You are here

El manifiesto del agua




 

 
Manifiesto del agua
 
 
 
El manifiesto del agua
Por un Convenio Mundial del Agua

Riccardo Petrella
Colec. Encuentro, 3
Icaria Editorial-Intermón Oxfam
Barcelona, 2002
 
 
 
El manifiesto del agua
Argumentos a favor de un Convenio Mundial del Agua
 
El sencillo gesto de abrir un grifo ha convertido un milagro en algo sin interés, excepto cuando sólo escupe aire. Sin embargo, para que nuestra grifería derrame agua clara, higiénica, alimenticia, realmente sí deben sucederse un sinfín de procesos, tanto tecnológicos como sociopolíticos. El suministro de agua potable se ha convertido en uno de los principales retos de la humanidad, especialmente, si tenemos presente que todavía más de 1.400 millones de personas no tienen acceso al agua potable. A consecuencia de la mala calidad del agua, sobre todo en las zonas tropicales, las enfermedades transmitidas a través del agua matan a millones de personas mientras otras tantas fallecen simplemente por falta de agua. La mitad de la población humana vive en espacios sin redes de alcantarillado para evacuar las aguas grises.

La necesidad de una política mundial del agua se ha hecho patente en los últimos años debido a que el abastecimiento del agua, considerada por todos como un recurso inagotable al alcance de nuestro grifo, ha empezado a presentar las primeras limitaciones. La contaminación de ríos, lagos y aguas freáticas, la desertización o los conflictos entre agricultores por el suministro y consumo de agua son algunos de los factores que explican la creciente preocupación sobre el agua del planeta.

El manifiesto del agua es un ruego para conseguir un Convenio Mundial del Agua a fin de preservar un bien esencial al cual todo el mundo tiene derecho. Hay que evitar que el agua siga el camino del petróleo y se convierta en algo público, desestatalizado, o sea, global y regulado, para que el agua que hizo posible que se construyeran las ciudades, no les robe el futuro por el despilfarro y la escasez. No basta con pagar más por el malgasto del agua o transformarla en un tesoro embotellado.

Su autor, Riccardo Petrella hace una contundente invocación a la acción, detallando lo que esta pasando con el agua en el mundo, mostrando los obstáculos y dejándonos ver los intereses corporativos que hoy controlan la industria del agua. En definitiva, se trata de una contundente crítica a la orientación del mercado que valora el agua como una comodidad más que no como un preciado recurso y un derecho fundamental.

El control del agua debe estar en manos de sus verdaderos propietarios, los habitantes de la Tierra. Sin embargo, El manifiesto del agua demuestra que no basta con proclamar que el agua pertenece a la humanidad. Hay que invertir las tendencias actuales a la mercantilización de toda actividad humana y la privatización de todos los bienes y servicios. Es necesario conseguir una legislación a escala mundial en materia de agua que refleje que el agua es fuente de vida.
 
 


 
actualizado: 
02/04/2002
parte de: