You are here

Anuario del Hábitat Ecológico Para la Bioconstrucción




 

 




Anuario del Hábitat Ecológico
para la Bioconstrucción

Toni Marín
Revista Ecohabitar
Ediciones para la Sostenibilidad
Olba, 2004



Anuario del Hábitat Ecológico
para la Bioconstrucción


El Anuario del Hábitat Ecológico para la la Bioconstrucción es un sueño de Toni Marín, responsable de la revista ECOHABITAR. El equipo de esta revista especializada ha puesto a nuestro alcance más de 1.000 direcciones para que nuestros hogares puedan ser más ecológicos. Desde su concepción hasta los complementos decorativos finales. Dividido en cinco partes: el consejo, la gran obra, la segunda obra, la decoración e información complementaria. Desde geobiólogos pasando por albañiles, energías renovables, pintores, reciclaje y formación. Todas las direcciones organizadas por comunidades autónomas.  
La vivienda es nuestra tercera piel. Un espacio que nos permite protegernos de la intemperie, pero también es el habitáculo de la intimidad. En casa nuestro ser y los que la habitan se sienten seguros y confidentes. Es un espacio básico para nuestra educación y escuela de convivencia. Quizás por ello la vivienda a parte de ser un derecho es una necesidad imprescindible, tan importante como lo puede ser la alimentación. Los humanos mayoritariamente dejamos de ser nómadas hace milenios. Con el sedentarismo conseguimos un mayor importante avance cultural. Los poblados no son más que una reunión más o menos extensa y numerosa de viviendas familiares o comunitarias.
Las viviendas se construían como un orgullo personal primero y lógicamente comunitario. Con el tiempo incluso llegaron a ser un signo de distinción y aparecieron palacios y edificios emblemáticos como los que creo que el modernismo catalán en la Barcelona de principios de siglo o el racionalismo en la Europa de cielos grises. Primero con las colonias fabriles de la revolución industrial y desde las guerras fratricidas y violentas que marcaron la primera mitad del siglo XX, la vivienda dejó de ser un elemento cultural para convertirse tan sólo en un espacio de alojamiento imprescindible para garantizar la productividad de los trabajadores. Esta visión llega a su paroxismo con la vivienda-dormitorio que se elevó en barrios periféricos de las grandes metrópolis.
Hace unas décadas se tomó consciencia de la importancia que para el desarrollo humano tiene la vivienda. Que no basta en tener un cobijo, sino que este debe ser saludable. La construcción moderna lo ha hecho sin valorar la ingente cantidad de venenos ambientales en forma de substancias volátiles, de materiales cancerígenos, de espacios sin ventilación y derrochadores de energía. Y sin embargo, el sector de la construcción es quien ha tomado las riendas de la economía de estas últimas décadas en nuestro país. Una economía, sin embargo, basada en la temporalidad, la mano de obra barata de inmigrantes y la irracionalidad de construir barato, con materiales de baja calidad para obtener el máximo beneficio.
El parque de viviendas desde 1990 en España ha crecido en más de dos millones. Pero tal como en los años sesenta la aluminosis del cemento dejó una lamentable herencia, la vivienda de este final de siglo XX y principios del XXI nos dejará una importante huella por el derroche energético y la escasa durabilidad. Algunos expertos calculan que los bloques de viviendas de hormigón no perdurarán más allá de 50 años.
Frente a este epidemia social la bioconstrucción, la arquitectura diseñada para construir viviendas saludables, con materiales ecológicos, renovables, climatizadas con energía solar, geotérmica e iluminadas de forma natural. Viviendas que conviven con espacios vegetales ya sea a su alrededor o en las propias cubiertas. Moradas en las cuales el agua se reaprovecha antes que un simple uso la convierta en un residuo. En definitiva, si pensamos que nuestra casa no puede ser ajena a la protección ambiental del planeta el Anuario del Hábitat Ecológico para la Bioconstrucción es una herramienta que nos será útil para hacer realidad una vivienda menos agresiva con el entorno y más saludable para nuestros seres queridos.