Una verdad incómoda




 

 


Una verdad incómoda
La crisis planetaria del calentamiento global y cómo afrontarla
Al Gore
Editorial Gedisa
Barcelona, 2007

VERSIÓN EN LENGUA CATALANA: en coedición con Edicions 62




Una verdad incómoda
La crisis del calentamiento global en imágenes, gráficos y textos contundentes

Este libro está basado en el intenso trabajo de recopilación de datos y de síntesis de conclusiones que Al Gore ha realizado en múltiples conferencias a lo largo de los últimos años.
Nos pone delante de los ojos, de forma incontestable, una verdad incómoda: el cambio climático. Es además una crónica de la vida de Al Gore y su familia: una exposición de las razones que justifican su implicación en la lucha por la concienciación de la gente y la concreción de medidas que eviten este proceso.

La obra muestra con fotografías espectaculares (tomadas desde el espacio y también a ras de tierra, en la superficie y en las profundidades de los océanos, en los desiertos y en los bosques de todo el planeta), con magníficos desplegables, con gráficos claros y fácilmente entendibles, con datos fiables y contrastados, con ilustraciones sencillas y muy reveladoras, con imágenes tratadas digitalmente que aportan proyecciones de futuro, que el cambio climático no es algo inminente, sino que ya está sucediendo.

Al Gore retorna sus raíces e igual que la película Una verdad incómoda, el libro puede considerarse un homenaje a su maestro en Harvard, Roger Revelle, que fue uno de los primeros en observar la preocupante incremento de CO2 atmosférico por la actividad humana. El libro, permite reflexionar de forma más pormenorizada respecto a los datos que aporta en las ilustraciones que son el resultado de los últimos estudios científicos, de simulaciones por ordenador de equipos interdisciplinarios y todo ello con imágenes impactantes sobre los efectos del cambio climático. Sea como sea, hay que reconocer el mérito divulgador de Gore recorriendo el mundo que afirma debería haber sido declarado en estado de alerta planetaria.

Sin duda, un libro mejor que una película invita a la reflexión pausada y por ello es recomendable su lectura. Un libro es algo que siempre está a mano y no requiere energía para ser visto, comentado o leído. Para animar a su lectura incorporamos en esta reseña los comentarios de Al Gore publicados por su oficina respecto a lo que considera el autor como los diez errores básicos a la hora de afrontar el tema del cambio climático y que tanto el libro como la película dejan perfectamente claros:

1. Factor humano: "Los científicos no están de acuerdo acerca de si son los seres humanos los que están haciendo que el clima de la Tierra cambie".

Hay un sólido consenso científico acerca de que las actividades humanas están cambiando el clima de la Tierra. Los científicos están completamente de acuerdo en que la temperatura aumenta, que esta tendencia la causan las personas y que si seguimos bombeando gases invernadero a la atmósfera, el calentamiento será cada vez más perjudicial.

2. CO2: "Hay muchos factores que pueden afectar al clima, por lo que no hay razón para preocuparnos tanto por el CO2".

El clima es sensible a muchas cosas, aparte del dióxido de carbono: las manchas solares son un ejemplo y el vapor de agua, otro. Pero esto sólo demuestra cuánto tenemos que preocuparnos por el CO2 y otros gases invernadero influidos por las actividades humanas. El hecho de que se haya mostrado que el sistema climático es sensible a muchos tipos de cambios naturales, a lo largo de la historia debería servir como una señal de advertencia: hay que prestar mucha atención a los cambios masivos y sin precedentes que causamos. Nos hemos vuelto más poderosos que cualquier fuerza de la naturaleza.

3. Es natural: "El clima varía naturalmente en el curso del tiempo, de tal modo que cualquier cambio que veamos ahora es solamente una etapa de un ciclo natural".

Sí, el clima cambia naturalmente. A través del estudio de los anillos de los árboles, los sedimentos de los lagos, los núcleos de hielo y otras características que proveen un registro de los climas pasados, los científicos saben que ha habido modificaciones climáticas, incluso cambios abruptos, en la historia. Pero tuvieron lugar con variaciones naturales de los niveles de dióxido de carbono, y eran menores que las que nosotros estamos causando hoy. Los núcleos de hielo extraídos a gran profundidad en la Antártida muestran que los niveles de dióxido de carbono de la actualidad son mayores de lo que han sido en los últimos 650.000 años. Eso significa que estamos fuera de la variación natural. Más CO2 en la atmósfera implica temperaturas más elevadas.

4. Ozono: "El agujero de la capa de ozono causa el calentamiento global".

Sí hay relación entre el cambio climático y el agujero de la capa de ozono. El agujero de la capa de ozono -una parte de la atmósfera superior que contiene elevadas concentraciones del gas ozono y protege el planeta de la radiación del Sol- es producto de sustancias artificiales llamadas CFC, prohibidas por el Protocolo de Montreal. El agujero hace que una cantidad mayor de radiación UV llegue a la Tierra, pero no afecta su temperatura.
La única conexión entre la capa de ozono y el cambio climático es casi exactamente la opuesta a la propuesta por el mito consignado más arriba. En realidad, el calentamiento global -si bien no es el responsable del agujero- podría ralentizar la reparación natural de la capa de ozono. Calienta la zona inferior de la atmósfera, pero en realidad enfría la estratosfera, lo cual puede empeorar la pérdida estratosférica de ozono.

5. Demasiado tarde: "No hay nada que podamos hacer con respecto al cambio global. Ya es demasiado tarde".

Esta es la peor de las ideas equivocadas. Si "negar no es sólo un verbo", desesperar tampoco lo es. Hay muchas cosas que podemos hacer, y ya no podemos seguir ignorando las causas y efectos del cambio climático. Necesitamos reducir nuestro uso de combustibles fósiles a través de una combinación de iniciativas gubernamentales, innovaciones industriales y acciones individuales.

6. Más hielo: "Las barreras de hielo de la Antártida están creciendo, de tal modo que no debe ser verdad que el calentamiento global está haciendo que los glaciares y las banquisas se fundan".

Puede ser que, en algunas regiones antárticas, el hielo esté aumentando, pero en otras áreas del continente, se está fundiendo. Un nuevo estudio realizado en 2006 muestra que, en total, el hielo de la Antártida está disminuyendo. Aun cuando una parte de los hielos esté aumentando y no reduciéndose, esto no cambia el hecho de que el calentamiento global esté causando la fusión de los glaciares por todo el mundo. Globalmente, más del 85% de los glaciares se está reduciendo. Y, en todo caso, los efectos localizados del cambio climático no eliminan las tendencias globales que los científicos están observando.

7. Tiene ventajas: "El calentamiento global es beneficioso, ya que nos quitará de encima los gélidos inviernos y hará que las plantas crezcan más rápidamente".

Este mito parece no morir jamás. Dado que los efectos locales pueden variar, es verdad que algunos lugares específicos pueden disfrutar de un clima invernal más agradable. Pero el impacto negativo del cambio climático supera enormemente cualquier beneficio local. Piénsese en los océanos, por ejemplo. Los cambios causados por el calentamiento global en los mares ya están causando la mortandad masiva de los arrecifes de coral, fuente de alimento y refugio esencial para los seres vivos de todos los eslabones de la cadena alimentaria, hasta llegar a nosotros.
La fusión de los hielos polares está haciendo que el nivel del mar se eleve. Si se derritiera un iceberg de gran tamaño y el agua llegara al océano, se inundarían muchas ciudades costeras de todo el mundo y millones de personas se transformarían en refugiados. Éstas son solamente algunas de las consecuencias del calentamiento global. Otros efectos predichos incluyen prolongados períodos de sequía, inundaciones de mayor gravedad, tormentas de mayor intensidad, erosión del suelo, extinción en masa de especies y riesgos para la salud humana provenientes de nuevas enfermedades.

8. Calor urbano: "El calentamiento que los científicos han registrado no es más que el efecto del calor que atrapan las ciudades y nada tiene que ver con los gases invernadero".

La gente que desea negar la realidad del calentamiento global porque es más fácil que enfrentarlo, afirma que eso que los científicos han observado es sólo el efecto "isla de calor urbana", lo que quiere decir que las ciudades tienden a atrapar el calor a causa de los edificios y el asfalto. Es, sencillamente, erróneo. Por lo general, las mediciones de la temperatura se realizan en parques, que en realidad son áreas frescas dentro de las islas de calor urbanas. Y los registros de temperatura de largo plazo que muestran exclusivamente áreas rurales, son prácticamente idénticos a los registros de temperatura de largo plazo que incluyen tanto zonas rurales como ciudades. Las "islas de calor urbanas" tienen un efecto despreciable en el calentamiento total del planeta.

9. Meteorito: "La causa del calentamiento global es un meteorito que cayó en Siberia a comienzos del siglo XX".

Esto puede sonar absurdo para algunos de nosotros, pero se trata de una auténtica hipótesis, sugerida por un científico ruso. Entonces, ¿qué es lo que tiene de equivocado? Básicamente, todo. El impacto de un meteorito, de manera muy semejante a una erupción volcánica, podría tener efectos inmediatos en el clima si el meteorito fuera lo bastante grande. Pero no hay ningún registro de calentamiento o enfriamiento durante el período posterior a la caída de este bólido.

10. Mito: "En algunas zonas las temperaturas no suben, por lo que el cambio global es un mito".

La temperatura no está subiendo en cada punto del planeta. El calentamiento global se refiere a un aumento de la temperatura promedio de toda la superficie de la Tierra a causa de los niveles crecientes de gases invernadero.
Puesto que el clima es un sistema increíblemente complejo, los efectos del cambio climático no son los mismos en todas partes. En realidad, algunas zonas del globo podrían volverse más frías, tal el caso del norte de Europa. Pero esto no cambia el hecho de que, en total, la temperatura superficial del planeta esté aumentando, al igual que la temperatura de nuestros mares.

La edición española la ha realizado la Editorial Gedisa quien ha aprovechado este enorme esfuerzo para celebrar su 30 aniversario que ha acompañado de un lanzamiento ambicioso con un programa de presentaciones en 30 ciudades españolas entre marzo y junio 2007. También se ha editado una versión en lengua catalana en coedición con Edicions 62.

El papel empleado está certificado por el FSC, sin embargo, no se impreso bajo ninguna cadena de custodia por lo que no puede utilizar el logo de esta marca. El papel utilizado para el interior es "Artic volumen de 115 g", de la fábrica Artic Paper, que tiene certificado FSC (Forest Stewardship Council). La cartulina de la cubierta es "Crescendo de 300 g" de la fábrica Meadwestvaco, que tiene certificado PEFC (Programme for the Endorsement of Forest Certification schemes). Ambos son papeles originados en bosques generados sosteniblemente y de los que existe certificación total respecto a la cadena de producción del papel.

De todas maneras, es importante que se haya valorado este aspecto ambiental en su edición. Así mismo, el consumo de papel y energía para el libro que se evalúa en 50 toneladas de CO2 según ha revelado la auditoría de emisiones. Por esta razón y para compensar asegura que se plantarán 500 árboles en la Sierra de Segura (Albacete).

Al final del libro, en la edición española se incluyen algunos links interesantes de entidades que en nuestro país realizan campañas o aportan información relevante en el tema del cambio climático aunque se hace mención expresa de que no han sido validados por el autor.