You are here

Tu consumo puede cambiar el mundo

"Este libro nos concierne a todos, ya que con cada acto de consumo emitimos un voto de confianza, apoyamos una forma de producción y activamos una cadena de abastecimiento con la que beneficiamos a empresas que tal vez estén contribuyendo al abuso social, medioambiental, económico, laboral, cultural y/o político". Sin embargo, este sesudo ensayo periodístico es tan amplio que adolece de algo elemental y es que no ha podido comprobar cada uno de las opciones que se nos propone en la parte más práctica del mismo. Una de las bazas que nos ofrece este libro es ser un compendio de datos que nos alerta sobre la necesidad de acercarnos a un convivencia más justa, ética, ecológica y responsable, no sólo con nuestro entorno sino con nosotros mismos.

Portada del libro publicado por Ediciones Península de Brenda Chávez.

Tu consumo puede cambiar el mundo nos incita al empoderamiento del consumidor a través de nuestras decisiones cotidianas y de este modo descubrir nuestro propio poder para incidir en el cambio, algo a lo que muchas personas ya contribuyen desde su compromiso para avanzar hacia la sostenibilidad social y ecológica. A través de recopilar una multitud de datos tanto de los modelos productivos alternativos como convencionales, el libro se presenta como un caballo de Troya crítico en el corazón mismo del sistema que tiene como objetivo ayudar a aliviar el cambio climático y la brecha social, y promover una economía humanizada que persiga el bien común global.

El título de esta obra, de la periodista Brenda Chávez, toma el título de la obra de Ervin Laszlo de 2011 o quizás se inspira en el eslógan de la campaña que en 2013 promovió el ayuntamiento de Córdoba. Sea como sea, este título  pretende poner en valor aquellas formas “conscientes y responsables” que tenemos para ejercer el consumo cotidiano y contribuir a favorecer el empleo local y la sostenibilidad, algo que millones de ciudadanos en todo el mundo pueden, si quieren, ayudar para convivir  con nuestro único planeta y generar un efecto mariposa de bienestar individual y global. La utopía que nos plantea la obra, según la autora está más cerca de lo que pensamos, ya que nuestro consumo tiene mucho que ver con todo ello. Sin embargo, no es menos cierto que la propia complejidad en una lectura compleja y en la que el diseño no ayuda precisamente y que nos puede apabullar.

Se agradece de este libro estar en la línea de los que pretenden sumar personas que con decisiones de compra o selección de servicios repriman el poder de las empresas irresponsables y se potencien aquellas que favorecen respeto por el medio ambiente y la armonía social. Pero se le encuentra a faltar la concreción que podemos encontrar en otras obras como Menos. Cómo vivir más feliz con menos cosas.

Hay una realidad a la que el libro pasa de puntillas y es que el propio entorno nos condiciona y a la vez nos manipula desde nuestros impulsos psicológicos más profundos a través de la presión social del marketing, de las redes, etc. Es evidente que detrás de cada uno de los datos y las propuestas que aporta el libro se desprenden respuestas individuales a los problemas que son colectivos, pero también es cierto que no basta con alertar sobre las debilidades del consumismo. 

El libro aporta toneladas de datos, pero es esta misma ingente cantidad de datos la que debe llevarnos a la reflexión, a nuevos conocimientos y planteamientos que nos animen construir alternativas socioecológicas. "La mejor guía para consumir conscientemente es saber de veras a dónde va nuestro dinero, y qué tipo de producción potencia, para dejar de frecuentar con nuestro consumo y capital (modesto o no) “malas compañías” por mucho que nos bombardeen con su supuesta bondad".

El consumo responsable que impulsa este libro alcanza una multitud de ámbitos como queda visible en el índice. Tras cada uno de los datos que se documentan en sus más de 640 páginas, lo esencial es cuestionarse, investigar y preguntarse siempre si aquello que preciso realmente lo necesito, si existe alguna alternativa no tanto como producto o servicio, sino que conlleva su uso. De tras de todo el consumo hay etiquetas, informaciones, y prescripciones que podemos ignorar. "Las alternativas demuestran que hoy podemos premiar con nuestro consumo promoviendo la justicia social y medioambiental". Este es el poder al que nos invita ejercer este libro.

 

Índice del libro de Brenda Chávez
Primer acto: Economía cowboy, el modelo que fabrica nuestros bienes y servicios

En busca del beneficio
Bienvenidos a la sociedad de consumo
Danzad, danzad, malditos: un sistema al borde del colapso
Hoy existe el consumidor consciente
Economía cowboy, a quién beneficia nuestro modelo productivo
Alternativas: en busca del bienestar
Alternativas para un nuevo consumo y modelo productivo

Consumo consciente, responsabilidad y acción
Razones para pasar de una economía convencional a una economía ecológica
Más allá de nuestras verdaderas necesidades, consumir con sentido (de lo) común
Conductas al borde del abismo: si las etiquetas hablasen…
En transición: hacia un cambio de paradigma
Consumir conscientemente, sin enloquecer

Segundo acto: Qué estamos consumiendo y qué alternativas existen

Alimentación: desigualdades a la mesa
Industria alimentaria: nutrir al consumidor con abusos
Frankenfoods: organismos modificados genéticamente
«Extras» en la comida, lo que comemos de más…
Tiranía en las grandes superficies
Pan y circo
Alternativas: comida de verdad
De vuelta al sentido común, otra producción es posible
Sin intermediarios, un nuevo modelo de consumo
Microguía: cómo aplicarlo a la vida

 Moda: ¿ética y estética?
Víctimas de la moda, un negocio poco fashion
Esa segunda piel tóxica Joyas y lágrimas
Una buena capa green todo lo tapa 
Alternativas: eco-chic, es posible vestir ecoético
Ética y estética, no more fashion victims: consumidores y creadores conscientes
Joyas y bisutería ética, otras historias
Atajar el despilfarro, larga vida a la ropa
Compra responsable, en percha o pantalla
Microguía: cómo aplicarlo a la vida

Belleza robada
Belleza y poder
Beauty victims, impactos nada bellos
Naturalmente enrevesado
Alternativas: sin pánico, es orgánico
En transición: no more beauty victims
¿Cómo lo llevan a la práctica los negocios éticos?
Una oferta de todo para todos
Compra responsable cada vez más accesible
Soluciones DIY, sin salir de casa
Microguía: cómo aplicarlo a la vida

Hogar ¿dulce hogar?
Continente: «cultura del ladrillo», cimientos malditos
Contenido: «Compañeros de piso» un tanto cowboys
¿Completamente seguros?
Alternativas: habitar sin estragos
En transición: de la ciudad ideal a otras formas de habitar
«Otro» contenido: red(eco)ra tu vida
Limpieza sin preocupaciones
Soluciones homemade y DIY
Seguros éticos sin inversiones peligrosas detrás
Microguía: cómo aplicarlo a la vida

¿Te gusta conducir...?
Líderes con muy malos humos
Una industria donde quien no corre lobbea…
Un trago de biocombustible, por favor
Largas distancias
Alternativas: movilidad sostenible, tan lejos, tan cerca
Desafíos del transporte público: cómo desbancar al auto
¿Coches ecológicos? Innovación real o inducida
Compartir es amar: carpooling y carsharing
Movilidad activa: ¿Pies para qué os quiero?
Microguía: cómo aplicarlo a la vida

Y se hizo la luz… energía y tecnología
Combustibles fósiles, oscuros oligopolios del deseo
Electricidad de la discordia
¿Qué esconden mis gadgets?
Alternativas: sí se puede, energías limpias, locales y renovables
Cambiando el chip, aligerando de verdad el cambio climático
Consumo al alcance de todos: renovables por aprovechar adecuadamente
Tecnología, una transición con muchas curvas
La tormenta perfecta, la tercera revolución industrial
Microguía: cómo aplicarlo a la vida

Industria farmacéutica, negocio a vida o muerte
¿Salvándonos la vida? Estrategias nada saludables
Alternativas: la búsqueda de la verdadera salud y bienestar
Visiones para potenciar nuestra salud natural
Microguía: cómo aplicarlo a la vida

Banca, el gran casino global: dinero, deuda, y mucho ..
De cómo los banksters secuestraron la política
Risky business: dime en qué inviertes y te diré quién eres
Alternativas: finanzas transparentes, posibilitar el cambio
Hay otros modelos de banca ahí fuera
Un modelo económico ético de redistribución y democracia
Microguía: cómo aplicarlo a la vida

Un pequeño gran mundo (consumo infantil, mascotas y viajes)
Educación y mercado
Consumo infantil: precaución, querido progenitor…
Un consumo muy animal
Todo incluido, vacaciones en el infierno
Alternativas: educación, la clave del cambio
Dar ejemplo: educación y consumo consciente
La educación, el gran tema: una escuela para recordar
Animales con responsabilidad, cuidados conscientes
Slow Traveling y turismo consciente

Epílogo: Dejemos de frecuentar «malas compañías»

La autora
Brenda Chávez (Madrid, 1974) se licenció en Derecho y Periodismo. Comenzó su andadura profesional en la revista Vanidad, primero como redactora y luego como redactora jefe. Ocupó también este último cargo en Vogue y ha sido subdirectora de Cosmopolitan,  revista que dejó para dedicarse de lleno a este libro. En estos años ha colaborado en medios como El País, XL Semanal, Cuatro, Mujer Hoy,  Yo Dona, Elle, Neo2 y Calle 20, entre otros. Recibió el patrocinio de un programa de mecenazgo de la agencia de publicidad *S,C,P,F…, ha ejercido la docencia y la consultoría, ha comisariado vídeos para Studio Banana y ha organizado conferencias, workshops y otras actividades. Además, escribió un texto sobre moda, El libro rojo del estilo, cuya segunda edición se publicó en Península en 2014. En la actualidad trabaja en proyectos de cultura y sostenibilidad al tiempo que desarrolla una labor periodística que dota de sentido su profesión y su vida.

actualizado: 
19/05/2017
parte de: