You are here

El día después de mañana

El fin del mundo de la mano del cambio climático
 
Si hace unos años, desde Hollywood, el director alemán Roland Emmerich estremeció al mundo con la invasión alienígena Independence day, ahora el cataclismo final se ceba a través del calentamiento del Atlántico. Aunque hay que admitir que Emmerich no es un director que se caracterice por películas con argumentos inteligentes, en esta ocasión su espectáculo se basa en las últimas teorías sobre el llamado cambio climático abrupto. Se ha propuesto narrar una inquietante cadena de catástrofes naturales consecuencia del desprendimiento de un segmento de la meseta antártica. Su producto tiene un título portentoso: El día después de mañana.

Efecto especial del aumento del nivel del mar invadiendo la ciudad de Nueva York.


El debate del llamado cambio climático por el incremento del 300 % de la concentración de dióxido de carbono en la atmósfera en el último siglo tiene cada vez más evidencias. Los científicos no se ponen de acuerdo en las consecuencias, pero no hay duda de que tendrá una influencia en las próximas décadas. La llamada a la frugalidad energética y a abandonar la economía del petróleo por la economía solar supone la última oportunidad para cambiar la tendencia. Aun así, nadie puede estar seguro de lo que se está gestando. Lo inaudito es que algunas medidas, casi inocuas, como el llamado Protocolo de Kioto, todavía no sean aceptadas.

La llamada era Bush ha marcado una escalofriante escalada hacia la insostenibilidad. La Administración Bush ha dejado sin efecto, ha desvirtuado o ha "retocado" para complacer a la industria contaminante hasta 200 leyes de protección del medio ambiente. El 25 % de los niños afroamericanos en Nueva York padecen asma. Cuatro de cada cinco residuos tóxicos se producen en el patio trasero de una barrio negro. El envenenamiento por plomo se ceba también en las minorías étnicas. Y una de cada doce mujeres en Estados Unidos tiene niveles tan altos de mercurio que pueden traducirse en daños neurológicos para los recién nacidos. Lamentablemente, Estados Unidos es tan sólo la punta del iceberg de un modo de vida que sigue un 20 % de la población del planeta, la cual engulle el 80 % de los recursos disponibles. El cambio climático es también la guinda dentro de la insostenibilidad en la que vive en general la civilización humana.

Bella imagen de la biblioteca central de Nueva York congelada por el efecto de la tempestad ártica.


Ahora el cine ilustra su particular visión del apocalipsis en El día después de mañana (The day after tomorrow), en la que granizo del tamaño de un pomelo cae sobre Tokyo, tornados violentos volatilizan Los Angeles e impresionantes nevadas blanquean Delhi. El protagonista de la película, un climatólogo (Dennis Quaid), asume el papel de profeta mientras un tsunami arrolla la estatua de la Libertad.

No entraremos en los comentarios más ideológicos que pueden desprenderse del guión de El dia de mañana. Tampoco puede escapársenos la friolera de dólares que ha costado el film. Se estima en unos 125 millones de dólares la inversión con la que la Fox pretende hacer un no menos apocalíptico negocio. A pesar nuestro, a esta orgía dineraria debemos reconocerle el valor de llevar a la gran pantalla unos efectos especiales que dejan sin aliento los efectos de no descabalgarnos de los combustibles fósiles. Más allá de la fantasía fílmica, el futuro continuará siendo incierto si no abrazamos la Economía Solar. Hollywood se aprovecha de la creciente, aunque tenue, conciencia ambiental. Sin duda, lo hace de forma poco ortodoxa en muchos sentidos, pero, en todo caso, esta disaster movie soscaba la irracional tranquilidad con la que consumimos petróleo o derrochamos los recursos naturales.

El filme El Sindrome de China (1979), dirigida por por James Bridges, con Jane Fonda y Jack Lemmon, hubiera podido calificarse de premonitorio, puesto que unos días después de su estreno se produjo el accidente en la central nuclear de Harrisburg (28 de marzo de 1979). El Síndrome de China puso sobre el escenario el peligro de las centrales nucleares. Lamentablemente, no escarmentamos y el 26 de abril de 1986 el mundo rozó el colapso nuclear con la tragedia de Chernobil, que ha dejado ya a más de 3 millones de afectados. Sin duda, una película no es suficiente para cambiar tendencias, pero quizás nos predisponga para ser más humildes con nuestra soberbia tecnológica.

El día después de mañana es un gran espectáculo audiovisual,  aunque con un mensaje nulo en la película sobre lo que podemos hacer para reducir la huella de carbono que alimenta el calentamiento global.  De todas maneras, puede que este film nos incite tras su visionado a utilizar más la bicicleta en los desplazamientos urbanos, ahorrar energía en nuestro hogar y dejar de consumir para producir menos basura, por sólo citar algunos de los cambios necesarios y posibles si queremos seguir habitando este planeta de una forma digna. Si así, bienvenido sea, en este caso, el temor inherente en el film de la venganza de la naturaleza contra una sociedad adicta al petróleo.

 

Curiosidades...
La película El día de mañana se estrena al mismo tiempo que la ex Unión Soviética anuncia que ratificará el Protocolo de Kioto. El mismo día de la presentación, en el Oeste americano, políticos como Al Gore, Robert F. Kennedy y otros científicos se posicionaban sobre la necesidad de actuar contra el cambio climático. Pura formalidad, pero ayuda a suscitar opinión. Las iniciativas paralelas y a remolque de la estela del filme no faltan. 

Portada del cartel de la película.

Los datos científicos que contrastan la ficción relatada en la película sobre el tema circulan por diversas webs. Greenpeace ha puesto todo su peso en creatividad y reproduce la página oficial de la película recordándonos sus verdaderos protagonistas: las petroleras. Por lo menos, el cambio climático en imágenes de ficción quizás nos estimule para lo inevitable: llevar una vida más frugal, simple y sin energías sucias.

Ficha técnica:
El día después de mañana
 
Título original: The day after tomorrow
Dirección: Roland Emmerich
Guión: Roland Emmerich y Jeffrey Nachmanoff
Actores: Dennis Quaid, Jake Gyllenhaal, Emmy Rossum
Nacionalidad: Estados Unidos
Año: 2004
Género: Ciencia Ficción
Duración: 140'
En formato DVD distribuida por FOX.