You are here

Biciosos

Uno debería pensar que la máquina más eficiente jamás inventada para la movilidad, la bici no precisaría de ningún libro para motivar a su uso como medio de transporte en la ciudad. Y sin embargo, a pesar de todas las ventajas para la salud personal, el entorno urbano y la ecología en general, la bicicleta no despega como vehículo de uso mayoritario.

Hay múltiples razones, que sí te la roban, que si es insegura, que si sudas, que si…pero pronto se acaban los sies. Luego aparecen los sucedáneos que aunque prácticos no dan placer, como es el caso de la bicicleta pública o colectiva a la que las multinacionales de la comunicación apuestan para que ahora con una buena excusa nos convirtamos mientras pedaleamos en anuncios publicitarios.

No hay revolución que se consiga por la razón sino por el convencimiento de la acción. No hay muchos libros que se adentren en la tarea de convertirse en una autoayuda para iniciarse en el pedaleo. El primero de ellos y el más rompedor es el del biciartista Òscar Patsí, La revolución de las mariposas. Pero, ciertamente, es una redacción más cerca del corazón que de la razón. Faltaba pues un libro que pusiera razón para convencer que como decía John Kennedy “nada es comparable al sencillo placer de dar un paseo un bici”. Esta es la tarea que se propuso el agitador cultural Pedro Bravo (1972). El resultado es Biciosos, ¿por qué vamos en bici? y otras preguntas que te haces cuando vas a pedales. Con una edición exquisita como la que caracteriza al sello editorial Debate, tenemos a nuestra disposición un libro que como se explica en su prefacio “La bici no debería dar para otra conservación que no fuera un “que bonita es la tuya” o un “¿me prestas la bomba que se me ha deshinchado la rueda. Y, sin embargo, existe porqué aún hay un montón de gente que no se imagina yendo a trabajar dando pedales, alquilando una bici de servicio público para ir a un museo o candando su vehículo sin motor a una señal de tráfico antes de meterse en un restaurante para una cita romántica.”

Portada del libro publicado por Debate sobre la bici.

Biciosos un libro que su autor define como “un libro sobre bicis que va de un tío que dedica un verano de su vida a tratar de responder todas las preguntas que le hacen cuando va en bici y cuantas más que se hace él mismo”. Por tanto, no es libro sesudo sino un libro ameno, un libro vivencial, de un ciclista que circula por Madrid habitualmente,  pero que desde la historia de la bici hasta los aspectos más polémicos relacionados sobre la bici sabe  desgranarlos capítulo a capítulo con una perspectiva propia ya que como afirma su autor “la bici es polisémica y mucha honra”.

Biciosos podría pensarse que es un libro para que uno tenga buenas razones para dar el paso de tomar la bici como medio de transporte habitual. Es uno de sus lectores. Este encontrará desde respuestas a tópicos tales como si el coche es más cómodo que la bici o al revés o de si la bici es cosa de hombres o de si es más seguro o no ir en casco entre otras.

“Ir en bici debería ser algo tan normal que no necesitase de muchas explicaciones. Pero no es así… Hay debates, ferias, blogs, eventos y hasta libros, pero faltan ciciclistas... Aunque no lo parezca viendo la escasez de bicis en muchas ciudades de nuestro país, creo que hemos llegado a un nivel de madurez cívica, educación vial e información sobre lo que más nos conviene como para ver esa escasez ciclista desparecer y convertirse en abundancia. Las calles de las ciudades deberían estar llenas de personas circulando en bici como algo normal y no excepcional. Y si no lo están no es porque no haya suficientes debates, ferias, literatura y eventos ciclistas, sino porque esas personas no terminan por decidirse. Bajo mi punto de vista, si queremos conseguir más bicis en las calles debemos ir más en bici. Lo demás vendrá después. Y en lo demás incluyo las políticas a favor de la bici por parte del legislador”.

El autor no es un guru, ni un apóstol, sólo un tío que va en bici y sobretodo que sabe verbalizar no sólo argumentos sino anécdotas vividas y escuchadas con un gran corazón en el que cada palabra del libro permite no sólo deleitarse con ideas o conocimientos sino también con vivencias. Pedro Bravo, afirma que va en una fixie, estas bicicletas sin frenos que requieren de una cierta habilidad y lo que no se dice que es también contribuyen a un mayor desgaste de las rodillas. Pero son bicicletas de moda, divertidas de llevar, que exigen dar más de si desde un aspecto deportivo.

Biciosos es un libro respetuoso que sabe navegar para que la polémica sobre un tema sin agriar  la sesión y sabe escoger los testimonios que ilustran algunas ideas para que conmuevan el lector como la historia de Mike, un niño nacido sin brazos por los efectos de la radiación de Chernobil y adoptado posteriormente por una familia de Pittsburg  que va en bici. Sin embargo, nuestra opinión es que para ser redonde al libro le faltan algunas historias como las relacionadas con españoles que han contribuido a avances significativos en la tecnología de la bici. En este sentido, es un lástima que no recoja el éxito del pedaleo sin punto muerto de Rotor, el sillín terapeútico de Duopower o los parkings y bici Urbikes de Modular, la bici plegable Morabike o de transporte Biba, por citar sólo algunos ingenios de gente de casa. Hubiera sido un capítulo necesario para reconocer el ingenio de este país en el ámbito de la bicicleta.

La pregunta que uno puede hacerse frente a un libro siempre tiene dos caras. Una cara es cuando uno ya está más que convencido y piensa que no necesita leer sobre. Si es así, Biciosos te atrapa seguro por la frescura del autor.  La otra cara es si uno se pregunta, ¿para que leer este libro si no me interesa para nada ir en bici?. Entonces, lo recomendable es leer la contracubierta y dejarse seducir al menos por una de las frases que contiene; en concreto la de Sir Arthur Conan Doyle (sí, el creador de Sherlock Holmes): “Cuando el día se vuelva oscuro, cuando el trabajo parezca monótono, cuando resulte difícil conservar la esperanza, simplemente sube a una bicicleta y date un paseo por la carretera sin pensar en nada más…”.

Biciosos es un libro cuya lectura, más allá de todo argumentario, es fresca e invita a pasar a la acción y  pedalear más. Claramente es un libro que hace de buen leer y regalar también.

actualizado: 
09/05/2014
parte de: