You are here

Einstein y el arte de montar en bicicleta

Si queremos vivir en una sociedad más atenta y compasiva es necesario que desarrollemos la atención plena en nosotros. ¿No sería fantástico que pudiéramos vivir de una forma más meditativa, practicando sobre la marcha, sin distinguir los ensayos de la actuación real?. Sobre una bici puede adquirirse en pocas semanas el arte que los monjes budistas tardan decenios en aprender y que el gran Einstein personificó sin esfuerzos: vivir con atención plena.

Cualquier ciclista te dirá que se siente mucho más alerta y a la vez sereno, mucho más energético y a la vez relajado, después de haber dado una buena vuelta, y que concentrarse le resulta más fácil a la vuelta de montar en bici. Así mismo le aporta felicidad en general y mejora su conexión con la comunidad. Cuando estamos en el presente sin pensar en nada en particular, y somos sutilmente conscientes de nuestra experiencia, pueden ocurrir cosas maravillosas, y esto sucede cuando estamos montando en bicicleta.

Cuadro del pintor Ramon Casas, El descans dels ciclistes, 1896.

Así como la bicicleta puede lograr que una persona dé lo mejor de sí misma, montar con atención plena sirve para que la bicicleta nos de lo mejor que tiene. Conocer la historia de la bicicleta es reflexionar sobre la inventiva humana, sobre la historia cooperativa que acompaña a este gran invento, de cómo las ideas de uno refuerzan las de otra, sobre como desarrollar una mejor comprensión sobre el funcionamiento de las cosas. Nos permite ser más emprendedores en nuestras actividades, más científicos en nuestra visión y más competentes para la vida en general. Prestamos atención plena a la realidad.

Una de las cosas que te aportará este libro es que cuando te subas a una bicicleta es la invitación a que dediques unos momentos a contemplar todos estos inventos que mueven la bicicleta en el marco de la invención global y reflexionemos sobre el gran número de personas que contribuyeron y contribuyen todavía a que la experiencia ciclista sea grata.

Las máquinas nos esclavizan cuando dependemos de ellas sin comprenderlas, una vez que nos ha aislado de la realidad y nos han vuelto ineptos. Siempre que olvidamos hacer una pausa para demostrar curiosidad por el mundo, la premura y la encertidumbre empiezan a dominar nuestras vidas. Quizas por ello Einstein tenía sus reservas en el progreso tecnológico. Si la bicicleta consumiera gasolina bastarían 4 litros para recorrer casi cinco mil kilómetros.

Foto curiosa del artista Pablo Audouard Deglaire (La Habana, 1856 - Barcelona, 1918) quien fue un fotógrafo español muy conocido por sus retratos, imagen realizada en Barcelona, hacia1905.

La diferencia entre la ecología mental de antes y después de un paseo en bicicleta es como la de sintonizar una emisora de radio plagada de interferencias y otra de una nitidez cristalina. La teoría de la relatividad no se le puede ocurrir a cualquiera mientras da una vuelta en bici, pero todo el mundo es capaz de experimentar el increible arrebato creativo que genera el pedaleo.

Buscando el equilibrio en el mundo moderno
El ciclismo nos facilita entrar en el estado mental adecuado para los quehaceres intelectuales. Cuando uno se baja de la bicicleta siempre se siente más despierto y sereno, más satisfecho y centrado que antes de haber montado en ella. El único estado asociado al ciclismo es la felicidad, un sentimiento positivo que perdura incluso después de desmontar. El ciclismo al fomentar la circulación con atención plena es una forma más enriquecedora de tomar contacto con la zona donde uno vive. El ciclismo renueva día a día el sentimiento de pertenencia a la comunidad y la sensación de cumplir con sus objetivos.

El ciclismo cultiva el talante humilde y los gustos sencillos tanto cunado se está sobre una bicicleta como cunado se ha dejado aparcada. El invento de la bicicleta fue clave en la emancipación de la mujer en el pleno sentido de la palabra.

Ilustración del libro La bicicleta y la mujer.

Einstein, el arte de montar en bicicleta es un libro que seduce, en cada capítulo hace una glosa de aspectos de la personalidad de este gran matemático y filósofo de la vida que ejemplifican la actitud necesaria para montar en bici y conseguir una disposición de ánimo similar. Los pedacitos de la vida de Einstein que narra el libro sirven de punto de prática para llenar los cuatro capítulos de este libro que ofrecen una visión general de su filosofía holística e ilustran como la humilde bicicleta nos enseña a alcanzar un equilibrio parecido al suyo.

La moraleja de la vida de Einstein es que nos iría mejor si abrazásemos un enfoque más equilibrado. Sin embargo, múltiples ocupaciones nos impiden a meundo encontrar un momento para meditar, la bicicleta es un vehículo que más allá de permitir desplazarnos de forma ecológica es una meditación en acción que nos permite lograr la plenitud de la conciencia en medio del torrente de vida, sin necesidad de retirarnos a un lugar aparatado y sin que los beneficios sena menores ni menos perdurables. La bicicleta es una herramienta para fomentar las actitudes descritas en este simpático libro que te recomendamos.

Portada del libro, una obra que arroja una nueva luz sobre la visión holística del mundo de uno de los grandes iconos de la ciencia y explora cómo alcanzar el equilibrio y la atención plena a través del placer de montar en bicicleta.

Ficha técnica
Título original. Einstein and the Art of Midful Cycling
Autor: Ben Irvine, 2012
Traducción: María Corniero
Editorial: Ediciones Siruela
Colección: Tiempo de Mirar
Páginas: 159
Año de la edición castellana, 2016

Artículos relacionados

- Bici Zen, ciclismo urbano como meditación

- Sin bici no hay paraíso

- Ingenería de la bicicleta.

Artículo elaborado con párrafos y frases del libro reseñado. Fotos: Fundación Tierra.

actualizado: 
01/02/2017
parte de: