarada Patrimonio de la Humanidad, la Quebrada de Humahuaca. La mayor parte de este paisaje natural se ubica en alturas de 4.000 m, pero en ella resisten unos 28.000 habitantes que residen en los pueblos más importantes como Tumbaya, Tilcara y Humahuaca, mientras el resto ocupa los poblados más pequeños y áreas rurales dispersas.
Sin embargo, esta decisión de protección patrimonial, contra todo pronóstico ha levantado expectativas de lucro y ha comportado un efecto negativo para muchos de los campesinos que durante generaciones han vivido en este inhóspito paraje. La glotonería por construir hoteles y otras infraestructuras turísticas ha llevado a que sus propietarios, latifundistas que no le daban ningún valor, hoy amenacen la existencia de  sus moradores legítimos.  Indígenas que durante siglos han desarrollado su particular modo de vida criando cabras y cultivando algunas hortalizas.
Hoy, en esta misma región, sin embargo,  destaca un proyecto socioecológico singular: Proyecto de Integración y Rescate de la Cultura Andina (Pirca) el cual ha convertido en los recursos de la región, el sol radiante y el cielo despejado de la alta montaña en un recurso clave para mejorar la vida de los indígenas de la zona y reducir la crisis de la leña. No se puede olvidar la visión de personas como Bárbara Holzer, alemana de origen, puneña por amor al paisaje del altiplano, quien a finales de la década de lo ochenta empieza a construir cocinas y hornos solares para que los pobladores puedan vivir con mayor comodidad y evitar la destrucción de la vegetación natural. En este marco, el proyecto Pirca constituye un ejemplo singular de de recuperación cultural y a la vez de integración ecológica. Armando Álvarez es uno de los líderes del proyecto es también una persona clave en  el impulso de la energía solar en la zona en el marco del proyecto Pirca.
Las palabras de Armando Álvarez no pueden ser más elocuentes: "De todos los gestos, de todas las preguntas, tal vez sea la mirada sin reproches que interroga y exige que les contestes. Ahora que lo tienes todo, la tierra, el agua, los árboles, los mares, que los animales te temen y te pertenecen y los hombres te veneran. ¡Oh Dios Dinero!, ¡Oh Rey del Mundo!, ¡Danos para nosotros el Sol!, simplemente". La revolución solar es no sólo una tecnología para un estilo de vida más armónico con el entorno, es también una oportunidad de liberación de la esclavitud del consumismo. Algunas personas como el fotógrafo Claudi Carreras ha recogido el testimonio y también la lucha en silencio de unas gentes que tan sólo quieren sobrevivir como hicieron sus ancestros. Hoy más que nunca las miradas de estas gentes, pero también su tenaz resistencia con la ayuda de el Sol constituye un inestimable legado que un sitio declarado Patrimonio de la Humanidad no puede olvidar.