You are here

El Faro. Idea, proyecto y obra




 



El Faro. Idea, proyecto y obra

El Faro. Idea, proyecto y obra
Pabellón de Iniciativas Ciudadanas en la Expo de Zaragoza 2008
Ricardo Higueras Cárdenas
Editorial Zuribundi
Peñíscola, 2008
Incluye DVD: El Faro, una construcción sostenible, dirigido por Maite Calvo




El Faro. Idea, proyecto y obra
Historia ilustrada de un proyecto de bioarquitectura ejemplar a principios del siglo XXI

La Expo Zaragoza 2008 habrá sido entre el 14 de junio y el 14 de agosto un evento de múltiples facetas artísticas, arquitectónicas, urbanísticas y sociales y dejará una huella de transformación en esta capital que se ha esforzado en tener su propia identidad, que no queda exenta de críticas. Sin embargo, el recinto de la Expo, más allá de la arquitectura de hormigón cargado de huella ecológica, supo acoger una rareza en este tipo de eventos. Aunque pueda criticarse por múltiples razones, Zaragoza y su apuesta por el agua también supo imaginar un futuro distinto, al haber dado cabida a las iniciativas ciudadanas de las ONG. Todo el esfuerzo social de este abigarrado conjunto de propuestas solidarias tuvo su propio espacio arquitectónico: El Faro. Un edificio singular no sólo por su forma sino por romper con sus líneas orgánicas, un horizonte linear en muchos sentidos. Pero lo más curioso de esta arquitectura es que estaba edificada con criterios de bioconstrucción: la madera, la paja y la tierra eran sus principales materiales. Como toda obra arquitectónica en un espacio singular como la Expo, fue escogida en un concurso que ganó el arquitecto Ricardo Higueras Cárdenas junto con un equipo multidisciplinar de alto nivel.

Su obra, una especie de botijo de tierra, no ha sido un proyecto sencillo, pues levantar un edificio en bioconstrucción de casi 30 metros de altura no se había realizado nunca en este país. Y seríamos ingenuos si pensáremos que tras una idea tan singular las dificultades no le llovieron a mares. Recordemos que estamos en el país en que nadie es profeta en su tierra. Así que el proyecto ganador para construir esta arquitectura efímera de El Faro, encabezado por una persona de un talante luchador, no hubiera llegado a buen puerto sin un esfuerzo descomunal por parte del equipo que su líder supo movilizar. La historia de este ideal arquitectónico, de su proyecto y de su construcción ha sido recopilada en este libro y DVD por el propio Ricardo Higueras y equipo.

Al abrir las páginas del libro de este edificio sostenible de El Faro, uno encuentra el detalle de todos los aspectos del mismo para comprender no sólo la obra sino también el proceso desde su génesis hasta su final. Es importante que cuando los humanos llevamos a cabo una obra singular, ésta quede en el recuerdo colectivo y más cuando casi seguro que El Faro será el primer edifico que se reencarnará, una vez finalizada la función, en lo que fue en orígenes: tierra y madera. Tierra que podrá volver a ser substrato para nueva vida donde se depositen sus restos. Por tanto, el libro y DVD de El Faro constituye, ante todo, un monumento al ingenio esforzado de un gran equipo humano que supo convertir un sueño en una obra de arte natural y ecológica. Un sueño nada fácil si tenemos en cuenta que en su realización final, el propio equipo que lo soñó quedó al margen de su materialización por imperativo de la propia dirección de la Expo. Pero todo lo que idearon quedó plasmado en el espíritu de la obra final y queda minuciosamente detallado en este magnífico libro, para la posteridad.

El edificio de El Faro nació no sólo de un reto sino de una convicción profunda por un nuevo tipo de arquitectura porque, como afirma el autor del mismo, “la arquitectura ideal es la de los animales, porque no altera el medio, solamente lo ordena para adecuarlo a sus necesidades”. Y lo cierto es que el propio Grupo de  Energía y Edificación de la Universidad de Zaragoza le dio la clasificación A en cuanto a eficiencia energética y que al final de su ciclo vital habrá retenido 300 Tn de CO2. Pero sobre todo, lo que llevó a su autor a concebir un edificio de estas características únicas en nuestro país es que “al sustituir la razón por la intuición y la industria por la eficiencia de la naturaleza aparece otro modelo que no es tan exacto como el anterior, pero no tiene huella ecológica”. Y es que todo el esfuerzo de estos más de 40 expertos de todo el mundo se volcó en idear un edifico en el que al entrar uno tuviera una experiencia energética diferente. Más allá de todos los avatares de la propia construcción, en la que el equipo no pudo participar, sin duda se logró el objetivo de quienes lo idearon.

El libro es, ante todo, un detallado examen de los materiales, del proyecto de ejecución, de los ensayos, de la obra y del perfil de los miembros del equipo. El DVD dirigido por Maite Calvo recoge también el testimonio de quienes participaron, de la génesis y sobre todo de las convicciones más profundas de sus autores, impulsados por imaginar y materializar estas dos cúpulas de barro y paja con estructura de madera y bambú que se coronó con una panémona china, que sin duda ha sido el único signo de lo sostenible en el skyline de la Expo de Zaragoza.

Millones de personas habrán pasado por la Expo cuando esta cierre. De estas, centenares de miles habrán entrado en El Faro y habrán sido sorprendidas no sólo por una arquitectura singular y no sólo por el interior de frescura natural, sino también por un paseo adicional con pérgolas de caña viva. También habrán sido sorprendidas por una inusual forma de bienvenida a cargo de un grupo de animación genial como la PAI y de un conjunto de actividades organizadas en semanas temáticas, en los que el compromiso para con un mundo más solidario con el agua como protagonista se dieron cita sin interrupción. Más de 300 ONG de todo el país, centenares de eventos, demostraciones, debates, espectáculos comprometidos con la ecología, etc. constituyen la mejor herencia que ha albergado El Faro. Pero de todo este magno evento situado en un rincón frente al río Ebro en el recinto de la Expo queda esencialmente una experiencia humana, tanto de los que la hicieron posible como de los que idearon el espacio para que floreciera. Con el tiempo nos quedarán los gags de la gente de la PAI (Sorpresa!!) y probablemente de algunas actividades en las que el visitante, sin esperarlo, se implicó a fondo.

Pero no sería legítimo olvidarnos del continente que lo permitió y lo identificó: la bioarquitectura de El Faro firmada no sólo por un arquitecto, como manda la normativa, sino acompañada por un equipo humano que con este proyecto ya ha hecho historia dentro de la bioconstrucción española. Así que para los amantes de lo ecológico, para los que pasaron por la Expo 2008 y quizás nunca supieron exactamente por qué tuvieron una experiencia tan placentera y única en un universo abigarrado como el de la Expo del Agua, para todos ellos este libro y DVD editado de forma esmerada por Zuribundi, en el que tienen un recuerdo para el futuro, de un valor humano incalculable.

La energía de la tierra emanaba de El Faro con toda su fuerza, atrapando al visitante. Por este motivo, cualquier persona que haya visitado la Expo 2008 tiene en este libro y DVD de El Faro de Ricardo Higueras la oportunidad de conocer con un lujo de detalles único el por qué de todo respecto al “monumental botijo” esculpido en una de las plazas temáticas de la Expo. Un “botijo” del que no quedará más que tierra para dar nueva vida, pero que gracias a las páginas del libro y a las imágenes animadas del DVD se podrá recrear una y otra vez en la mente de todas aquellas personas que siguen imaginando un mundo más sostenible y solidario, tanto si pertenecen a las ONG que participaron del Pabellón de las Iniciativas Ciudadanas de la Expo de Zaragoza como si no lo hacen.

Tanto el autor como la editorial Zuribundi sólo merecen nuestro mayor agradecimiento por legar a la memoria colectiva algo que no puede ser olvidado: el “mayor botijo arquitectónico de la historia” y, por tanto, un edificio de tierra y paja que, de la mente de sus creadores, supo crecer sobre el hormigón de un espacio poco amigable, pero que dio lo mejor de sí que la arquitectura bioclimática haya imaginado hasta ahora en nuestro país.

No vamos a entrar en la descripción de los sistemas más técnicos que conformaban este edificio, con su sistema de climatización basado en el uso de la energía almacenada por el agua del río Ebro para refrescar el ambiente interior, mientras una panémona china extraía el calor humano acumulado. No vamos a entrar en los entresijos para soportar tantas toneladas de tierra y paja. No vamos a entrar en el detalle de que un proyecto de estas características sólo es posible gracias a la armonía de un equipo humano que no vive la arquitectura sino que la siente en lo más profundo de su ser, como el respeto por la naturaleza que nos ha visto nacer.

El Faro nació con la Expo y morirá con ella, pero su legado tiene en este libro y DVD su mejor homenaje al esfuerzo de tantas personas que han hecho posible que existiera un Pabellón de las Iniciativas Ciudadanas. El Faro es, pues, una historia que es mucho más que la suma de esquemas minuciosos que recoge el libro porque, como afirma su autor, "en la naturaleza se repiten los procesos a diferentes escalas sin que podamos distinguir entre micromundo y macromundo. Existe un lenguaje común”. El lenguaje común que nos lega El Faro, el de coexistir con la naturaleza. Este edificio del equipo de Ricardo Higueras que supo interpretarlo nos deja su mejor herencia. Así que, incluso sin haber visitado la Expo 2008, este libro y DVD merece ser conservado como un tesoro sobre el tesón humano por un nuevo ideal de vivir en armonía con nuestro entorno.