You are here

Las voces de Chernóbil

La Academia sueca ha concedido el Premio Nobel de Literatura a la periodista bielorusa Svetlana Alexievich (1948-). El dictamen de la Academia sueca destaca de la obra  Alexievich que  "sus escritos polifónicos son un monumento al sufrimiento y al coraje en nuestro tiempo". Esta escritora y periodista, ha retratado en lengua rusa la realidad y el drama de gran parte de la población de la antigua URSS, así como de los sufrimientos de Chernóbil, la guerra de Afganistán y los conflictos del presente.

Portada del libro publicado de la periodista bielorusa, Premio Nobel 2015.

Hasta ahora, lo cierto es que muy pocas personas concocen su obra, pero esta mujer ha escrito un de los libros periodísticos más impresionantes del siglo XX. Un libro tan impactante como el que en 1946 escribió John Hersey titulado Hiroshima que recoge el testimonio de seis personas antes, durante y después de la explosión de la primera bomba atómica lanzada sobre aquella ciudad japonesa.

Las voces de Chernóbil es un libro escrito por la periodista Svetlana Alexievich en 1997 cuya primera edición en España es de 2006, pero ahora se reedita en formato de bolsillo. Edición que coincide con la concesión del Premio Nobel a la autora.

La autora sigue a las víctimas del Reactor IV del Complejo Nuclear de Chernóbil. Se trata de una árdua tarea dado que el Gobierno ruso repartió los afectados por todo el territorio soviético. La estrategía de esta diáspora obligada obedecía a que las víctimas del accidente no pudieran compartir su experiencia o reclamar cualquier compensación.  Y sobretodo evitar que se pudiera asociar sus enfermedades con la radioactividad recibida y de este modo  no formar parte de las estadísticas. Finalmente, distribuyendo por el vasto territorio ruso a los afectados, se dificultaba cualquier investigación periodística, que ya bastantes reportajes sobre el tema se han hecho. A pesar de esta estrategia gubernamental para ocultar la realidad del desastre de Chernóbil,  Svetlana Alexievich fue capaz de seguir el rastro a varias de sus víctimas para darles voz.

Las voces de Chernóbil es pues un trabajo de investigación exhaustiva en torno a las consecuencias de catástrofe nuclear de Chernóbil sobre la población de las regiones ucraniana, bielorrusa. A lo largo de la lectura, uno se da cuenta que se trata de un trabajo de investigación monumental. Pero lo que realmente atrapa al lector es que su arte literario lo cede a los testigos afectados por el accidente. Sus voces nos llegan con arte para relatarnos, desde la experiencia vital la terrible realidad en la que están sumidos, no sólo por la enfermedad sino por el silencio que deben mantener para no perder los mínimas ayudas que reciben.  

Tal y como explica la  autora  de Las voces de Chernóbil, su “libro no trata de Chernóbil, sino sobre el mundo de Chernóbil” y explica que “sobre el suceso mismo se han escrito ya miles de páginas y se han sacado centenares de miles de metros de película. Yo, en cambio, me dedico a lo que he denominado la historia omitida, las huellas imperceptibles de nuestro paso por la tierra y por el tiempo”. Finalmente, aclara que en este libro “escribo y recojo la cotidianidad de los sentimientos, los pensamientos y las palabras. Intento captar la vida cotidiana del alma".

A Svetlana Aleksiévich le han adjudicado el Nóbel de Literatura en 2015, y esta es la única obra traducida al castellano, pero esta periodista cuenta con una extensa obra sobre los conflictos humanos que podría compararse, aunque con las palabras, a las imágenes del fotógrafo Sebastião Salgado. Ojalá este incentivo sirva para que se traduzcan más obras de esta comprometida periodista. Las voces de Chernóbil es de lectura imprescindible, y especialmente, para cualquier amante del periodismo de investigación.

Artículos relacionados:

- Chernobil, 27 años después.

- En recuerdo de Chernobil.

- Para no olvidar Chernobil.

- Una bomba de relojería tóxica.

- Rayo de sol líquido.

- Verde y negra.

- La energía nuclear es el nuevo crudo.

Articulo elaborado por la redacción de terra.org

actualizado: 
27/10/2015
parte de: