You are here

Casa saludable. Cómo hacer de tu hogar un entorno más sano

Mariano Bueno ya rompió moldes con su libro El libro práctico de la casa sana, a modo de una guía para convertir fácilmente las viviendas en hogares saludables y confortables, que hace un instructivo recorrido práctico y visual por todas las cuestiones relacionadas con la salud y la ecología en nuestro hogar. Casa saludable es una nueva obra de Mariano Bueno, un experto en geobiología, bioconstrucción y agricultura ecológica que añade en este caso la aportación de Elisabet Silvestre, doctora en biología. El libro, en el fondo, es un manual que estos dos expertos han escrito para poner las bases de los conceptos de biohabitabilidad que manejan y que en la actualidad aplican en los asesoramientos que ofrecen para arquitectos, médicos y particulares para mejorar la calidad de vida en las viviendas.

Casa Saludable
Cómo hacer de tu hogar un entorno más sano
Autores: Elisabet Silvestre y Mariano Bueno
ColecciónLibros Cúpula
Scyla Editores
Barcelona, 2009.

"La vivienda es mucho más que un mero cobijo que nos resguarda de las inclemencias climáticas; si bien es una necesidad básica, debe contemplarse como un espacio personal que potencie el bienestar en un marco de salud global. La vivienda, la casa, el lugar donde vivimos, debería estar diseñado y concebido como un verdadero hogar; un espacio para la vida, que propicie al máximo la salud y el bienestar de nuestro organismo, tanto a nivel físico como mental... Un hogar saludable se define como un espacio de vida que –a modo de límite con el espacio exterior– aporta confort, propicia la relajación, compartir experiencias, las vivencias, el descanso, y ayuda a realizar la reconexión y la regeneración diaria de nuestro cuerpo y nuestra mente".

Es evidente que los profesionales que proyectan y construyen viviendas durante décadas no han atendido a ningún criterio que valorase la calidad del hogar más allá de lo higiénico y a veces ni esto. En España se ha construido a destajo sin ningún criterio de bioconstrucción, ni tampoco de ahorro energético o simplemente de habitabilidad preservando del ruido vecinal. Los pisos y las casas pareadas de los últimos cinco lustros son auténticos escaparates abiertos, en cuanto a los sonidos que se producen dentro de los mismos por la falta del aislamiento acústico imprescindible. Y esa falta de aislamiento respecto a la contaminación sonora y al ruido afecta a la calidad del descanso nocturno e incide en la aparición de lesiones auditivas. El libro Casa Saludable va desentrañando cada uno de estos aspectos: "A la hora de aislar o atenuar los ruidos no podemos seguir las mismas reglas ni usar los mismos materiales que en el aislamiento térmico. Por el hecho de que existen dos tipologias de ruido bien definidas –los ruidos sólidos y los ruidos aéreos–, los sistemas y materiales para el asilamiento o atenuación variarán en cada circunstancia".

La condición de biohabitabilidad de una vivienda se inicia con el análisis del entorno, evaluando los factores de riesgo ambientales para de esta forma llegar a la elección del "buen sitio". A partir de ahí, la vivienda se deberá dotar de instalaciones energéticas y de circuitos de agua. Cada uno de estos genera sus propias afectaciones, por lo que lo importante es "conocer o aprender a reconocer todos y cada uno de los factores de riesgo potencial para la salud relacionados con las energías naturales y artificiales que nos rodean y con las que nos relacionamos de forma cotidiana". Este estudio, como detalla el libro con ejemplos contundentes, puede resolver problemas de salud a personas que con aparentes patalogías inexplicables. Todo se soluciona reubicando una cama o reduciendo la exposición a campos eléctricos mientras se descansa.

Los autores tienen una visión holística de la vida y esto se aprecia en el propio contenido del libro. Por ello, aparte de las técnicas y los conceptos de biohabitabilidad, también tienen en cuenta la importancia de los hábitos saludables, evitando los que de alguna manera contribuyen sin que a veces lo percibamos a "intoxicar" nuestro hogar. Este es el caso de la tipología de las sustancias químicas; en una sociedad que cuenta con un arsenal de más de 100.000 de ellas se cuelan auténticas bombas de relojería que al instante parecen inofensivas, pero que con el tiempo se comportan como verdaderos desequilibradores de la calidad de vida para muchas personas. Pero también podríamos decir lo mismo de los alimentos que tomamos. Su procedencia y su elaboración acaban afectando a nuestro bienestar. Si un alimento, por definición, debería ser nuestra energía revitalizante, la agricultura y ganadería intensivas y los procedimientos de la industria alimentaria los convierten en todo lo contrario y no pasan de ser puro pienso de engorde.

 

zoom

Una obra con ifnrmación, consejos, y una amplia ilustración que lo convierte en una obra de gran valor para las personas interesadas en vivir mejor

El objetivo de Casa Saludable es divulgar la importancia de crear un hogar como espacio para la vida, donde en nuestros aposentos la naturaleza pueda respirar, porque tengamos plantas que son verdaderos filtros y sanadoras o porque los pigmentos de las pinturas que decoran nuestra paredes sean suaves y relajantes, por estar basadas en pigmentos vegetales y sin ningún producto de síntesis orgánica. Cada libro de Mariano Bueno -aunque por temática pueda parecer similar a otro de título parecido- es siempre una actualización de la anterior versión a partir de la experiencia y nuevos conocimientos que el autor adquiere. Y en este último, además, la actualización es doble, al hacer pareja editorial con Elisabet Silvestre. El propio título del libro -publicado bajo la profesional edición de Scyla Editores- nos muestra una interesante evolución, porque el concepto "saludable" incluye también aspectos más amplios que lo "sano". En algo "saludable" se aprecia la interacción con el sujeto al que implica, mientras que en lo que es "sano" damos por supuesto que es ajeno a nuestra realidad, aunque pueda ser bueno por naturaleza. Pero la realidad es que incluso las mejores herramientas exigen una consciencia por parte de quien las usa. Y es algo que se resume al final del libro: "pequeños gestos generan grandes cambios; crear espacios saludables, armonizar y sanar la casa ayuda a armonizar y sanar la vida; vivir en una casa saludable es fuente de bienestar y de salud para las personas y para el medio ambiente". En fin, un libro que debería estar en todas las bibliotecas de las escuelas de arquitectura de este país, pero también destinado a todas las personas que buscan una vivienda, pues si todos tuviéramos estos criterios de biohabitabilidad más claros no nos endosarían un piso en base a las paredes repletas de espejos de un baño lleno de luz, pero sin una buena extracción de vapores, por ejemplo. Su lectura es el compendio de muchos años de experiencia que Mariano Bueno y Elisabet Silvestre nos regalan como personas comprometidas con la Vida.