You are here

El bosque de los pigmeos




 

 




El bosque de los pigmeos
Tercera parte de "Las memorias del águila y el jaguar"

Isabel Allende
Colección Areté
Random House Mondadori
Madrid, 2004



El bosque de los pigmeos
Una novela para fomentar la Paz

El bosque de los pigmeos es la tercera novela de la trilogía de "Las memorias del águila y el jaguar" pensada para un público juvenil pero que inivita también a los adultos por su calidad literaria. Si en la primera obra de esta trilogía, La ciudad de las bestias, el tema principal era la conservación de la naturaleza y se desarrollaba en la selva amazónica, en El reino del dragón de oro, ambientada en un pequeño reino del Himalaya, la autora se adentra en el mundo de la espiritualidad y en especial del budismo. El bosque de los pigmeos da continuidad a las aventuras de sus protagonistas Nadia y Alexander que ya han alcanzado la juventud y han crecido en sabiduría y despiertan a nuevos sentimientos.

La acción se situa en el corazón del África ecuatorial donde se han trasladado los dos jóvenes, junto con su abuela Kate, para hacer un safari. Sin embargo, se suceden diversos acontecimientos que cambiarán el rumbo de los protagonistas, como la presencia de los pigmeos, y en concreto del pueblo akka. Cuando los pigmeos fueron descubiertos la literatura grecoromana ya les denominaba así, aun cuando las primeras documentaciones fidedignas se remontan a 1860 por los relatos del explorador norteamericano Paul Belloni du Chaillu mientras exploraba la cuenca del Ubangui en pleno continente africano. Sin embargo, la noticia de la existencia de los pigmeos es obra del explorador alemán Georg Schweinfürth quien logró encontrar algunos akka en 1870.  Lamentablemente, algunos exploradores, como Stanley, los calificaron como "una forma humana extremadamente baja y degradada, a medio camino entre las bestias y los hombres". En 1909 uno de los primeros pigmeos que fue llevado a América fue expuesto públicamente en un zoo de Nueva York. Sin duda, este pueblo tímido, nómada, cazador-recolector, cuya población en la actualidad no sobrepasa los veinte mil individuos es el paradigma del sufrimiento de los pueblos sometidos. En este caso, son los pueblos bantú quienes expulsaron de la sabana a los pigmeos, empujándoles hacia los bosques y en ocasiones esclavizándoles.

La trama de la esclavitud del pueblo akka por parte de los bantú que se mantiene por la tiranía del "monstruo de las tres cabezas" es un impresionante alegato a favor de la paz y que los protagonistas asumen con sus reflexiones. Este monstruo representa los tres poderes bajo los cuales mantiene aterrorizados a los bantú y esclavizados a los irreductibles pigmeos. Como novela de aventuras, no le falta ni la intriga ni la fantasía. La reina de los espíritus Nana-Asante, de origen desconocido, permitía bajo su gobierno la feliz convivencia entre bantú y pigmeos.

El bosque de los pigmeos nos quiere transmitir ideas sobre la guerra y la paz, sobre la opresión y las dictaduras, la convivencia y la libertad. Por ello, ante Alexander y Nadia se revela el África de la pobreza, víctima de depredadores sin escrúpulos cuya codicia no se detiene ante el sufrimiento de las personas. Ambos jóvenes entablarán contra ellos una lucha desigual en la que su mejor aliado será, al margen de su ingenio y valentía, su identificación con los viejos arcanos de la tierra que se muestran precisamente a través de la magia.

La trilogía Las memorias del águila y el jaguar hay que leerla como un compendio de valores para estimular una actitud más ética y de crecimiento personal para los más jóvenes. Escrita pensando en sus nietos, Isabel Allende contribuye con su habitual compromiso ético a legarnos unos personajes llenos de humanidad. Lógicamente, el espíritu del jaguar representado en Alexander y el del águila en la figura femenina de Nadia son los alteregos con los que deben aprender a vivir en equilibrio con paciencia y sabiduría. En definitiva, un libro plenamente identificado con el objetivo de esta colección Areté Ensayo pensada para alumbrar a los autores que por su excelencia nos permiten, como Isabel Allende, disfrutar del privilegio de aprender. De abrir nuestro conocimiento a otras disciplinas de las que sabemos menos, como la que respiran las tres obras de esta magnífica trilogía que concluye con El bosque de los pigmeos. Éste es el primer libro que se publica en España bajo el lema de Libros Amigos de los Bosques, promovido por Greenpeace e impreso con papel procedente de bosques sostenibles FSC.