Diario fotográfico de un payaso en África






Diario fotográfico de un payaso en África

Autor: Álvaro Neil
Editorial: Paquebote
Año de publicación: 2009



Diario fotográfico de un payaso en África
Una visión esperanzada

Hay viajes que son infinitos. No porque transcurran en extrañas dimensiones, sino por la intensidad. Éste es el caso del viaje que inició el payaso Álvaro Neil (Biciclown), quien el 19 de noviembre de 2004, en Oviedo, empezó a pedalear montado en una bicicleta para dar la vuelta al mundo en 80 meses. Los años han pasado y este hombre con su bicicleta anda ahora ya por India-Nepal (Enero 2009). Sin embargo, tras salir de España se adentró en África durante 987 días, recorriendo 37.695 km. Casi mil días durmiendo en un 36 % en esterilla y el resto en cama, para descansar. Casi mil días en los que ha llevado a cabo 45 espectáculos, vistos por 10.000 espectadores. Casi mil días llenos de aventuras y contacto humano, pero también infectándose cuatro veces con la malaria. Pero este primer continente recorrido en bicicleta le ha permitido descubrirlo ahorrando 7.071 kg de CO2. Está claro, pues, que valia la pena dejar un testimonio de ello. Lo hizo ya escribiendo un libro: África con un par.  Ahora, Alvaro Neil, el biciclown, con su aventura de dar la vuelta al mundo repartiendo sonrisas, nos ofrece un nuevo regalo: una inmejorable selección de fotografías en el libro titulado Diario fotográfico de un payaso en África

No es un libro cualquiera. Esencialmente, es un álbum de fotografías que se explican en el contexto de su diario que mantiene online y con el que se pueden seguir sus andanzas, además de conocer a fondo el proyecto del Biciclown. Pero quizás lo más sorprendente de este libro es que las imágenes han sido seleccionadas de forma que cada una de ellas no deja indifierente y que en el conjunto uno no se cansa de mirar. Evidentemente, prueba de que el viaje del Biciclown no lo hacen dos ojos con una cámara, sino un corazón con una cámara. Esta es, sin duda, la magia que atrapa al espectador: la de las imágenes con alma propia. Por ello, todas las personas que siguen con interés este periplo terráqueo sobre dos ruedas tienen en Diario fotográfico de un payaso en África una oportunidad para compartir el alma del biciclown. Cabe decir que de aventuras de viajes, de visiones fotográficas, las hay de verdaderos maestros de la fotografía, pero sólo se dedican a ella. En cambio, el trabajo de Álvaro Neil es pedalear para repartir sonrisas por el mundo, por lo que las imágenes son de más. Sin embargo, la belleza de esta selección radica, por un lado, en la particular visión del mundo del Biciclown y, por el otro, en que la vida lenta sobre una bicicleta nos aporta experiencias únicas. Se trata, pues, de una aventura que sorprende tanto por sus peculariedades técnicas (por el hecho de que el vehículo sea una bicicleta) como por la magnitud humana del mismo, y de ello queda constancia en su primer volumen vital desde África.

Diario fotográfico de un payaso en África, por tanto, no es una selección de fotografías de las representaciones artísticas de Alvaro Neil, aunque alguna hay, sino que es una mirada sincera a las personas, los paisajes y las vivencias de un hombre con corazón por este maltrecho continente afectado por hambrunas, guerras fraticidas, enfermedades infecciosas y desastres naturales. Un continente que el libro del Biciclown nos pone al alcance de nuestras manos con unas pocas fotos, de las miles que ya acumula su página web. Miles de fotos que son un testimonio de la forma de vivir de la humanidad en estos primeros años del siglo XXI... ahora ya de tres continentes. Por este motivo, este libro es un pequeño lujo para nuestros ojos, para los que simplemente estamos anclados en nuestro pedazo de tierra y que tenemos en el periplo del Biciclown una oportunidad para recorrer el mundo de una forma esperanzada.

Como toda obra editorial, no se compone sola. El Biciclown, mientras el libro se confeccionaba, continuaba pedaleando. Pedaleando con la pegatina NO OIL que elaboró en su momento la Fundación Tierra, para llamar la atención de que la bicicleta no contamina. Por este motivo, este mensaje del NO OIL probablemente sea también la imagen que más km ha recorrido por este planeta de una forma física, desde la convicción y el compromiso que exhibe a diario Álvaro Neil. Quizás por esta razón, lo que puede parecer inimaginable –elaborar un libro a distancia de la calidad de Diario fotográfico de un payaso en África– se ha hecho realidad gracias a las personas, entidades y empresas que apoyan, cada cual con lo suyo, a la experiencia del Biciclown.

La confección del libro ha contado con un excepcional equipo de colaboradores que debemos mencionar. La selección de las fotografías ha sido obra de Koos Kroon (Bike-tech), quien –como reconoce Álvaro Neil– "se ha tragado más de cinco mil fotografías hasta llegar a la selección final que hemos elegido para el libro". También recoge fragmentos de su diario personal. El diseño de este especial libro ha sido obra del estudio del galardonado David Torrents que, en un formato fotográfico 19 x 14 cm, recoge ciento cuarenta y cuatro fotografías a página entera. Su excepcional precio ha sido posible gracias a la colaboración de la imprenta Narcea y del mencionado diseñador, por lo que el precio final del libro es un 40% más económico que si hubiera mediado en el proceso creativo una editorial. Ni qué decir que adquirir este libro es una ayuda para las finanzas del Biciclown. La distribución del libro por medio de Paquebote contribuye también a rebajar los costes y a garantizar la difusión a nivel mundial.